Bioespeleolog�a b�tica
ENDINS, núm. 28. 2005. Mallorca
BIOESPELEOLOGÍA BÉTICA
por Pablo BARRANCO VEGA 1
Resumen
Se realiza un recorrido histórico a través del conocimiento de la entomofauna
cavernícola de la Cordillera Bética. Para ello se ha considerado la región biogeo-
gráfica Bética de la fauna cavernícola, la cual coincide prácticamente con la
Comunidad Autónoma Andaluza. Partimos de las valiosas y pioneras prospecciones
del abate Henri Breuil a principios del siglo XX, seguidas de las escasas prospec-
ciones o estudios entomológicos realizados en cavidades andaluzas durante las
décadas de la segunda mitad del siglo XX. Finalmente se resalta el importante auge
de la investigación bioespeleológica en la última década del pasado siglo y comien-
zo del actual.
El esfuerzo de determinados grupos espeleológicos, investigadores y sobre
todo de las Universidades, han proporcionado un gran avance a la Bioespeleología
Bética, mediante la ejecución de proyectos de investigación específicos. Todo ello
ha generado una importante cantidad de artículos que han incrementado de forma
espectacular las especies conocidas y el número de nuevos taxones descritos.
Abstract
The knowledge of the entomological fauna of the Betic Mountains is made
through an historic point of view. In this way it is considered the biogeographic Betic
region for the cave dwelling fauna that overlaps with the Andalusian Autonomous
Region.
We start from the first and valuable samplings of the abbot Henri Breuil at
beginning of last century. Followed by scarce prospectings or entomological studies
made in Andalusian caves during the last half of XX century. Finally it is rebounded
the high development of the biospeological investigation in the last decade of XX
century and first years of actually one.
The great effort made by several speological associations, Scientists and
Universities have conducted to a very big progress for the Betic Biospeology kno-
wledge by the development of specific research projects. All these have generated
a considerable number of papers which have increased unexpectedly the known
species and new described taxa.
Introducción
Como preámbulo para abordar este artículo, nos
de la Comunidad Valenciana (Valencia y Alicante). Sin
parece oportuno delimitar el ámbito geográfico sobre el
embargo al tratarse de especies animales, hemos preferi-
que nos vamos a centrar. Tal y como recoge el título, pre-
do optar por una regionalización biogeográfica, para lo
tendemos presentar el conocimiento de la entomofauna
cual hemos adoptado la regionalización de las especies
cavernícola de la Cordillera Bética. Para llegar a este
cavernícolas recogida en BELLÉS (1987) y a su vez adop-
punto, realizaremos un recorrido histórico desde las pri-
tada de Francesc Español (Figura 1B). En este caso la
meras prospecciones de las que se tienen constancia
región biogeográfica Bética se extendería desde el sur de
hasta la situación actual. Pero precisamente es necesario
Portugal, Andalucía, Murcia y Alicante. En este trabajo nos
aclarar lo que hemos considerado aquí como región
centraremos en la trayectoria histórica y situación actual
Bética. En la Figura 1A se recoge un mapa geológico de
de la Bioespeleología en la Comunidad Autónoma de
la Península Ibérica y Baleares, donde se observa que las
Andalucía.
estructuras geológicas que constituyen la Cordillera
En Andalucía, como en muchos otros puntos de la
Bética se extienden desde la Península Tingitana al norte
geografía Ibérica, existen referencias históricas sobre
de Marruecos y desde la provincia de Cádiz hasta las
cavidades muy antiguas. Así encontramos la primera cita
Islas Baleares, incluyendo toda Andalucía, Murcia y parte
de la sima de Cabra en Córdoba en un texto musulmán
del siglo X escrito por Al-Himyari, Rawd al-Mi’tar, traduci-
do por Mª Pilar Maestro en 1963 y publicado por Arjona
1
Departamento de Biología Aplicada. Cite II-B. Universidad de
Almería. 04120 Almería.
(1982) (GONZÁLEZ y MORENO, 1987).
81

Figura 1: A) Cordilleras Béticas; B) Región Bioespeleológica Bética
Figure 1: A) Betic Cordillera; B) Biospeleological Betic Region (after
(tomado de BELLÉS, 1987).
BELLÉS, 1987).
Si bien sí es conocido desde antaño la utilización de
Michael Cave) el seis de abril de ese año y trasladándose
las galerías más externas de las cuevas como morada de
posteriormente a Málaga a la Cueva de la Pileta y final-
depredadores y las internas de los murciélagos. De
mente a Cádiz donde visitó tres cavidades, entre ellas la
hecho, el aprovechamiento del guano como fertilizante de
Cueva de las Motillas. Tal y como consta en la enumera-
cultivos es bastante antíguo. Según indica Puig y Larraz
ción de cavidades de JEANNEL y RACOVITZA (1914) en
en 1896 y 1897, a finales del siglo XIX se explotaba la
esta primera campaña recolectó tanto crustáceos isópo-
murcielaguina de la Cueva de las Motillas y esta práctica
dos, como arañas y ácaros, moluscos, oligoquetos, miriá-
condujo al descubrimiento de algunas de las cavidades
podos y diferentes órdenes de insectos.
más emblemáticas de Andalucía, como la Cueva de la
Durante los años 1913, 1914 y 1916 realiza diferen-
Pileta (Benaoján, Málaga) o la cueva de los Murciélagos
tes campañas en territorio andaluz (JEANNEL y RACO-
(Zuheros, Córdoba) (SANTIAGO, 1998).
VITZA, 1918). El primer año visita la provincia de
Hasta hace algo más de un siglo, las cuevas se con-
Granada; donde recoge material en una cueva del litoral y
sideraban o deshabitadas por organismos o por el contra-
en otra de la zona norte de la provincia. Al año siguiente
rio habitadas por criaturas fantásticas, emparentadas en
visita en enero y febrero una cavidad en la provincia de
mayor o menor grado con dragones. Pues hasta finales
Cádiz y cinco en la de Málaga, repitiendo la Cueva de la
del XIX no se prestó atención a la fauna invertebrada que
Pileta de Benaoján. Curiosamente una de las cuevas visi-
se encuentra en las cuevas.
tadas fue la Cueva del Gato de Montejaque, pero no
Sin embargo las referencias bioespeleológicas son
encontró fauna. Por último en 1916 explora únicamente
mucho más recientes y las primeras siempre son sobre
dos cavidades en la provincia de Cádiz, repitiendo la
fauna vertebrada, a nivel anecdótico, como lo es la cita de
Cueva del Berrueco de Ubrique que ya visitó en 1912,
Pascual Madoz (1846) de la misma sima de Cabra en la
recogiendo abundante y diversa fauna.
que indica textualmente que “en su fondo tienen las pare-
La campaña del abate Breuil de 1918 en cavidades
des musgo y humedad, sólo algunas ranas fueron los úni-
andaluzas comienza en la provincia de Granada, donde
cos vivientes que se encontraron en aquella profunda
visita una docena de cuevas durante los meses de febre-
habitación” (GONZÁLEZ y MORENO, 1987).
ro y marzo. Algunas secas y sin fauna en la zona litoral y
otras con entomofauna abundante como la Cueva del
Agua de Iznalloz. Posteriormente se traslada a la provin-
cia de Málaga, y en abril a la de Cádiz (JEANNEL y
Pioneros de la Bioespeleología
RACOVITZA, 1929). La última expedición de Henri Breuil
a Andalucía fue en 1919, visitando una cueva en Gibraltar
Betica
y dos en la provincia de Málaga: una de las cuales fue de
nuevo la Cueva de la Pileta.
Realmente el material recolectado por el abate Breuil
No obstante las primeras exploraciones bioespeleoló-
fue muy diverso y abundante, a pesar de que lo recogie-
gicas, en sentido amplio, que se realizaron en Andalucía
se como complemento a sus estudios arqueológicos. Así,
fueron llevadas a cabo, de forma colateral, por el abate
la presencia organismos de pequeño tamaño como los
Henri Breuil entre los años 1912 y 1919. Este prestigioso
ácaros y colémbolos, y la diversidad de grupos colectados
antropólogo realizó varias campañas durante estos años.
(9 órdenes de insectos y otros doce grupos diferentes de
La primera de ellas se llevó a cabo en 1912, comenzando
otros invertebrados), desde oligoquetos a moluscos, arác-
en Gibraltar, donde visitó la Cueva de San Miguel (Saint
nidos y crustáceos, denota gran dedicación a esta tarea.
82

Además, los comentarios y anotaciones de Breuil eviden-
todas las referencias de cavidades andaluzas recogidas
cian también conocimiento de los grupos y de algunas de
en la serie Biospeologica se deben a prospecciones del
las especies. Valga como ejemplo una de sus anotacio-
Henri Breuil. Por lo que las referencias en este sentido
nes: “Los estafilínidos son muy numerosos sobre el
señaladas en BERROCAL y MORENO (1988) y
guano, grandes arañas tejen sus telas sobre las paredes,
GONZÁLEZ y RAMÍREZ (1998) son erróneas.
mientras que las pequeñas cohabitan con los numerosos
colémbolos sobre las piedras. Algunos dípteros e isópo-
dos (Porcellio incanus). Un pequeño carábido se encuen-
tra debajo de las piedras en la parte ensanchada de la
Años 50
entrada”.
El material recolectado fue enviado a René Jeannel
(Figura 2B) y fue estudiado por éste y otros especialistas
Después de los años de postguerra tanto española
en los diferentes grupos entomológicos: el propio Jeannel
como europea, se realizaron otras campañas entomológi-
(coleópteros), Fage (arañas), Ribaut (quilópodos),
cas en cavidades andaluzas. En el año 1952 se conduje-
Racovitza (isópodos). Estos taxónomos describieron un
ron varias expediciones en las que intervinieron los ento-
gran número de nuevas especies entre las que caben
mólogos A. Vandel, J. Negre, H. Coiffait, J. Mateu y G.
mencionar: Trichoniscus pusillus provisorius Racovitza,
Colas. Al año siguiente, en 1953 se organizó otra expedi-
1908, Trechus breuili Jeannel, 1913, Speonemadus boli-
ción en la que participaron el ya citado J. Mateu, F.
vari (Jeannel, 1922), Leptyphantes bolivari Fage, 1931, L.
Español y A. Cobos. Estas campañas fueron auspiciadas
gadesi Fage, 1931, L. phallifer Fage, 1931, Dysdera bicor-
por el Instituto de Aclimatación de Almería, hoy Estación
nis Fage, 1931, Cryptops longicornis Ribaut, 1915.
Experimental de Zonas Áridas. En esta ocasión se visitan
E incluso varios años después el estudio de este
cuevas clásicas en las provincias de Málaga, Granada en
material ha propiciado la descripción de nuevas espe-
1952 y otras en la Sierra de Cazorla (Jaén) en el 53. En
cies, como los isópodos descritos por Vandel y Cueca:
realidad las prospecciones del primer año fueron muy
Iberoiulus breuili Vandel, 1953, Iberoniscus breuili
someras pues los protagonistas no poseían apenas equi-
Vandel, 1953, Trichoniscus gordoni, Vandel, 1955,
pamiento y tan sólo dos de ellos se introdujeron en las
Iberoniscus cavernicola Cueca, 1967, Dolichoiulus
cavidades (Joaquín Mateu, comunicación personal). Fruto
typhlops Cueca, 1971.
de estas expediciones se describieron algunas nuevas
Las capturas de Breuil indujeron a Jeannel y
especies entre las que cabe mencionar Choleva vandeli
Racovitza a la realización de distintas campañas entomo-
Coiffait, 1954, Laemostenus cazorlensis (Mateu, 1953) y
lógicas en cavidades ibéricas a partir de 1914, si bien se
Domene cavicola Coiffait, 1954. Si bien estas especies se
centraron en las del norte de España (JEANNEL y RACO-
deben considerar troglófilas, o a lo sumo, como en el caso
VITZA, 1918 y 1929; BELLÉS, 1987). Sin embargo no
de la última especie, adaptadas al medio endógeo
existe constancia de que visitasen Andalucía, ya que
(BELLÉS, 1987).
Figura 2: Pioneros de la Bioespeleología Bética. A) Abate Henri Breuil,
Figure 2: Pioneers of the Betic Biospeleology. A) Abbot Henri Breuil, B)
B) René Jeannel, C) Émile Racovitza. Viajes y exploraciones
René Jeannel, C) Émile Racovitza. Journeys and explorations
del abate Breuil a cavidades andaluzas.
of the abbot Breuil to Andalusian caves.
83

Figura 3: Bioespeleología Bética en
los años 50. A) Joaquin
Mateu, B) Antonio Cobos,
C) Francesc Español.
Expediciones de los años
52 y 53.
Figure 3: Betic Biospeleology in the
50s. A) Joaquin Mateu, B)
Antonio Cobos, C) Francesc
Español. Expeditions in 52
and 53.

Años 60
Andalucía explorándose también diversas cavidades de
esta comunidad. El material entomológico fue recogido por
diversos grupos de espeleólogos que participaron en el
En 1961 Cobos explora la Cueva de Nerja (Málaga)
evento y fue enviado a diversas instituciones e investiga-
(COBOS, 1961). Únicamente se describe una nueva
dores para su estudio. Entre ellos citaremos al profesor
especie Platyderus speleus Cobos, 1961, la cual tampoco
Eugenio Ortiz de la Vega y a la Universidad de Sevilla
presenta caracteres estrictamente troglobios. Quizás, los
PÉREZ y MORENO (1988).
escasos resultados de estas exploraciones junto con las
Otras exploraciones esporádicas se llevaron a cabo
de la década anterior indujeron a pensar a muchos ento-
por D. Manuel Moreno Wallace entre la segunda mitad de
mólogos que en Andalucía no existía una verdadera
los años 70 y primera de los 80, fundamentalmente en la
fauna troglobia, lo que les desanimó a realizar campañas
provincia de Málaga; destaca el trabajo en la Cueva de
profundas en los sistemas kársticos andaluces. Sin
Nerja (MORENO, 1985).
embargo, como se verá más adelante, el desarrollo de un
proyecto en esta cavidad a principio de los 2000 ha pro-
porcionado la descripción de otros nuevos endemismos.
En esta década se producen algunas aportaciones
Años 80
puntuales a la fauna hipogea andaluza, como la descrip-
ción de los copépodos hiporréicos Parastenocaris andalu-
sica
y Parastenocaris kabiloides (ENCKELL, 1965).
Durante los años 80, se produce un gran incremento
en el conocimiento de los crustáceos subterráneos y endo-
rréicos. Notenboom explora gran cantidad de afloramien-
tos y prospecciones de aguas hiporréicas y subterráneas
Años 70
que concluyen en la descripción de numerosas especies
de crustáceos (NOTENBOOM, 1985 y 1987). Igualmente
Rouch describe siete especies del género Parapseudo-
En este decenio no tenemos constancia de ninguna
leptomesochra y Stygonitocrella guadalfensis (Rouch,
exploración realizada por entomólogos o especialistas.
1985) encontradas en aguas intersticiales de Málaga y
Existe bastante actividad espeleológica por grupos o aso-
Granada (ROUCH, 1985 y 1986).
ciaciones tanto regionales como nacionales. La recolec-
Por otro lado, se lleva a cabo un estudio profundo de
ción de la fauna se produce por parte de espeleólogos que
la Cueva de las Campanas (Gualchos, Granada) y se des-
envían el material para su estudio. En 1970, el grupo de
criben algunas nuevas especies cavernícolas terrestres.
espeleólogos del Centre Excursionista de Catalunya
Entre las que destacan un pseudoescorpión Chthonius
(ERE) realiza exploraciones en diversas cavidades de
nudipes Mahnert, 1982; un catópido estrictamente troglo-
Andalucía enviando el material recolectado a Francesc
bio, Ptomaphagus troglodytes Blas y Vives, 1983; y una
Español, del Museo de Barcelona. Al año siguiente se
araña troglobia Dysdera vivesi Ribera y Fernández, 1986
organiza el IV Campamento Nacional de Espeleología en
(BARRANCO et al., 2004).
84

Años 90-2000: El auge de la
Comunidad Autónoma Andaluza han abordado el estudio
de la fauna cavernícola, en concreto investigadores de
Bioespeleología Bética
las Universidades de Granada y Almería. La instituciona-
lización de las investigaciones bioespeleológicas posibili-
Sin embargo, la entomofauna cavernícola andaluza
ta la obtención de recursos económicos para la ejecución
sigue siendo aún muy poco conocida. No se ha publicado
de proyectos de investigación sufragados o subvenciona-
hasta la fecha ninguna obra de conjunto sobre la fauna
dos por entes públicos y privados. De este modo se pue-
subterránea de la Cordillera Bética. Los datos existentes
den destinar fondos a la contratación de personal con
sobre ella están en general muy fragmentados y dispersos
dedicación completa y exclusiva para la prospección de
en publicaciones muy variadas. TINAUT (1998) recopila
cavidades. Ello permite que las cavidades objeto de estu-
esa información y elabora un catálogo en el que se citan
dio sean prospectadas de forma continua, con toma de
99 especies en total, un número bajo en comparación con
muestras mensuales, bimensuales o estacionales y tam-
otras regiones espeleológicas españolas. Si bien en este
bién se puedan compaginar o combinar diferentes técni-
catálogo sólo se abordan la fauna artropodiana terrestre,
cas de muestreo.
mientras que los trabajos de otras Comunidades recogen
En el periodo indicado se han desarrollado o están en
la fauna en sentido amplio. A pesar de ello, este número es
ejecución un total de 9 proyectos de investigación subven-
extraordinariamente bajo y obedece al desconocimiento
cionados por entes diversos. En concreto, en la
que existe aún de esta fauna en la Comunidad Autónoma
Universidad de Granada se han coordinado los siguientes
Andaluza, como se verá a lo largo de este artículo.
proyectos:
En los años 90 aparecen nuevos especialistas
1993-98. Diputación Provincial de Granada. “Estudio
que realizan muestreos esporádicos en diversas cuevas
de la fauna troglobia y troglófila de la Cueva del Agua”.
de la Comunidad Autónoma como los que han conducido
2000-01. Patronato de la Cueva de Nerja. “Estudio de
a la descripción de nuevos pseudoescorpiones en la pro-
la fauna cavernícola de la Cueva de Nerja”.
vincia de Cádiz (CARABAJAL et al., 2000) y un ácaro ragí-
2000-03. UTE Melonares. “Estudio de la fauna caver-
dido en Almería (BARRANCO y AMATE, 2000). Diversos
nícola del Parque de la Sierra Norte de Sevilla”.
investigadores y grupos espeleológicos están realizando
2002-05. Ministerio de Ciencia y Tecnología.
prospecciones de la entomofauna que están arrojando
“Estrategias vitales e implicaciones evolutivas de
resultados espectaculares en cuanto a la diversidad y
Tricópteros (O. Trichoptera, Cl. Insecta) de cursos de agua
novedad de la fauna encontrada, como es caso de don
temporales”.
Manuel Baena en Córdoba y el grupo espeleologíco GEV
Y en la Universidad de Almería los siguientes:
de Villacarrillo (Jaén). Algunos de los frutos de estas pros-
1994. Instituto de Estudios Almerienses (Diputación
pecciones están plasmados en el inventario de colémbolos
de Almería). “Estudio de la entomofauna cavernícola de la
de ARBEA y BAENA (2004) o la descripción de tres nue-
Sierra de Gádor”.
vas especies de grillos cavernícolas andaluces del género
2000. Federación Andaluza de Espeleología. “Estudio
Petaloptila (BARRANCO, 2004).
de la entomofauna cavernícola de la Sierra de Gádor (2ª
Pero el hecho más importante de esta década es que
Fase)”.
algunos grupos de investigación institucionales de la
2000-2001. CICYT-FEDER. “Caracterización de los
Foto 1: Dalyat mirabilis Mateu, 2002
Photo 1: Dalyat mirabilis Mateu, 2002
85

condicionantes ambientales para el uso turístico de cavi-
Estos endemismos poseen un gran valor por su sin-
dades en el Karst en Yeso de Sorbas”.
gularidad, pero destaca especialmente Dalyat mirabilis
2004-2005. Ayuntamiento de Berja. “Propuesta para
Mateu, 2002 (Foto 1) porque su hallazgo representa una
el conocimiento y afección ambiental de la entomofauna
incógnita biogeográfica y rareza taxonómica (MATEU,
cavernícola del catálogo de cavidades”.
2002; MATEU y BELLÉS, 2003). Así como los otros dos
(Si bien en el que se ha desarrollado en Sorbas han
géneros descritos Stygiochthonius con una única especie
coparticipado equipos de ambas universidades).
Stygiochthonius barrancoi Carabajal, García y Rodríguez,
Todos estos proyectos, junto con las prospecciones
2001, y el género Tinautius con dos especies Tinautius tro-
realizadas por los grupos de Córdoba y Jaén, han permiti-
glophilus Mateu, 1997 de Jaén y Tinautius exilis Mateu,
do el estudio de la entomofauna de numerosas cavidades
2001 de Almería (Foto 2). La segunda, a diferencia de la
durante estos catorce años. De ellas, las 40 más impor-
especie nominal, presenta caracteres adaptativos al medio
tantes están indicadas en la Figura 4 y en la Tabla 1.
cavernícola extremos: anoftalmia total, especialización del
Como se ha comentado, el número de especies inven-
sistema sensorial (setas flageliformes), cuerpo largo estre-
tariadas hasta bien avanzada la década de los noventa era
cho y paralelo, alargamiento de los apéndices y patas,
de 99 especies (TINAUT, 1998), de las cuales alrededor de
despigmentación, etc. (MATEU, 2001).
30 especies son troglobias y en su mayoría endémicas de
Estos resultados, aún admitiendo que no son definiti-
estas cavidades. Los estudios desarrollados por los equi-
vos, rescatan a la fauna cavernícola andaluza de un esta-
pos mencionados durante los últimos 13 años, han posibi-
tus de fauna pobre y ponen de manifiesto el enorme inte-
litado que el inventario de especies encontradas en las
rés que encierra, más aún si se incrementan el número de
cavidades andaluzas se haya triplicado y se han descrito
cavidades estudiadas ya que todos estos resultados pro-
un total de 23 especies, 3 géneros e incluso una subfami-
ceden del estudio intensivo de tan sólo unas 35 cavidades.
lia nueva para la Ciencia, estando en fase de descripción
Es importante destacar que sólo las exploraciones sis-
más o menos avanzada un total de 18 especies nuevas, lo
temáticas y prolongadas proporcionan el conocimiento de
que nos da un total de 41 nuevos taxones para la Ciencia.
la entomofauna cavernícola de una determinada cavidad,
Entre ellos es de destacar una nueva subfamilia:
como lo demuestra el hecho de lo acaecido en la cueva de
Dalyatinae, tres géneros nuevos: Stygiochthonius
Nerja. A pesar de las prospecciones realizadas por Cobos
(Pseudoescorpión), Tinautius
(Carábido) y Dalyat
en 1961 y Moreno Wallace en los 70 y 80, no ha sido hasta
(Carábido) y 21 especies ya descritas distribuidas de la
el proyecto dirigido por el profesor Alberto Tinaut durante
siguiente manera: 7 Pseudoescorpiones, 4 Araneidos, 1
2000 y 2001 que ha permitido el descubrimiento de dos
Palpígrado, 2 Diplópodos, 1 Tisanuro, 2 Dipluros y 4
nuevas especies en esta cavidad: Chthonius nerjaensis
Carábidos, existiendo además 19 especies en fase de des-
Carabajal, García y Rodríguez, 2001 y Plusiocampa baeti-
cripción. Destaca la Sierra de Gádor, en Almería, como la
ca, Sendra, in press.
zona que mayor cantidad de taxones nuevos e inespera-
La dimensión que han proporcionado estos estudios a
dos ha proporcionado (BARRANCO et al., 2004).
la fauna cavernícola andaluza, está plasmada en
Figura 4: Principales cavidades andaluzas prospectadas en el decenio
Figure 4: Main Andalusian cavities prospected in the decade 1993-
1993-2003.
2003.
86

BARRANCO et al. (2004); donde además de destacar las
Cod.
Cueva
Provincia
especies más relevantes en las principales cavidades se
1
Cueva de la Corraliza
Almería
analiza la afinidad faunística entre las diferentes cuevas de
los sistemas kársticos estudiados. En la Tabla 2 se indica
2
Cueva de la Mudica
Almería
el número total de especies cavernícolas y elementos
3
Cueva Nueva
Almería
endémicos (o troglobios) de las provincias andaluzas; si
bien estos datos se irán incrementando paulatinamente en
4
Cueva del Lobo
Almería
breve con nuevos estudios.
5
Cueva Llano Montés
Almería
Por otro lado el seguimiento continuo de la fauna de
6
Sima Termal
Almería
una cavidad ha posibilitado la localización de especies
esporádicas, posibilitando estudios taxonómicos y faunísti-
7
Simarrón-II
Almería
cos. Pero también se han obtenido datos sobre la fenolo-
8
Cueva del Caballo
Almería
gía e información sobre un aspecto bastante desconocido
de las especies cavernícolas, su ecología (BARRANCO et
9
Cueva del Cementerio
Almería
al., 2003).
10
Cueva de la Ramblica
Almería
11
Sima de la Serpiente
Almería
12
Mina Siete Mineros
Almería
13
Cueva Larga
Almería
14
Cueva BC-4
Almería
15
Cueva del Agua
Almería
16
Complejo GEP
Almería
17
Covadura
Almería
18
Cueva Los APAS
Almería
19
Cueva del Yeso
Almería
20
Cueva del Tesoro
Almería
21
Sima del Camión
Almería
22
Cueva del Agua
Almería
23
Cueva C-3
Almería
24
Cueva del Agua
Granada
25
Sima del Duende
Granada
26
Cueva de las Campanas
Granada
27
Cueva del Capitán
Granada
28
Cueva PB-4
Jaén
29
Cueva de las Ventanas
Granada
30
Sima de los Coscojales
Sevilla
31
Cueva de los Covachos
Sevilla
32
Cuevas de Santiago
Sevilla
33
Cueva de Fuentefría
Sevilla
34
Cueva de la Sima
Sevilla
35
Sima del Hierro
Sevilla
36
Cueva de Nerja
Málaga
37
Sima de la Fractura
Jaén
38
Cueva de la Morciguilla
Jaén
39
Cueva de la Negra
Córdoba
40
Cueva Secreta del Sagreo Jaén
Tabla 1: Principales cavidades andaluzas prospectadas en el decenio
Foto 2: Tinautius exilis Mateu, 2001
1993-2003.
Photo 2: Tinautius exilis Mateu, 2001
Table 1: Main Andalusian cavities prospected in the decade 1993-2003.
87

Granada
Córdoba
Jaén
Málaga
Cádiz
Sevilla
Almería
sp.
end.
sp.
end.
sp.
end.
sp.
end.
sp.
end.
sp.
end.
sp.
end.
Gasterópodos
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
2
1
-
-
Palpígrados
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
3?
1
Pseudoescorpiones
3
3
-
-
-
-
2
1
1
1
2
-
10
5
Arañas
6
2
-
-
1
-
5
2
6
1
7
1
32
4
Opiliones
2
-
-
-
3
1
4
-
3
-
1
-
2
-
Acaros
2
-
-
-
-
-
2
-
1
1
1
1
38
1
Quilópodos
1
1
-
-
-
-
6
3
-
-
2
1
14
-
Diplópodos
1
1
-
-
2
1
3
1
6
3
2
1
-
-
Insectos
20
4
12
-
12
7
37
8
10
2
33
-
112
15
Ostrácodos
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
1
-
Isópodos
5
-
-
-
-
-
8
-
3
-
3
-
19
-
Batineláceos
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
1
1
-
-
Sínfilos
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
1
-
-
-
TOTAL
40
11
12
-
18
9
67
15
30
8
55
6
229
26
Tabla 2: Número total de especies cavernícolas y elementos endémi-
Table 2: Number of cavernicolous species and endemisms (troglobites)
cos (troglobios) de las provincias andaluzas.
in the Andalusian provinces.
Bibliografía
tées 1911-13. Archives de Zoologie Expérimentale et Générale, 53:
325-558.
JEANNEL, R. y RACOVITZA, E.G. (1918): Énumération des grottes visi-
ARBEA, J.I. y BAENA, M. (2003): Colémbolos cavernícolas de Andalucía
tées 1913-17. Archives de Zoologie Expérimentale et Générale, 57:
(Insecta: Collembola): Zoologica Baetica, 13-14: 71-84.
203-470.
BARRANCO, P. (2004): Estudio del subgénero Zapetaloptila Gorochov &
JEANNEL, R. y RACOVITZA, E.G. (1929): Énumération des grottes visi-
Llorente, 2001 y descripción de cuatro nuevas especies (Petaloptila
tées 1918-27. Archives de Zoologie Expérimentale et Générale, 68
Pantel, 1890, Orthoptera, Gryllidae): Graellsia, 60: 81-93.
: 293-608.
BARRANCO, P. y AMATE, J. (2000): Descripción de una nueva especie
MATEU, J. (2001): Tinautius exilis sp. n. (Coleoptera, Carabidae,
del Género Foveacheles Zacharda, 1980. (Acari, Rhagidiidae):
Pterostichini) de la Alpujarra almeriense (SE España): Animal
Mémoires de Biospéleologie, 27: 15-20.
Biodiversity and Conservation, 24: 45-49.
BARRANCO, P., MAYORAL, J.G., RUIZ-PORTERO, C., AMATE, J.,
MATEU, J. (2002): Sur un genre nouveau et une espèce cavernicole inédi-
GARCÍA-PARDO, J., PIQUER, M., ORTEGA, D., SALAVERT, V.,
te appartenant à une nouvelle sous-famille de Coléoptères
RUIZ AVILÉS, F., LARA, M. D. y TINAUT, A. (2004): Fauna endo-
Promecognathidae. Revue française d’Entomologie (N.S.), 24 (1): 67.
kárstica andaluza. En B. Andreo y J.J. Durán (Eds.):
MATEU, J. y BELLÉS, X. (2003): Position systématique et remarques bio-
Investigaciones en sistemas kársticos españoles. Instituto
géographiques sur Dalyat mirabilis Mateu, 2002. (Coleoptera:
Geológico y Minero de España. Serie Hidrogeología y Aguas sub-
Adephaga: Promecognathidae) cavernicole du Sud-Est Ibérique.
terráneas. Nº 12. 351-366 págs. Madrid.
Annales de la Societé de Entomologie Française. (n.s.), 39: 291-303.
BARRANCO, P., RUIZ-PORTERO, C., FERNÁNDEZ-CORTÉS, A.,
MORENO WALLACE, M. (1985): Estudio de la fauna cavernícola de la
BELLÉS, X. y TINAUT, A. (2003): Ptínidos de cuevas en yeso de
cueva de Nerja. In: La Cueva de Nerja. Premio de Investigación
Almería. (Coleoptera, Ptinidae): Boletín de la Asociación española
Patronato Cueva de Nerja. Granada. 132 y sig.
de Entomología, 27: 53-69.
NOTENBOOM, J. (1985): Groundwater crustaceans of Spain,
BELLÉS, X. (1987): Fauna cavernícola i intersticial de la Península
Rhipidogammarus triumvir n. sp. (Amphipoda, Gammaridae) from
Ibèrica i les Illes Balears. C.S.I.C., Ed. Moll., Mallorca, 207 págs.
wells near Mojonera, Almería. Stygologia, 1(3): 292-299.
CARABAJAL, E., GARCÍA, J. y RODRÍGUEZ, F. (2000): Descripción de
NOTENBOOM, J. (1987): Species of the genus Pseudoniphargus
dos nuevas especies de pseudoescorpiones cavernícolas de la
Chevreux, 1901 (Amphipoda) from the Betic Cordillera of Southern
provincia de Cádiz (Aracnida, Pseudoscorpionida, Chthonidae,
Spain. Bijdr. Dierk., 57:
Neobisiidae): Graellsia, 56: 27-33.
PÉREZ BERROCAL, J.A. y MORENO WALLACE, L. (1988): Guía de las
COBOS, A. (1961): Exploración entomológica de la gruta de Nerja
cuevas de Málaga. Diputación Provincial. Málaga.
(Málaga): Eos, 37: 125-133.
ROUCH, R. (1985): Une nouvelle Stygonitrocrella (Copepoda,
ENCKELL, P.H. (1965): New Harpacticoids from Spain. Acta University
Harpacticoidea) des eaux souterranies d’Andalousie, Espagne.
Lund, 2 (19): 119-130.
Stygologia, 1(1): 118-127.
GONZÁLEZ RÍOS, M. J. y MORENO ROSA, A. (1987): La sima de
ROUCH, R. (1986): Quelques nouvelles Parapseudoleptomesochra
Cabra, Cabra (Córdoba): Boletín del Museo Andaluz de la
(Harpacticoidea, Ameiridae) des eaux souterranies du sud de
Espeleología, 1: 5-14.
l’Espagne. Stygologia, 2(3): 217-253.
GONZÁLEZ RÍOS, M. J. y RAMÍREZ TRILLO, F. (1998): Las grandes
SANTIAGO, A. (1998): Primeras referencias sobre la cueva de las
cavidades de Andalucía. Historia de sus exploraciones. En J.J.
Motillas (Jerez de la Frontera, Cádiz): Boletín del Museo Andaluz de
Durán J. López Martínez (Eds.): Karst en Andalucía. pp 31-39.
la Espeleología, 12: 3-7.
Instituto Tecnológico Geominero de España. Madrid.
TINAUT, A. (1998): Artrópodos terrestres de las cavidades andaluzas.
JEANNEL, R. y RACOVITZA, E.G. (1914): Énumération des grottes visi-
Zoologica baetica, 9: 3-28.
88