Una campa�a en la Rep�blica Dominicana : resultados preliminares
ENDINS, nQ 21.1997. Palma de Mallorca.
UNA CAMPAÑA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA.
RESULTADOS PRELIMINARES
por Miquel TRIAS1, José Alberto OTTENWALDER2, Damia JAUME3 y Josep
Antoni ALCOVER1.3.
Resum
Presentarn les topografies de diverses cavitats del Parc Nacional de Jaragua, al Sud de la
República Dominicana, així corn d'una cova del Parc Nacional de Los Haitises, al Nordest.
lgualrnent es destaquen diferents troballes paleontologiques i carcinologiques. Les cavitats de
la zona dlOviedo presenten un gran potencial en estudis d'aquestes dues disciplines. La cars-
tificació de la zona guarda semblances a I'observada a diferents zones de Mallorca.
Abstract
We present the topographies of diverse caves in the Parque Nacional de Jaragua and
Parque Nacional de Los Haitises. We also docurnent sorne paleontological and carcinological
findings. The caves around Laguna de Oviedo seern very prornising for further studies in these
disciplines. The karstification processes in the forrner area is similar to that found in various
areas on Mallorca.
Introducción
Las lndias Occidentales y las lslas Mediterráneas
Ambos mega-archipiélagos contienen islas de diferentes
son áreas insulares, en las que se ha dado una gran
edades y de antigüedad notable. En las lndias
actividad investigadora por parte de científicos america-
Occidentales se han descrito restos de vertebrados
nos y europeos. Las lndias Occidentales (Antillas
desde el Eoceno superior (POINAR, 1987; POINAR &
Mayores, Antillas Menores y Bahamas, con un total de
CANNATELLA, 1987), si bien los primeros 'mamíferos
235.000 km2) son islas presuntamente de carácter oceá-
identificables provienen de yacimientos del Mioceno
nico (si bien dicho carácter sigue siendo objeto de deba-
(MacPHEE & ITURRALDE-VINENT, 1994 y 1995). En
te), con grandes zonas cársticas, que contienen faunas
las lslas Mediterráneas se conocen faunas insulares
vertebradas con un elevado grado de endemicidad. Las
desde el Mioceno (vgr., fauna de Santa Margarita, en
lslas Mediterráneas, incluyen islas paraoceánicas
Mallorca, MElN & ADROVER, 1982; de Oschiri, en
(58.500 km2) e islas continentales, y contienen igual-
Cerdeña, DE BRUIJN & RUMCKE, 1974; de la cuenca
mente grandes zonas cársticas y faunas altamente
de Baccinello, la Maremma, Italia, ver, por ejemplo
endémicas (en el caso de las islas paraoceánicas). En
HURZELER & ENGESSER, 1976; HURZELER, 1983).
ambos casos, se trata de mega-archipiélagos interconti-
A pesar de la existencia de notables paralelismos entre
nentales (el uno interamericano, el otro africano-euro-
las faunas fósiles vertebradas plio-pleistocénicas de las
peo), situados entre diferentes placas continentales.
lndias Occidentales y de las lslas Mediterráneas, ape-
nas se han realizado estudios comparativos entre
ambas (véanse, por ejemplo, los comentarios de
1 Seccio d'Espeleologia, Gmp Excursionista de Mallorca, Ciutat de
WOODS & EISENBERG, 1989). Quizás el paralelismo
Mallorca.
2 Proyecto Biodiversidad GEF, Programa de las Naciones Unidas para
más citado hasta la fecha viene dado por las compara-
el Desarrollo, Apartado Postal 1424, Santo Domingo, República
ciones que se han realizado entre las lechuzas fósiles de
Dominicana.
las lndias Occidentales y las de las islas fósiles del
3 Institut Mediterrani d'Estudis Avancats, Cta de Valldernossa km 7 3 ,
OJO71 Ciutat de Mallorca.
Plioceno de Gargano (véase, por ejemplo, ARREDON-
63

DO 1976, BALLMANN, 1973 y 1976). Los paralelismos
pequeños abrigos, carentes de nombre, se localizaron
entre las faunas de ambas regiones son notables,
unos pocos huesos de roedores histricognatos. Se pre-
mucho mayores de lo que se ha publicado hasta la
senta aquí la topografía de un conducto subterráneo de
fecha, y su estudio y correcta interpretación pueden ser
agua, que se situa en el límite del Parque Nacional de
de gran utilidad para la comprensión de los fenómenos
Los Haitises.
evolutivos que acontecen en las islas. Una serie de
La zona del Parque Nacional de Jaragua ha resulta-
aspectos concretos a estudiar son los siguientes: com-
do ser más fecunda. En ella se exploraron 12 cuevas,
paración entre las radiaciones evolutivas de Anolis y
todas situadas en la orilla occidental de la Laguna
Podarcis; estudio de la relación entre heptaxodóntidos y
Oviedo. En 7 de ellas se obtuvieron datos paleontológi-
dinomíidos, posible paralelismo nesoevolutivo con los
cos y carcinológicos.
hipopotámidos insulares mediterráneos; estudio de la
Finalmente, la zona del Parque Nacional del Este
depredación en ambos mega-archipiélagos (papel ejer-
fue explorada tan solo por una parte reducida de nues-
cido por las aves depredadoras en la estructuración de
tro equipo. En ella se han visitado algunas de las cuevas
las redes tróficas insulares); estudio de las tortugas fósi-
más espectaculares de las que hemos visto en La
les insulares (que aparentemente en La Hispaniola y en
Hispaniola. Sin embargo, en la zona no se pudieron rea-
Eivissa convivieron con mamíferos herbívoros de talla
lizar trabajos topográficos ni paleontológicos, habiéndo-
media); análisis de especies con características denta-
nos limitado a la recolección de algunas muestras carci-
rias comparables, pero pertenecientes a órdenes dife-
nológicas en lagos anquihalinos, pendientes de estudio.
rentes (vgr., Myotragus de las Baleares, versu
Se han obtenido restos de vertebrados fósiles en las
Megalocnus de las Antillas); comparación de la evolu-
siguientes cuevas: Cueva de Colón, Cueva del Papayo,
ción insular de los Xenotrichidae y Oreopithecus
Cueva de Buscan Sampié, Cueva del Porvenir 1
(ambos, Primates insulares), y otros.
(Parque Nacional de Jaragua), Cueva de la Línea y
Dentro del Programa de Cooperación con
Cueva de San Gabriel (Parque Nacional de Los
Iberoamérica, de la Subdirección Nacional de
Haitises), así como en dos pequeños abrigos innomina-
Cooperación Internacional del Ministerio de Educación y
dos. Por otra parte, se ha detectado la presencia de
Ciencia, se ha iniciado el estudio conjunto de cavidades
malacostráceos anquihalinos en tres cavidades domini-
de Mallorca y de la República Dominicana, con objeto de
canas: Cueva de Mondesí, Cueva de Felipe y Agua de
profundizar en el conocimiento de las faunas fósiles de
Dean.
estas islas e incidir en su estudio comparativo. La
República Dominicana abarca prácticamente dos terce-
ras partes de La Hispaniola. Ésta es la segunda isla en
Descripción de la "Cueva de
extensión de las Antillas Mayores, con una superficie de
Rafael" (Parque Nacional de los
76.193 km2 y una altura máxima de 3175 m s.n.m.
El objeto del presente trabajo consiste, exclusiva-
Haitises)
mente, en presentar los datos preliminares obtenidos en
El resultado más destacable del trabajo de campo,
la campaña realizada en julio de 1996 por un equipo de
en la zona interior del Parque Nacional de Los Haitises,
mallorquines y dominicanos en zonas cársticas de la
ha consistido en el topografiado de un conducto activo
República Dominicana. A lo largo de tres semanas se
de agua. Está situado en la parte superior de una fuen-
exploraron una treintena de cuevas y abrigos de la zona
te, existente en el límite del Parque Nacional, unos 100
de Los Haitises (NE de La Hispaniola), del Parque
m al suroeste de la caseta.de vigilancia de la Llanada
Nacional de Jaragua (S de La Hispaniola) y del Parque
Grande. El recorrido transitable es de unos 50 m. Esta
Nacional del Este (E de La Hispaniola). A cada una de
cueva es mencionada por NAKASU (1 987).
estas zonas se le dedicó una semana. Durante el traba-
jo de campo se procedió a la localización de cavidades,
a su exploración, topografiado, y muestre0 paleontológi-
co y carcinológico. Los resultados obtenidos han sido
Las cavidades del Parque Nacio-
dispares.
nal de Jaragua (Oviedo).
En la zona de Los Haitises las cavidades más acce-
sibles se encuentran en la zona costera. Son conocidas
El grupo de cuevas, sobre las que se centra el pre-
desde antiguo y han sido parcialmente estudiadas por
sente estudio, está enclavado cerca del extremo meri-
autores dominicanos y norteamericanos. Algunas de las
dional de La Hispaniola, en el Parque Nacional de
cuevas de esta región fueron excavadas y estudiadas
Jaragua de la República Dominicana, cerca de la fronte-
por G. Milleá, Jr., de la Smithsonian Institution. Con todo,
ra con la República de Haití. Para una descripción gene-
la potencialidad de la región es todavía enorme, ya que
ral de la zona véase el Plan de Manejo y Conservación
en ella existen numerosas cuevas y abrigos, de difícil
del Parque Nacional de Jaragua (1986). La zona explo-
acceso, que quedan por explorar. Nuestros resultados
rada es la costa de la laguna de Oviedo, una laguna lito-
en esta zona fueron más bien pobres, ya que en el inte-
ral de gran salinidad, separada del Caribe por una barra
rior no se localizaron cuevas adecuadas. En algunos
arenosa y coralina.
64

moaote
CUEVA DE RAFAEL
Los Haitises R. D.
Topografia
M. Trias J. R. Bosch F..Comas
Planta
Seccions
Geológicamente toda esta área es un edificio corali-
mos encontrar también en el Tortoniense de las
no probablemente formado durante el Mioceno (BERG-
Gimnesias. Como se ha mencionado anteriormente, en
HE, 1983). El terreno se nos presenta como una plata-
general se trata de cavidades bastante antiguas, en las
forma ligeramente inclinada hacia la costa. La pluviosi-
que incluso los procesos litoquímicos han perdido prota-
dad es relativamente elevada. La vegetación es abun-
gonismo por abandono de la circulación de las aguas
dante, y está compuesta principalmente por árboles
hipogeas. Por otra parte, la erosión epigea también ha
bajos y especies asociadas. El importante caudal hídri-
contribuido a convertir muchas de estas cavidades en
co, originado por las lluvias, y la aportación de COI de la
formas superficiales. Otra característica que cabe desta-
vegetación han provocado una carstificación intensa de
car, que se encuentra en función de la cota, es la exis-
la zona. Superficialmente las formas de corrosión son
tencia de lagos interiores de aguas freáticas.
omnipresentes, pero de pequeñas dimensiones, y no
Otra similitud con las cuevas de las islas Baleares
afectan a la horizontalidad básica del terreno.
está relacionada con su formación. De la misma mane-
Morfológicamente, destacan las abundantes perforacio-
ra que sucede en las cuevas baleares, el agua de la
nes cilindroideas parecidas a las de los lapiaces coste-
zona freática ha excavado inicialmente una red de con-
ros mallorquines. Otras formas superficiales destacadas
ductos en las partes más débiles de las rocas. Esta
son las dolinas de hundimiento asociadas a cavidades,
acción se ha visto favorecida por la mezcla, especial-
tales como las que se pueden observar frecuentemente
mente corrosiva, de aguas de diferente salinidad (conti-
en la costa de Manacor (Mallorca). De hecho, todas las
nentales y marinas), dándose por sentada la proximidad
entradas a las cuevas exploradas corresponden a esta
del mar desde los inicios de su génesis. La aparición de
morfología.
la red de conductos ha creado desequilibrios mecánicos
Las cavidades de la zona son más bien similares. La
en las rocas, los cuales son los responsables del desa-
mayoría son cuevas horizontales con una comunicación
rrollo tridimensional de las cavidades y, eventualmente,
con el exterior a través de un hundimiento del paladar
de su apertura al exterior a través de hundimientos de su
("abisament"). Presentan un grado elevado de evolución
paladar. La oscilación de la capa freática, asociada a los
hacia la destrucción total. De hecho, las más cercanas a
cambios del nivel del mar, ha debido favorecer el hundi-
la costa son las que estan más hundidas. Alguna es
miento del material de las bóvedas. Éste es un proceso
prácticamente una dolina ocupada por un lago de aguas
que se encuentra combinado con períodos de fuerte
salobrosas. Morfológicamente, presentan la asociación
estalagnlitización, a lo largo de sucesivas fases asocia-
típica de formas elásticas y reconstructivas que pode-
das a la evolución del clima. El resultado es, como acon-

tece en numerosas cuevas del levante mallorquín, un
enmascaramiento de los momentos iniciales de la espe-
leogénesis debido a procesos elásticos.
A continuación se procederá a la descripción de las
cavidades.
*o
-
Cueva de Buscan sampié (o de Bucan Sampié)
A
- 3
Pequeña cavidad de planta cuadrada, de 5 x 4 m de
C
Seccid ABC
dimensiones máximas. El piso es horizontal y está
cubierto por sedimentos terrosos, salvo en la zona de la
boca, en donde hay grandes piedras producto de un
hundimiento reciente, y en la zona del centro, en donde
se encuentran unas estalagmitas que siguen una diacla-
sa.
Secció A&
N. m.\\
1
Topografia
M. Trias J. R. Bosch
1 1-7-96
Agua de Din (o de Odin)
Pequeña cavidad situada muy cerca de la Laguna
de Oviedo. Por ella transcurre un curso de agua dulce.
Es un conducto pequeño, que se comunica con el exte-
rior a través de un hundimiento del techo, parte del cual
ha quedado in situ, en forma de rocas dispuestas caóti-
camente.
CUEVA DE BUSCÁN SAMPIÉ
Oviedo R. D.
Cueva de Felipe
Topografia
Cueva formada básicamente por una sala ovalada,
-
M. Trias J. R. Bosch
de unos diez metros de diámetro. Su acceso al exterior
1 1-7-96
se realiza a través de una galeria corta, subdividida en
dos pasos complicados debido a la caída de bloques.
Mayormente su morfología es de corrosión, con algunos
retoques estalagmíticos en su zona central. La mayor
Cueva de Colón
parte de la sala está ocupada por un lago de aguas
La boca se abre en una pequeña pared.
salobres. En su interior encontraba refugio una iguana
Seguramente se trata del remanente de una cavidad
(Cyclura cornuta) de gran tamaño (Fig. 1).
mayor, actualmente hundida y reducida a una pequeña
dolina. Está formada por una sala de 26 x 8 m de dimen-
Cueva de la Higuera
siones máximas, con un estrechamiento en su boca. La
morfología es elástico-1itoquímic.a. La mitad oeste del
Está formada por una sala de 20 x 14 m, de notable
piso está cubierta por sedimentos pleistocénicos, mien-
inclinación (alcanza los 8,5 m de profundidad). La zona
tras que una potente colada estalagmítica, con abun-
más exterior presenta una importante acumulación clás-
dantes gorgs de aspecto muy seco, cubre la otra mitad
tica cubierta de colada, con algunas estalagmitas de
de la cueva. Esto hace pensar en concreciones inacti-
tamaño notable. La zona más interior, de cota más baja,
vas, que ya no reciben aportación hídrica ni siquiera en
es llana como consecuencia de la acumulación de sedi-
época de lluvias.
mentos terrosos.

Figura 1.
Iguana (Cyclura cornuta) de más de un metro de longitud en
el interior de la Cueva de Felipe.
L
O
6
-
m

Seccid A A
1
A
A'
O
6
- m
AGUA DE DIN
Oviedo R. D.
CUEVA DE FELIPE
Topograf ia
Oviedo R. D.
Topografia
M. Trias J.R. Bosch
M. Trias J. R. Bosch
10-7-96
10-7-96
Cueva de Mondesí
comparación con las de otras cuevas de la zona. La
parte explorada alcanza los 40 m de largo, por 22 m de
Se localiza en el borde de la Laguna Oviedo y se
ancho y un desnivel de 19 m. Está formada por una sala
reduce a una dolina de 16 x 12 m. La mitad oeste de la
alargada cuyo suelo presenta una pendiente situada
planta, cubierta por el paladar, está ocupada por un lago
entre los 30" y los 45". Esta sala continua en una gale-
de agua salobre con abundante estigofauna. El resto
ría, que tan solo fue ligeramente explorada a causa la
está ocupado por las rocas producidas por el hundi-
concentración letal de COZ que presentaba. La boca es
miento del techo.
un claro producto del hundimiento del paladar. Su mor-
fología es básicamente clástica, con algunas zonas
Cueva del Papayo
estalagmitizadas, en general de aspecto seco. Las
Cavidad muy interesante, tanto por su morfología
zonas inferiores de esta cueva contienen unos notables
como por sus dimensiones, relativamente grandes en
sedimentos rojizos, ricos en fauna fósil pleistocénica.

6
i
m

-8.50
CUEVA DE LA HIGUERA
CUEVA DE MONDES[
Oviedo R. D.
Oviedo R. D.
O
6
Topografia
Topografia
-m
M. Trias J. R. Bosch
M. Trias J. R. Bosch
13-7-96
10-7-96
A
CUEVA DEL PAPAYO
Oviedo R.D.
TOPOGRAFIA
M.Trias J.RBosch
Secció EE'
13-7-96
68

Cuevas del Porvenir
Son dos pequeñas cavidades, abiertas en extremos
opuestos de una depresión, resultante del hundimiento
de una cueva mayor. La cueva número 1 tiene la planta
en forma de media luna, y una profundidad de 5 m, nota-
ble para la zona. Su suelo está cubierto de rocas, algu-
nas de tamaño considerable. La cueva número 2 es una
cavidad horizontal y con el piso cubierto de sedimentos
terrosos.
Poza de Trujín
Cueva de notables dimensiones, 40 x 30 m de plan-
ta, en gran parte descubierta. Una pequeña zona central
está ocupada por las rocas producidas por el hundi-
miento del paladar. El resto lo está por un lago de aguas
someras. Nuestra topografía es incompleta, ya que no
se penetró en una galería encontrada, debido a la abun-
dancia de murciélagos, y por precaución, quizás excesi-
va, ante el peligro de contagio por histoplasmosis. Esta
cueva es otro buen ejemplo de hundimiento del paladar
POZA DE TRUJ~N
deshecho por la erosión superficial.
C7viedo R. D.
M. Tnas J. R. Bosch
CUEVAS DEL PORVENIR
Oviedo R. D.

Pozo de Trujín
Miniatura de cenote. Esta cavidad es un pozo de 6
m de profundidad, que comunica con una sala redonda
de 12 metros de diámetro, ocupada casi totalmente por
un lago. Parece ser que fue un lugar de aprovisiona-
miento de agua del antiguo pueblo de Oviedo, antes de
que un tifón lo destrozase en los años sesenta.
- -
Parte paleontológica
Seccid A&
Los vertebrados prehumanos de La Hispaniola
mejor estudiados, hasta la fecha, han sido los mamífe-
ros. Los mamíferos autóctonos de La Hispaniola com-
prenden, como mínimo, 31 especies (23 terrestres, 9
quirópteros; ver Tabla l ) , que se incluyen en 5 órdenes
(ALCOVER et al,, en prensa). Los Insectívoros se agru-
pan en dos géneros, el aparentemente extinguido géne-
ro Nesophontes y el género Solenodon, una de cuyas
dos especies todavía sobrevive en la isla, estando pre-
A' \\
sente en el Parque Nacional de Jaragua. Los desdenta-
POZO DE TRUJIN
Oviedo R.
dos incluyen dos especies descritas, pertenecientes a
D.
dos géneros, Synocnus y Parocnus, y cuatro especies
Topografia
O
6
u
m
por describir (dos en La Hispaniola y otras dos en la ile
M. Trias J. R. Bosch
de La Tortue; WOODS & OTTENWALDER, 1992 i
10-7-96
1994), todas extinguidas, probablemente tras la llegada
de los primeros humanos. La taxonomía de los desden-
tados de las Antillas requiere revisión (PAULA COUTO,
1967; WOODS, 1990). Existe asimismo una especie de
Primate extinguida (para una revisión actual de los
Primates de las Antillas, véase MacPHEE, 1996). Los
-
1. HISPANIOLA, LA
EDENTATA: Parocnus serus (+), Synocnus comes (+), Edentata, género no descrito, especie no descrita C
(+), Edentata, género no descrito, especie no descrita. INSECTIVORA: Solenodon marcanoi (+), Solenodon
paradoxus (L), Solenodon especie no descrita, Nesophontes hypomicrus (+), Nesophontes major (+),
Nesophontes paramicrus (+), Nesophontes zamicrus (+). CHI ROPTERA: Mormoops blainvillii (L), Pteronotus
quadridens (L), Brachyphylla nana (L), Erophylla sezekorni (L), Monophyllus redmani (L), Phyllonycteris poeyi
(L), Phyllops falcatus (L), Natalus micropus (L), Chiroptera, género innominado, especie no descrita (+). PRI-
MATES: Antillothrix bernensis (+). RODENTIA: Brotomys contractus (+), Brotomys voratus (+), Hexolobodon
phenax (+), Hexolobodon especie no descrita (+), lsolobodon montanus (+), lsolobodon porioricensis (+?),
Plagiodontia aedium (L), Plagiadontia araeum (+), Plagiodontia ipnaeum (+?), Rhizoplagiodontia lemkei (+),
Hiperplagiodontia stenocoralis (+) [= Plagiodontia araeum? 1, Quemisia gravis (+).
2. GONAVE, LA
INSECTIVORA: Nesophontes hypomicrus (+). RODENTIA: Brotomys contractus (+), Hexolobodon phenax (+),
Isolobodon montanus (+), lsolobodon portoricensis (+?), Plagiodontia araeum (+).
3. FORTUE, LA
EDENTATA: Edentata, género no descrito, especie no descrita A (+), Edentata, género no descrito, especie
no descrita B (+). RODENTIA: lsolobodon portoricensis (+?).
Tabla 1.
Fauna de mamíferos endémicos insulares presentes en La
Hispaniola e islas adyacentes. Se trata de una lista muy con-
servativa, en la que no se han incluido taxones que han sido
considerados como sinónimos de algunas especies incluidas
por diferentes autores. (+): especie extinguida; (L): especie
viviente.

Roedores de La Hispaniola se incluyen dentro de tres
Hispaniola, en donde se encuentra el Parque Nacional
familias (Echimyidae, una familia ampliamente distribui-
de Jaragua, consideramos prudente presentar aquí tan
da por Sudamérica; Capromyidae y Heptaxodontidae,
solo una identificación tentativa de la mandíbula obteni-
ambas endémicas de las Antillas) del suborden
da. En esta cueva han aparecido también algunos res-
Hystricognathi. Se han descrito no menos de 41 espe-
tos de anfibios, reptiles y aves, pendientes de estudio.
cies de histricognatos en las Antillas, si bien muchas de
La Cueva del Papayo, entre la Laguna Oviedo y la
ellas han caído en sinonimia. Los roedores de La
ciudad de Oviedo, ha resultado contener el depósito
Hispaniola han sido objeto de numerosos estudios
fosilífero más rico de cuantos hemos podido detectar en
(ALLEN, 1916; JOHNSON 1948; RAY, 1965a y b;
la República Dominicana. Fue muestreada el 13 de julio
ANDERSON 1965; WOODS & HOWLAND, 1979;
de 1996. En esta cueva abundan los sedimentos fosilí-
WOODS, 1989, 1990 i 1993; R~MOLI,
1976). No obstan-
feros a lo largo de la zona occidental y sobre todo en la
te, se requieren nuevos estudios que clarifiquen la taxo-
galeria septentrional. En esta galeria el sedimento es
nomía del grupo. Posiblemente, tal como ha sucedido
muy rojizo (recuerda al de la Cova de Son Maiol, en
con los Primates, la revisión del grupo reducirá el núme-
Esporles, Mallorca), y fosilífero. Dentro de la brecha
ro de especies.
detectada se encuentran abundantes cráneos y huesos
Uno de los primeros objetivos de la exploración
de lsolobodon portoricensis (Fig. 2). La disposición y el
paleontológica de las cuevas dominicanas ha consistido
estado de los huesos permite deducir su procedencia a
en obtener muestras de fauna, con objeto de que la
partir de egagrópilas de un titónido, probablemente de
parte mallorquina del equipo se familiarizase con la
Tyto ostologa, una especie de lechuza de gran talla
fauna autóctona de La Hispaniola. Se pretendía, asimis-
(similar a la de Tyto balearica), conocida de depósitos de
mo, tratar de localizar nuevos depósitos fosilíferos sus-
La Hispaniola (WETMORE, 1922). La restante fauna
ceptibles de ser estudiados en el futuro.
obtenida en esta cavidad consiste en restos de un
De todas las localidades que han permitido la exhu-
pequeño desdentado (probablemente Synocnus comes;
mación de fósiles, las que resultan más interesantes, y
ver comentarios en párrafo anterior), lsolobodon cf.
que requerirán un esfuerzo investigador posterior, son
montanus, Brotomys voratus, Plagiodontia s p (tamaño
las llamadas Cueva del Papayo y Cueva de Colón, en el
P. aedium), cf. Hyperplagiodontia stenocoralis [=
Parque Nacional de Jaragua. También ha resultado par-
Plagiodontia araeum?] (Fig. 2), así como restos de aves,
ticularmente interesante la Cueva de la Línea, en el
reptiles y anfibios pendientes de estudio. Se ha atribuido
Parque Nacional de Los Haitises. En ésta última, se han
a cf. Hyperplagiodontia stenocoralis una única mandíbu-
localizado restos de vertebrados en una brecha de gran
la derecha, de 59,70 mm de longitud mandibular, caren-
dureza, sita en los aledaños de un pozo que comunica
te de dientes, cuya serie dentaria, medida a nivel de los
con el exterior trás pasar por una sala llena de murciéla-
alveolos, hace 26,30 mm. Sus medidas coinciden con
gos. Esta sala y la sala en la que se encuentra la brecha
las dadas por R~MOLI
(1 976), y difieren de las restantes
fosilífera no fueron topografiadas ni exploradas por el
especies de roedores de La Hispaniola. Hasta ahora tan
equipo que nos precedió, debido a que para acceder a
solo se conocen cuatro huesos atribuidos a esta espe-
ellas se debe pasar por un conducto en el que se sos-
cie, provinientes de una única localidad, St Michel, cerca
pechaba que pudiera existir riesgo de contagio de histo-
de L'Atalaye, en Haití, por lo que, la confirmación de la
plasmosis.
diagnosis taxonómica de nuestros huesos representaría
Los materiales obtenidos en la Cueva de Colón se
la primera cita de esta especie en la República
localizan en el suelo de la sala, habiéndose obtenido
Dominicana. Según WOODS (1 993), Hyperplagiodontia
algunos huesos de desdentado en superficie, y una
stenocoralis sería sinónimo de Plagiodontia araeum.
muestra mayor en una cata de 50 x 40 x 30 cm, llevada
Ésta última especie se ha descrito a partir de un único
a cabo el 11.V11.1996 por Bartomeu SEGU~
y Josep
diente, de leche. La sinonimización de ambas especies,
Antoni ALCOVER. La fauna que se ha obtenido en esta
muy probable tras las informaciones de WOODS (1993),
cueva es la siguiente: Nesophontes sp., cf. Synocnus
no está suficientemente documentada.
comes (Fig. 2), lsolobodon portoricensis, Hexolobodon
Otras cuevas del Parque Nacional de Jaragua, que
cf. phenax (Fig. 2), Aves, Reptiles y Anfibios.
han librado restos de vertebrados fósiles, son la Cueva
Esta cueva destaca por la abundancia de restos de
del Porvenir 1 y la de Buscan Sampié. En la primera han
desdentados. Su atribución específica es tan solo tenta-
aparecido restos postcraneanos de dos roedores, uno
tiva, dado que carecemos de los datos de las dos espe-
del tamaño de Isolobodon; el otro, de gran tamaño,
cies cuya descripción está pendiente. De Nesophontes
representado por un fémur de un ejemplar juvenil, caren-
sp. se ha localizado un único fémur. Hexolobodon cf.
te de epífisis distal, de 74 mm de longitud. Este hueso
phenax está representado por una única mandíbula
(Fig. 2) difiere del fémur atribuido a Quemisia por RAY
izquierda. Las características de su dibujo dentario per-
(1 965), aunque, como aquel, también está algo aplana-
miten adscribirla sin duda a Hexolobodon. Sus medidas
do en la parte distal de la diáfisis. Pensamos que quizás
difieren un poco de las dadas por R~MOLI
(1976). Dado
deba atribuirse a Hyperplagiodontia [Plagiodontia ara-
que WOODS (1990) menciona una nueva especie, no
eum, en caso de confirmarse la sinonimia], si bien se
descrita, del género Hexolobodon en el sur de La
requieren nuevos estudios para llevar a cabo su correc-

Figura2.
Fauna de mamíferos presente en las cuevas precedentes. cf.
Synocnus comes, Cueva de Colón: 1, 2, parte proximal de
húmeros derechos, norma dorsal; 3, fragmento de maxilar
con paladar; 4, 5, falanges; 6, molar; 7A, B, incisivo inferior;
8A, B, falange unguinal. cf. Hyperplagiodontia stenocoralic[=
Plagiodontia araeum?], Cueva del Papayo: 9A, B, C, mandí-
bula carente de dientes; 15A, B, fémur. Hexolobodon sp.,
Cueva de Colón: IOA, B, mandíbula. Brotomys voratus,
Cueva del Papayo: 1 I A , B, mandíbula. Plagiodontia sp.,
Cueva del Papayo: 12, mandíbula. lsolobodonportoricensis,
Cueva del Papayo: 13, 14, cráneos en norma ventral.
ta diagnosis. En la Cueva de Buscan Sampié se han
Parte carcinológica
encontrado restos de un desdentado de talla pequeña,
probablemente Synocnus comes, y de un roedor (hue-
En paralelo a las labores de topografiado y pros-
sos postcraneales de un roedor del tamaño de
pección paleontológica de las cavidades objeto del pre-
Isolobodon).
sente estudio, se realizó un muestreo de la fauna de
Dentro del Parque Nacional de Los Haitises se exhu-
crustáceos estigobiontes. Cabe decir que el agua pre-
maron restos de vertebrados en dos cuevas. En la Cueva
sente en estas cuevas es salobre, aunque diluida en
de San Gabriel se obtuvieron restos de lsolobodon por-
mayor o menor grado por la presencia de un flujo difuso
toricensis provenientes de un basurero posiblemente de
de agua dulce procedente de tierra adentro. Para el
indios taínos. Junto con ellos aparecieron algunos restos
muestreo se utilizó una pequeña red de plancton, en
de aves, reptiles y anfibios pendientes de estudio. En la
combinación con una batería de nasas cebadas con
Cueva de la Línea también se obtuvieron restos de
carne, instaladas durante varios días en el fondo de los
lsolobodon portoricensis provenientes de un basurero
lagos. Se capturaron un total de 4 malacostráceos
posiblemente de indios taínos, y se localizó una brecha
genuinamente estigobiontes, que se Iistan a continua-
de gran dureza en una sala no topografiada de la cueva,
ción.
sita en su parte septentrional, de la que se obtuvo un
AMPHIPODA
único molar de desdentado de tamaño muy pequeño.
Melitidae Bousfield, 1973
Bahadzia Holsinger, 1985
Bahadzia cf. latipalpus Stock, 1 985

Especie descrita originalmente de pozos situados
THERMOSBAENACEA
en Haití, en los departamentos del Este y Oeste
Tethysbaena Wagner, 1994
(STOCK, 1985). Seis ejemplares capturados en la cueva
Tethysbaena sp.
de Mondesí se han atribuido en principio a esta especie,
en base a la proyección distoposterior mostrada por el
Numerosos ejemplares, asignables a este género
mero del gnatopodo 1 de ambos sexos, aunque tambien
de termosbenáceos de amplia distribución (Australia,
se han detectado diferencias que podrían ser significati-
Somalia, Mediterráneo, Antillas, Texas), se capturaron
vas en otros caracteres. Así, las anténulas de nuestros
en la Cueva de Mondesí y en la Cueva de Felipe, aun-
ejemplares son mucho más largas, con mas del doble de
que su estudio en profundidad aun no se ha realizado.
segmentos que las de los ejemplares descritos por
Se conocen 4 especies de Tethysbaena en la isla de La
Stock, y el propodio del gnatopodo 2 de la hembra es
Hispaniola; 2 de ellas, T. juriaani Wagner, 1994 y T.
ligeramente más corto que el carpo, en vez de ser mas
gaweini Wagner, 1994 son endémicas de la República
largo. Dado que nuestros ejemplares son de un tamaño
Dominicana (WAGNER, 1994).
considerablemente mayor que el material tipo de la
especie, postponemos su adscripción definitiva hasta
haberlos estudiado en mayor detalle.
Agradecimientos
El género Bahadzia está constituido por 7 especies
propias de hábitats anquihalinos de las Bahamas, Haití,
Este trabajo no se podría haber realizado sin la
Yucatán y Cozumel (STOCK, 1986; HOLSINGER,
ayuda de numerosas personas e instituciones. Estamos
1992). La mayor parte de estas especies se hallan rele-
agradecidos, en primer lugar, al personal del Proyecto
gadas a los tramos de salinidad más elevada de cuevas
de Biodiversidad, especialmente a los Sres. Neri,
anquihalinas, salvo la especie que nos ocupa, la única
Alfredo y a la Sra Bruni Campagna, quienes nos han
hallada en aguas más desaladas.
.
facilitado mucho el trabajo. Carlos Cano Corcuera, de la
Fundación Green Caribe, participó notablemente en la
Lysianassidae sp.
preparación de la campaña. El Dr Radhámes Lora
Una veintena de anfípodos ciegos y despigmenta-
Salcedo, Director Nacional de Parques de la República
dos, adscribibles a esta familia, se capturaron en El
Dominicana, autorizó nuestras investigaciones en los
Agua de Dean. Los lisianásidos son un grupo extraordi-
tres parques en los que se ha trabajado. En el Parque
nariamente diversificado en el mar, con cerca de 120
Nacional de Los Haitises fuimos acompañados por el Sr
géneros reconocidos, ocupando todas las zonas mari-
Ino y por el guarda Rafael. El Sr. Bienvenido Turbí
nas desde la litoral a la abisal. De tratarse de un taxon
Blanco, del Parque Nacional de Jaragua, nos acompañó
genuinamente estigobionte, se trataría del tercer repre-
a las cavidades de esta zona, habiéndonos impresiona-
sentante de la familia conocido con dichos hábitos
do su gran conocimiento de la zona. Los compañeros
(CLARK & BARNARD, 1985; STOCK & ILIFE, 1990). Se
del Grupo Jaragua, Yvonne Ardas, Esteban Garrido y
halla actualmente en estudio.
Pericles Mercedes, nos facilitaron la estancia y el traba-
jo en la zona de Oviedo. Xisqueta Comas, Joan Ramon
MYSIDACEA
Bosch y Bartomeu Seguí formaron parte del equipo en la
Stygiomysidae Caroli, 1937
República Dominicana. Estamos sinceramente agrade-
Stygiomysis Caroli, 1937
cidos a todos ellos. La financiación de este Proyecto ha
Stygiomysis aemete Wagner, 1992
corrido a cargo del Programa de Cooperación Científica
Esta especie fue descrita recientemente, en base a
con Iberoamérica, del MEC.
un único ejemplar hembra capturado en un pozo situado
en la proximidad de Pedernales, en la provincia del
mismo nombre. Por nuestra parte hemos capturado 3
Bi bliografia
hembras -sin oostegitos desarrollados- asignables a
ALCOVER, J. A,; CAMPILLO, X.; MACIAS, M. & SANS, A. en prensa.-
esta especie en la Cueva de Mondesí, en una zona ilu-
Mammal Species of the World: the Forgotten Islanders. American
minada aunque densamente cubierta por amasijos de
Museum Novifates.
ALLEN, J.A. (1916).- An Extinct Octodon from the lsland of Porto Rico,
algas filamentosas.
West Indies. Annals N. Y.Acad.Sci., 27: 17-22.
El género Stygiomysis está compuesto por 6 espe-
ANDERSON, S. (1965).- Conspecifity of Plagiodontia aedium and P.
cies distribuidas a lo largo de la Península Salentina
hylaeum (Rodentia). Proc. Biol. Soc. Washington, 78: 95-98.
ANONIMO (1 986).- Plan de Manejo y Conservación, Parque Nacional de
(Italia) por una parte, y el Yucatán y las islas de St.
Jaragua. Edit. Direccion Nacional de Parques, Subsecretaria de
Martin, Anguila, La Hispaniola, Puerto Rico, Gran
Recursos Naturales (Secretaria de Estado de Agricultura) y
Bahama, Jamaica, Caicos y Providenciales, por otra.
Servicio Alemán de Cooperación Social-Técnica (DED), pp. 39-45.
ARREDONDO, 0. (1 976)- The Great Predatory Birds of the Pleistocene
Además, hay citas de animales no identificados a nivel
of Cuba. Smithsonian Contributions to Paleobiology, 27: 169-1 87.
específico en la Península Salentina y Florida (WAG-
BALLMAN, P. (1973).- Fossile Vogel aus den Neogen der Halbinsel
NER, 1992 y referencias allí reseñadas; KALLMEYER &
Gargano (Italien). Scripta Geologica, 17: 1-78.
BALLMAN, P. (1976).- Fossile Vogel aus den Neogen der Halbinsel
CARPENTER, 1996).
Gargano (Italien). Zweiter Teil. Scripta Geologica, 38: 1-59.

BERGHE, Van den (1 983)- Evolution sédimentaire et structurale depuis
WOODS, Ch. (1989).- A New Capromyid Rodent from Haiti: the Origin,
le Paleocene du Secteur "Massif de la Selle" (Haiti) - "Baoruco"
Evolution and Extinction of West lndian Rodents and their Bearing
(Republique Dominicaine) au Nord de la Ride de Beata. dans I'o-
on the Origin of the New World Hystricognaths. Natural History
rogene Nord-Caribe (Hispaniola, Grandes Antilles). These, 3e
Museum of Los Angeles County, Science Series, 33: 59-89.
cycle, 350 pp. Paris.
WOODS, Ch. (1990).- The Fossil and Recent Mammals of the West
BRUIJN, H. DE & RUMCKE, C.G. (1974).- On a Peculiar Mammalian
Indies: an Analysis of the Origin, Evolution and Extinction of an
Association from the Miocene of Oschiri (Sardinia). I and II. Proc.
Insular Area. Atti dei Convegni Lincei, Accad Naz. Lincei, 85: 641-
Konink. Ned. Ak. v. Wetenschapen, ser. B 77. 46-79.
680.
CLARK, J. & BARNARD, J.L. (1985).- Lucayarina catacumba, New
WOODS, Ch. (1993).- Suborder Hystricognathi. In WILSON, D.E. &
Genus, New Species, a Bahamian Sea-Cave Arnphipod
REEDER, D.M. (Eds.), "Mammal Species of the World. A
(Crustacea: Amphibia:
Lysianassidae).
Proc. Biol. Soc.
Taxonomic and Geographic Referente". Smithsonian lnstitution
Washington, 98: 243-254.
Press. Washington and London: 771-806.
HOLSINGER, J. R. (1992).- Two New Species of the Subterranean
WOODS, Ch. A. & EISENBERG, J.F. (1989).- The Land Mammals of
Amphipod Genus Bahadzia (Hadziidae) from the Yucatan
Madagascar and the Greater Antilles: Comparison and Analysis. In
Peninsula Region of Southern Mexico, with an Analysis of
WOODS, Ch.A. (Ed.), "Biogeography of the West Indies. Past,
Phylogeny and Biogeographys of the Genus. Stygologia 7: 85-105.
Present and future": 799-826. Sandhill, Crane.
HURZELER, J. (1983).- Un Alcelaphiné Aberrant (Bovidé, Mammalia)
WOODS, Ch. A. & OTTENWALDER, J.A. (1992).-The Natural History of
des "Lignites de Grosseto" en Toscane. Comptes Rendues de
Southern Haití. Florida Museum of Natural Mistory, 21 1 pp.
I'Académie des Sciences 296, ser. 11: 497-503.
HÜRZELER, J. & ENGESSER, B. (1 976).- Les faunes de mammiferes
Néogenes du Bassin de Baccinello (Grosetto, Itaiie). Comptes
Rendues de I'Academie des Sciences de Paris, sér. D, 283: 333-
336.
JOHNSON, D.H. (1948).- A Rediscovered Haitian Rodent, Plaglodontia
aedium, with a Synopsis of Related Species. Proc. Biol. Soc.
Washington, 61 : 69-76.
KALLMEYER, D. E. & J. H. CARPENTER (1996). Stygiomysis cokei,
New Species, a Troglobitic Mysid from Quintana Roo, Mexico
(Mysidacea: Stygiomysidae). Journal of Crustacean Biology, 16:
418-427.
MacPHEE, R.D.E. (1996).- The Greater Antillean Monkeys. Revista de
Ciencia (IEB), 18: 13-32.
MacPHEE, R.D.E. & M.A. ITURRALDE-VINENT (1994).- First Tertiary
Land Mammal from Greater Antilles: an Early Miocene Sloth
(Xenarthra, Megalonychidae) from Cuba. American Museum
Novitates 3094: 1-1 3.
MacPHEE, R.D.E. & M.A. ITURRALDE-VINENT (1995).- Earliest
Monkey from Greater Antilles. Journal of Human Evolution, 28:
197-200.
MEIN, P. & ADROVER, R. (1982).- Une Faunule de Mammiferes
lnsulaires dans le Miocene Moyen de Majorque (Iles Baléares).
Geobios, mém.sp., 6: 451-463.
NAKASU, G. (1987).- Informe Geoiógico. Plan de Manejo Parque
Nacional Los Haitises. RED, 1: 3-6. Santo Domingo.
PAULA COUTO, C. de (1967)- Pleistocene Edentates of the West
Indies. Arnerican Museum Novitates, 2304: 1-54.
POINAR, G.O. (1987).- Hair in Dominican Amber: Evidence for Tertary
Land Mammals in the Antilles. Experientia, 44: 88-89.
POINAR, G.O. & CANNATELLA, D.C. (1987).- An Upper Eocene Frog
from the Dominican Republic and Its Implications for Caribbean
Biogeography. Science, 237: 121 5-1 21 6.
RAY, C.E. (1965a).- A New Capromyid Rodent from the Quatemary of
Hispaniola. Breviora, 203: 1-4.
RAY, C.E. (1965b).- The Relationships o! Quemisia gravis (Rodentia:
?Heptaxodontidae). Smithsonian Miscellaneous Collections 149, 3:
1-12.
R~MOLI. R. (1976).- Roedores Fósiles de La Hispaniola. Univ.Centra1
del Este, Sef.científica 111: 1-93.
STOCK, J. H. (1985).- Stygobiont Amphipod Crustaceans of the
Hadzioid Group from Haiti. Bijdragen tot de Dierkunde, 55: 331-
426.
.
STOCK, J. H. (1 986).- Two New Amphipod Crustaceans of the Genus
Bahadziafrom "Blue Holes" in the Baharnas and Some Remarks on
the Origin of the Insular Stygofaunas of the Atlantic. Journal of
Natural History, 20: 921 -933.
STOCK, J.H. & ILIFFE, T.M. (1990).- Amphipod Crustaceans from
Anchihaline Cave Waters of the Galápagos Islands. 2001. J. Linn.
SOC., 98: 141-160.
WAGNER, H. P. (1992).- Stygiomysis aemete n. se., a New
Subterranean Mysid (Crustacea, Mysidacea, Stygiomysidae) from
the Dominican Republic, Hispaniola. Bijdragen tot de Dierkunde,
62: 71 -79.
WAGNER, H. P. (1994). A Monographic Review of the Thermosbae-
nacea (Crustacea: Peracarida). Zoologische Verhandelingen, 291:
1-338.
WETMORE, A. (1922).- Remains of Birds from Caves in the Republic of
Haiti. Smithsonian Miscellaneous Collections, 74 (1): 1-4.