Estudio ecol�gico del ecosistema cavern�cola de una sima de origen volc�nico : la sima Robada : Tenerife, Islas Canarias
ENDINS, n." 10-11. 1985. Ciutat de Mallorca.
ESTUDIO ECOLÓGICO DEL ECOSISTEMA
CAVERNICOLA DE UNA SlMA DE
ORIGEN VOLCÁNICO:
LA SlMA ROBADA (Tenerife, Islas Canarias)
por J. L. MART~N,
P. O R O M ~
y J. BARQU~N
*
Resum
En el present article es fa un estudi ecologic d'un avenc volcanic (Sima Robada,
Tenerife, Mes Canaries), analitzant-se prirnerarnent I'orígen d'aquestes forrnacions
geologiques, així corn les influencies que la seva particular morfologia té sobre la fa-
una. Tarnbé es descriuen els fluxes energetics d'entrada i la manera corn s'organitzen
les especies cavernícoles en funció d'aquells, arribant a la conclusió de que, per les
seves característiques, la cornunitat cavernicola de la Sima Robada s'assernbla rnés a
les de tipus tropical que no pas a les de clirnes ternperats. Finalrnent s'estableixen,
per una banda, associacions entre aquestes especies i les d'altres coves de Tenerife,
elaborant-se algunes teories al voltant de les causes que influeixen en la distribució
subterrania de les especies troglobies.
Abstract
In this article we present an ecological study of a volcanic pit (Sima Robada, Te-
nerife, Canary Islands), analysing in the first place the origin of these geological for-
mations and the effects of their particular rnorphology on the fauna. We also describe
the energy input and how the cave species relate to this, and conclude that in its
structure the cave comrnunity of the Sima Robada more closely resernbles the corn-
rnunities of tropical caves than those of ternperate zones. Finally, we establish on the
one hand associations arnong the species of the pit, and on the other hand the rela-
tionships that exist between these species and those of other caves in Tenerife,
drawing various conclusions concerning the factors that are influential in the subte-
rranean distribution of troglobite species.
Irrtroducción
Las cavidades volcánicas tienen para los espe-
(HOWARTH, 1973; UENO, 1973), dos de las regio-
leólogos un interés especial sobre todo por dos as-
nes vulcanoespeleológicas más importantes del
pectos; por un lado, el geológico, debido a su es-
planeta.
pectacular origen por desplazamiento de coladas
En Canarias el primer troglobio que se descu-
Iávicas; por otro, el zoológico, pues hasta hace
brió fue Munidopsis polyrnorpha, un decápodo
poco tiempo se pensaba que estas cavidades no
anoftalmo encontrado en la Cueva de los Verdes
podían albergar una fauna muy especializada de-
de Lanzarote (KOELBEL, 1892). Posteriormente se
bido a su juventud. De este modo, los primeros es-
han recolectado en esta misma cueva nuevos ca-
tudios biológicos en tales cuevas datan de muy po-
vernícolas, siendo en su mayoría invertebrados
cos años, habiéndose iniciado en Hawaii y Japón
acuáticos.
En las demás islas nunca se había emprendido
Universidad de la Laguna, Facultad de Biología, Departamento
el estudio de la fauna cavernicola, a pesar de con-
de Zoología.
tar con algunos tubos volcánicos de gran desarro-

Ilo. Sin embargo, desde que iniciamos nuestros
rife. Su boca se abre justo en la cima de la mon-
trabajos en el medio subterráneo de la isla de Te-
taña de la Atalaya (300 m. sobre el nivel del mar)
nerife hace unos tres años, ya se han obtenido al-
situada en el macizo de Anaga, una de las zonas
gunos resultados, como ha sido el hallazgo de cier-
más viejas de la isla con cinco millones de años de
tos troglobios m u y adaptados a su medio, entre
antigüedad (CARRACEDO, 1979).
ellos arácnidos, isópodos, miriápodos e insectos.
.. La Sima Robada tiene una característica forma
Además se han realizado ,determinados estudios
d e campana con una boca m u y estrecha de unos
ecológicos en varias cavidades como la Cueva del
40 cm. de diámetro, que poco a poco se va agran-
Viento y la de San Marcos en Icod, la Cueva de los
dando a medida que se desciende, hasta ser de
Roques en Las Cañadas y la Cueva Honda de Güí-
unos 20 m. en la base (Fig. 1). La máxima profundi-
m a r (MARTIN, 1982), encontrándose la bioespeleo-
dad desde la boca es de unos 37 m.
logía en una verdadera fase expansiva.
En otras simas que hemos podido visitar, he-
La génesis de los tubos volcánicos ya se ha
m o s observado en algunos puntos la existencia de
explicado en otras ocasiones (HERNANDEZ-PA-
estafilitos (Sima del ~ u j e r o
del Silo en la Gomera),
CHECO, 1909; BRAVO, 1954), pero existe otro tipo
o de acanaladuras verticales (Sima de Jinámar en
d e cavidades -las
simas volcánicas-,
que hasta
Gran Canaria); en el presente caso, sin embargo, la
la fecha han permanecido olvidadas tanto por los
erosión ha sido m u y intensa y las paredes están
geólogos como por los biólogos, quizás debido a la
completamente desprovistas de dichas estructuras
dificultad que entraña su acceso. Una de ellas, la
debido a los desprendimientos, habiendo incluso
Sima Robada, es el objeto de nuestro estudio.
algunos bloques encajonados m u y inestables. Por
ello, el fondo está lleno de derrubios que forman
u n montículo de unos cuatro metros de altura y
cuya cúspide coincide exactamente con la vertical
Localización y morfología
de la boca (a unos 30 m. de profundidad). Tal acú-
mulo n o permite observar el verdadero sustrato de
Se encuentra en las proximidades del pueblo
la cueva, probablemente situado a varios metros
de lgueste de San Andrés en el noreste de Tene-
más de profundidad.
S I M A ROBADA
lgueste de San Andrés
Figura 1.
Topografía de la Sima Robada. Las indicaciones de la
base señalan los lugares donde se colocaron las seis

estaciones de muestreo.

Modogénesis de una sima
unos miles de años, suelen quedar completamente
volcánica
obstruidos por colrnatación. Las primeras, en cam-
bio, pueden tener a veces antigüedades de hasta 5
millones de años, siendo las únicas cuevas existen-
Por sus peculiaridades, la Sima Robada se
tes en los terrenos más viejos y erosionados del
puede considerar como una cavidad tipo para estu-
Archipiélago como sucede con la zona de Anaga.
diar el origen de estas cuevas verticales, que se ex-
plicaría como sigue (Fig. 2).
Cuando el magma procedente de un foco vol-
Estudio ecológico:.
cánico comienza a abrirse camino entre materiales
consolidados y aflora en superficie, se forma una
el medio físico
boca eruptiva por donde la lava sale al exterior
(Fig. 2, a). Pero en un momento dado cesa la emi-
Las condiciones de humedad delntro de la
sión de materiales fundidos, debido sobre todo a
sima son siempre superiores a un 90 %, acrecen-
dos posibles causas: a) que el flujo interno se
tándose durante los periodos lluviosos, pues el
pare; b) que aparezca una segunda boca en una
agua que penetra por la boca llega hasta su mismo
cota más baja por donde el magma pueda salir,
fondo. La temperatura es elevada, de unos 22O C.,
dando lugar a un descenso del nivel de la lava en
con fluctuaciones de uno o dos grados a lo largo
el primer conducto, hasta la altura de la nueva
del año y en todo el interior de la cueva. En cuanto
boca (Fig. 2, b).
a la luminosidad, no hay ningún punto en su inte-
Fundamentalmente en el segundo caso se
rior donde la oscuridad sea total.
creará un vacío interno, originándose una gran bó-
En el fondo es posible diferenciar dos tipos de
veda con una boca superior, quedando así consti-
sustrato, uno terroso y otro de bloques; el primero,
tuída la sima (Fig. 2, c). Este mecanismo es similar
en la zona central del montículo de derrubios de la
al que se ha explicado para la sima de Jinámar
base, y el segundo -más abundante-, en todo el
(ARAÑA y CARRACEDO, 1978), o para algunos hor-
resto.
nitos en Estados Unidos (PECK, 1974), pudiendo en
Desde el punto de vista energético, la Robada
ocasiones complicarse con violentos escapes de
es una cavidad eutrófica con gran cantidad de ma-
gases.
teria orgánica que penetra principalmente por la
Las simas son, de todas las cavidades volcáni-
boca merced al efecto gravitatorio (Fig. 3). Puede
cas, las que mejor resisten el paso del tiempo, a
tener varios orígenes:
diferencia de los tubos de lava que, al cabo de
-
Animal. Se incluyen aquí los vertebrados
que llegan a la cueva por accidente como son la-
gartos (Gallotia galloti), ratas (Rattus rattus) y co-
nejos (Oryctolagus cuniculus). Y por otro lado,
aquéllos que son lanzados desde el exterior con
objeto de deshacerse de ellos, como perros, gatos,
etc. También caen muchos invertebrados que a ve-
ces son capaces de hacer una vida normal dentro
de la cueva, constituyendo un continuo aporte de
material orgánico y genético.
-
Vegetal. Gracias a la acción del viento y de
la gravedad, llegan muchos vegetales y semillas.
Este aporte es mayor de lo que en principio pu-
diera pensarse y contribuye un tanto a paliar la
inexistencia de raíces dentro de la cueva. Además
hemos observado la presencia de hongos y algas
en el suelo y paredes.
Metodología de muestreo
La cavidad ha sido visitada en múltiples oca-
Figura 2. Representación esquemática de la formación de una
siones, colocándose en dos de ellas (9-Xll-82 y 24-
sima volcánica:
111-83) trampas tipo Barber (BARBER, 1931), con ob-
A-Salida
de la lava por la boca eruptiva superior.
jeto de cuantificar las recolecciones. En total se eli-
B -Abertura de una nueva boca en una mta inferior
y descenso del nivel de la lava que escurre por el
gieron seis estaciones de muestreo en los lugares
nuevo conducto de salida.
indicados en la Fig. 1; tres de ellas (estaciones 1, 2
C -
Forma defintiva de la sima al solidificarse la lava.
y 4) estaban en sustrato terroso, y las restantes (3,

Figura 3.
Flujos energéticos de entrada en la Sima Robada.
5 y 6) en sustrato de bloques. Cada trampa perma-
sima. Las especies capturadas fueron (Tabla 1):
neció instalada 20 días y simultáneamente a su co-
locación y recogida se hicieron muestreos a vista
Clase GASTEROPODA
en u n radio de 1,5 m. aproximadamente.
Los datos así obtenidos se sometieron luego a
Orden Stylommatophora
u n tratamiento matemático con los índices siguien-
Familia Helicidae
tes:
Hemicycla plicaria (Lamarck). También ha sido re-
-
IndEe de constancia, nos indica el porcen-
colectada en otra cueva de la isla (Cueva de las
taje de estaciones en que apareció determinada
Animas, en Taganana). No obstante y salvo
especie.
m u y raras ocasiones, n o es frecuente encon-
-
lndice de dominancia, nos indica el porcen-
trarla viva. Probablemente entre en la sima por
taje de ejemplares pertenecientes a una especie
accidente, buscando refugio bajo las piedras
concreta.
de la entrada, no siendo capaz de vivir en su
-
lndice de riqueza específica, que indica el
interior.
número de especies en cada estación.
Familia Helicodontidae
-
lndice de diversidad, que relaciona la ri-
Caracollina lenticula (Michaud). Trogloxeno regu-
queza en especies con sus densidades relativas;
lar de amplia distribución en el planeta. Rizo-
escogimos de Shannon-Weaber entre la amplia
saprófago.
gama de índices existentes.
Calculamos asociaciones entre especies me-
Clase ARACHNIDA
diante el índice de similitud de Sorensen, al cual se
le aplicó luego u n test de X 2; también se obtuvie-
Orden Acarina
ron asociaciones entre estaciones con el indice de
Familia, género y especie in
similitud de Kulczynski, que luego se visualizó en
forma dendrográmica (MARTIN, 1984).
Orden Schizomida
Schizomus portor~cens~s
(C
cie pertenece a un orden hasta ahora descono-
Estudio ecológico :
cido en el Archipiélago. Su centro de disper-
el medio biológico
sión se encuentra en Centroamérica, habién-
dose expandido por todo el Caribe y algunos
Recolectamos un total de 30 especies, valor
puntos de la costa del Pacífico; incluso se la ha
bastante alto para las dimensiones que presenta la
detectado en un jardín botánico de Gran Breta-

fía. (CLOUDSLEY-THOMPSON, 1949).
Familia Linyphiidae.
En Canarias sólo ha aparecido en Tenerife, en
Leptyphantes sp. Troglófilo y zoófago.
dos localidades distintas separadas entre si
por unos 30 km.: la Sima Robada y la Cueva
Clase CHILOPODA
Honda de Güímar. En la Sima Robada es muy
fácil de localizar, pero a pesar de que hemos
Orden Lithobiomorpha.
recolectado más de 100 ejemplares, todos
Familia Lithobiidae.
eran hembras. Esto no es raro, ya que S. por-
Lithobius teneriffae Latzel. ES, un endemismo de Ca-
toricensis es un partenogenético facultativo
narias que según nos informó el Dr. A. Serra,
(REDDELL, in litt) y sus hembras pueden perte-
hacía bastantes años que no se capturaba.
necer a dos clones diferentes según sea mayor
También lo hemos recolectado en la Sima de
o menor su tendencia a cruzarse con los ma-
Jinámar (Gran Canaria), siendo evidente que
chos (ROWLAND y REDDELL, 1977). Los ejem-
presenta cierta tendencia a introducirse en las
plares de Canarias pertenecerían al clon parte-
cuevas. Suponemos por ello que es un troglo-
nogenético, lo cual facilitaría hasta cierto
xeno regular. Zoófago.
punto sus posibilidades de perpetuarse ante
un desplazamiento fortuito. De hecho, el caso
de especies partenogenéticas que colonizan
Clase DIPLOPODA
las Islas no es raro, conociéndose ya algunos
casos en Tenerife, como el del dictióptero Pyc-
Orden lulidae.
noscelis surinamensis y el embióptero Ha-
Familia Ommatoiulidae.
ploembia solieri (BAEZ, 1982). Es posible que
Ommatoiulus sp. Trogloxeno accidental.
en el caso de S. portoricensis, el vector de des-
plazamiento haya sido la importación de deter-
minadas plantas tropicales, al igual que suce-
Clase CRUSTACEA
dió en Inglaterra. Especie de hábitos zoófagos.
Orden Isopoda.
Orden Araneae.
Familia Porcellionidae
Familia Dysderidae.
Porcellio scaber Latreille. Trogloxeno regular. Sa-
Dysdera sp. Troglófila y zoófaga.
prófago.
Familia Clubionidae.
Metopornothus sexfasciatus sexfasciatus B. - L.
Género y especie indeterminados. Troglófilo y zoó-
Trogloxeno regular. Saprófago.
fago.
Metopornothus sp. Trogloxeno accidental.
ESTACIONES 1
1
1
2
1
3
1

ESPECIES CAPTURADAS
FUERA DE MUESTRE0
Metopornothus sp.
Theridium sp.
Nesarpalus sanctaecrucis
Licinopsis altenans

Medon sp.
Pachydema sp.
Litargus coloratus
Anthicus canariensis
Nesotes transversus
Liparthrum curtum
Conicera tibialis

1
Tabla l. Lista de especies capturadas en los dos rnuestreos por estaciones y fuera de los mismos.

Clase INSECTA
da con otro dictióptero en Marruecos, el bláti-
do Alluaudellina cavernicola Shelf. cuyos ma-
Orden Collembola.
chos pueden presentar ojos en todos los esta-
Familia, género y especie indeterminados.
dios regresivos, siendo también una especie
Familia Isotomidae.
abundante (JEANNEL, 1943). Especie de hábi-
Lepidocyrtus f~exicollis Gisin. Trogloxeno acci-
tos omnívoros.
dental.
Orden Coleoptera
Orden Dyctioptera
Familia Carabidae
Familia Blatellidae
Nesarpalus sanctaecrucis (Woll.). Trogloxeno acci-
Loboptera sp. 1. Esta especie es posible recolectar-
dental.
la tanto con ojos funcionales como ciega o
Licinopsis alternans Dej. Este carábido endémico
anoftalma; incluso en una misma trampa han
de Tenerife, también lo hemos encontrado en
caído ejemplares de los tres tipos.
otro tubo volcánico del sur de la isla (Cueva
Es un troglobio braquíptero y despigmentado
Fea de Arico). Trogloxeno regular, zoófago.
que posee en superficie tres representantes de
Familia Staphylinidae.
su mismo género, L. fortunata Kraus, L. cana-
Medon sp. Trogloxeno accidental.
riensis Chopard y L. decipiens (Germ.). Nues-
tra especie es muy diferente a todas ellas y
Familia Scarabaeidae
tampoco tiene ninguna similitud con los de-
Pachydema sp. Trogloxeno accidental.
más representantes epigeos del género (que
en la región Paleártica cuenta con unas 11
Familia Mycetophagidae.
especies).
Litargus coloratus Rosh. Trogloxeno accidental.
En otras cavidades de la lsla también hemos
Familia Anthicidae.
recolectado otro troglobio del mismo género,
Anthicus canariensis Woll. Trogloxeno accidental.
Loboptera sp. 2, que igualmente se trata de
una nueva especie, siendo siempre todos los
Familia Scolytidae.
individuos anoftalmos. La distribución de este
Liparthrum curtum Woll. Trogloxeno accidental.
otro blatélido es mucho más amplia que la.de
Loboptera sp. 1, habiéndose encontrado siem-
Orden Diptera.
pre en cavidades de las zonas más recientes
Familia Phoridae
de la lsla (serie eruptiva 111). La Sima Robada,
Conicera tibialis Schmitz. Trogloxeno accidental.
en cambio, se encuentra en una de las zonas
Megaselia sp. Esta es la especie más abundante de
más antiguas (Serie 1) (CARRACEDO, 1939).
todas las de la sima (sin contabilizar los áca-
Loboptera sp. 1 posiblemente sea un troglobio
ros). La hemos recolectado a su vez en todas
reciente en el que ciertos caracteres como la
las demás cuevas de la Isla, con excepción de
reducción ocular no están tan evolucionados
aquéllas situadas en cotas elevadas. Trogloxe-
como en Loboptera sp. 2. Un caso similar se
no regular, saprófago.
T E N E R I F E
. Lobopie.. SP2
0 Loboplerm 'pl
m COLADAS DE LA 5ÍRII.-1
Figura 4.
Distribución en Tenerife de las especies subterráneas
del género Loboptera.

Familia Calliphoridae.
-
Muy rara (MR), si sus poblaciones constitu-
Calliphora vicina Rob. - Desv. Es un trogloxeno re-
yen menos de un 2 % de la comunidad.
gular que también hemos recolectado en la
Como se ve en la Tabla 11, la categoría MR es la
Cueva de los Roques (en las Cañadas del Tei-
que cuenta con más componentes, 11 especies en
de), Cueva del Viento (Icod), Cueva de San Mar-
el primer muestreo (78.6 %) y 8 en el segundo
cos (Icod), Cueva Honda (Güimar) y Cueva de
(53.3 %). En el segundo rnuestreo hubo especies
Arafo. Saprófago.
cuyas poblaciones aumentaron con reslpecto al pri-
mero, como Schizomus portoricensis, Porcellio
Orden Hymenoptera.
scaber, o Pheidole megacephala y otras como Me-
Familia Formicidae
gaselia sp. disminuyeron. Loboptera sp., el único
Messor minor maurus Santschi. Dentro de la sima
troglobio de la cueva, también fue más abundante
vive solamente en la zona que está bajo la
en el primer muestreo que en el segundo, donde
boca, pues al ser de dieta granívora, es aquí
todos los ejemplares capturados tenían ojos.
donde únicamente puede satisfacer sus nece-
El grupo de los ácaros lo hemos excluidr, del
sidades alimenticias. Trogloxeno regular, om-
cálculo de los índices de constancia, dominancia y
nívoro.
diversidad, por ser muy elevado el número de
Pheidole megacephala (Fabr.) Especie cosmopolita
ejemplares capturados (más de 2.500 en un solo
(BARQUIN, 1981) determinada por X. Espadaler.
muestreo); así se evitó que las demás especies
Trogloxeno regular de régimen omnívoro.
quedaran enmascaradas por este valor.
En el segundo muestreo aparecieron algunas
Hemos reunido las especies en cinco grupos
especies que no se observaron en el primero,
atendiendo a los valores de dominancia en el
como son Leptyphantes sp., Calliphora vicina y Lit-
muestreo por estaciones:
hobius teneriffae. Hubo 11 especies que no se re-
-
Muy abundantes (MA), si el índice de domi-
colectaron nunca en el muestreo por estaciones,
nancia (Id) es superior al 50 %.
sino en visitas anteriores o posteriores a la realiza-
-
Abundante (A), si se encuentra entre un
ción del mismo; probablemente se deba a que en
25 % y u n 5 0 % .
su mayoría son especies accidentales cuya presen-
-
Frecuente (F), cuando está entre un 9 % y
cia en la cueva sería fortuita y no permanente.
un 25 %.
En general, el nivel de adaptación de la fauna
-
Rara (R), cuando está entre un 2 % y un
a la vida estrictamente subterránea es bajo, exis-
9 %.
tiendo tan sólo un troglobio y cuatro troglófilos. El
1.O muestre0
2.' muestre0
ESPECIES
Hemicycla plicaria
Caracollina lenticula

Acaro indet.
Schizomus portoricensis
Dysdera sp.
Clubionidae Indet.
Leptyphantes sp.
Lithobius teneriffae
Ommatoiulus sp.
Porcellio scaber
Metopornothus sexfasciatus
Colémbolo indet.
Lepidocyrtus flexicollis
Loboptera
sp. 1
Chironomidae indet.
Megaselia sp.
Calliphora vicina
Pheidole megacephala
Messor minor maurus
Tabla II. lndices de dominancia y constancia de las especies capturadas en el muestreo por estaciones.

THOMPSON (1944) referente a esta misma espe-
cie, que la observó asociada con el formícido Mo-
nomorium pharaonis (L.). También hay referencias
de otra especie del género Schizomus que come
termitas (BRIGGS y HOM, 1966).
1-
1
Discusión y conclusiones
TROGLOXENOS
m
Del conjunto de animales recolectados en el
TROGLOFILOS
muestreo por estaciones, los saprófagos son los
más abundantes, constituyendo el grupo más rico,
tanto en especies como en individuos (Fig. 7). Por
otro lado, el mayor nivel de adaptación al medio
subterráneo se encuentra en los omnívoros y zoó-
fagos,mientras que los rizófagos, como es lógico,
son los más raros. Luego hay otro grupo de espe-
cies de diferentes regímenes alimenticios que se
encuadran en la categoría de trogloxenos acciden-
tales, no alimentándose en la cueva. Estos estuvie-
ron poco representados en el muestreo por esta-
ciones, aunque como ya indicamos, fuera del
mismo se llegó a recolectar hasta diez componen-
tes más. Como vemos, el principal eslabón energé-
1
2
5
3
4
6
tico lo constituyen los detritívoros y, en menor me-
ESTACIONES
dida, los accidentales independientemente de su
dieta, pues no actúan como consumidores. Estos
Figura 5. Riqueza especifica de cada una de las estaciones.
últimos son un grupo variado (43.3 % del total de
especies), estando favorecida su penetración en la
resto son especies trogloxenas que se concentran
sima por la gravedad, al ser una cueva de desarro-
sobre todo en la zona de sustrato terroso existente
llo vertical. La entrada tanto de material orgánico
bajo la boca (Fig. 5). La diversidad también es baja
como genético contribuye a que el aislamiento en-
- d e 0.42 en el primer muestreo y 0.68 en el se-
tre el medio subterráneo y el superficial sea menor
do-,
lo cual está de acuerdo con los demás valo-
que en otras cavidades, y de ahí el bajo nivel de
res obtenidos en otras cavidades volcánicas de la
adaptación encontrado en la comunidad caverní-
Isla, cuyas diversidades según el índice de Shan-
cola.
non siempre son inferiores a 1.
Al ser la Sima Robada una cueva eutrófica con
Agrupando las estaciones en virtud de su com-
una temperatura interna elevada y un bajo porcen-
posición faunistica (Fig. 6) se comprueba que las
que están bajo la boca permanecen reunidas (esta-
ciones 1, 2 y 4). La estación 5, en sustrato de blo-
muestre0 1
m w s t r e o 2
ques, manifestó una cierta similitud en el primer
muestreo con la 2 y la 4 de sustrato terroso, pero
no en el segundo, donde quedó completamente
apartada de las demás.
En cuanto a las agrupaciones entre especies,
cabe destacar en el primer muestreo (Tabla III) el
grupo formado por Schizornus portoricensis, Phei-
dole megacephala, Caracollina lenticula y Mega-
selia sp.; todas presentaron entre'sí similitudes
significativas y a veces muy altas, como entre el
esquizómido y el formícido (100 %). En el segundo
muestreo no se pbtuvieron resultados significati-
vos y no fue posible establecer ninguna asociación.
La relación entre S. portoricensis y P. rnega-
cephala pudiera ser de tipo depredador-presa,
pues es posible que el arácnido se alimente de hor-
Figura 6. Dendrograma de similitudes entre las distintas esta-
migas, de acuerdo con el trabajo de CLOUDSLEY-
ciones atendiendo a su composición faunistica.

Pheidole megacephala
Schizomus portoricensis

Caracollina lenticula
Megaselia sp.
Loboptera sp.
Hemicycla plicaria
Dysdera sp.
Acaro indet.
2
2
c
al
m
-
O
-C:
.-
3
S
m
2
.-
L
+-,
O
O
+-,
m
C
2
--.
O
-
$
Q
a
m
a
U)
B
m
.- 4
ci
r
2
a,
S
m
- o)
-
'"
u
1
$
O
-O "
!
$
o
Q
+-
L?
.- C
w
O
-3
m
O
O
a,
.-
2
F?
O
t
?
S
4
u
O
x
?
Q
mQ

3
0,
Tabla 111.
Matriz de similitudes y test de significación entre las especies capturadas en el primer muestre0 por es-
taciones realizado. El signo + significa en cada caso, que hay una probabilidad de un 95 % de que la
coincidencia no sea consecuencia del azar.
56.
taje de troglobios, se asemeja más a
5 5 - 1
ITx
m
tipo tropical que templado, a diferencia del res
lf
de tubos volcánicos de la Isla. La presencia de
2i""m
portoricensis viene a apoyar esta hipótesis, pues
se trata de una especie de distribución tropica
que suele vivir en zonas ricas energéticament
(mantillo del suelo, cuevas con guano abundante.
m
u
m!
etc.). Diremos a este respecto, que en el continen
I!
americano se conoce un caso similar con S. sho
I
honensis Briggs y Hom, que se encuentra en un
y 10
cueva del desierto de Shoshone, en California. Est
U
cueva, a pesar de su latitud, es considerada de tip
tropical debido a su temperatura y a la abundanci
de excrementos de un grillo allí muy frecuent
,
U
7
1
C
(BRIGGS y HOM, 1972). La otra localidad dond
S
hemos encontrado S. portoricensis, la Cuev
2
Honda, es un jameo que se comporta como
pequeña sima, con unas características en su
trada similares a las de la Robada, siendo aq
donde apareció el arácnido.
Probablemente todas las especies de la sim
O
se han de considerar como cavernícolas estricto
TX
dado que no son capaces de colonizar a su vez la
l f
~b

red de grietas del subsuelo; incluso Loboptera sp. 1
In
no parece que lo haga, al menos no hay ningú
intercambio genético entre las poblaciones de I
sima y las de las otras cavidades de la Isla. E
cambio, todas las cuevas que se encuentran en t
rrenos más jóvenes (series II y 111) sí manifiesta
Figura 7. Diagrama de las densidades relativas del total de indi-
alguna comunicación bajo tierra, y Loboptera sp.
viduos según sus regímenes alimenticios. Sólo se han
por ejemplo, aparece en múltiples cavidades, a v
representado las especies capturadas en el muestre0
ces muy distantes entre sí (Fig. 4).
por estaciones.
Quizás la causa de que Loboptera sp. 1 viva e

la Sima Robada radique en que al estar ubicada en
Bibliografía
un lugar bastante erosionado, las grietas del sub-
suelo aquí no persistan como ocurre en las coladas
ARAÑA, V. y CARRACEDO, J. C. 1978. Los volcanes de las lslas
Canarias: 1, Tenerife. Ed. Rueda, Madrid. 151 pp.
más jóvenes. Ya HOWARTH en 1973 argumentó
BARBER, H. S. 1931. Traps for cave-inhabiting insects. Journal of
que cuando los tubos volcánicos poseen una anti-
the Mitchell Society, 46: 259-266.
güedad superior a unos 50.000 años, sus especies
BARQUIN, J. 1981. Las hormigas de Canarias (taxonomía, ecolo-
emigran a otros macizos volcánicos más jóvenes
gia y distribución de los Formicidae). Secretariado de publi-
huyendo de la colmatación de las grietas que
caciones de la Universidad de la Laguna, S/C. de Tenerife.
tiende a reducir sus hábitats. Es posible que esto
584 PP.
BRAVO, T. 1954. Tubos en las coladas volcánicas de la lsla de Te-
suceda en las coladas volcánicas más antiguas,
rife (Canarias). Bol. R. Soc. Esp. Hist. Nat. Tomo homenaje al
donde, como en nuestro caso de la región de
Dr. Hernández-Pacheco: 105-1 15.
Anaga, no existen tubos volcánicos y las únicas
,BRIGGS, T. S. y HOM, K. 1966. A new Schizomid Whipscorpion
formaciones espeleológicas que persisten son las
frorn California with notes on the others (Uropygi-Schizomi-
dae). The Pan-Pacific Entomologist, 4 (42): 270-274.
simas.
BRIGGS, T. S. y HOM, K: 1972. A cavernicolous Whip-scorpion
La Sima Robada no es por tanto un.medio
frorn the northern rnojave desert, California (Schizomida:
ideal para que se asiente en él una fauna de troglo-
Schizomidae). Occ. papers of the California Academy of
bios muy especializados, y de hecho el único que
Sciences, 98: 1-7.
CARRACEDO, J. C. 1979. Paleomagnetismo e historia volcánica
hay carece de los caracteres morfológicos de un
de Tenerife. Ed. Aula de cultura de Tenerife. 82 pp.
cavernícola muy adaptado a su medio.
CLOUDSLEY-THOMPSON, J. L. 1949. Notes on Arachnida. The
entomologist Monthly Magazine, LXXXV: 261-262.
HOWARTH, F. G. 1973. The cavernicolous fauna of Hawaiian lava
Agradecimientos
tubes. 1. Introduction. Pacific insects, 15 (1): 139-151.
HERNANDEZ-PACHECO, E. 1909. Erupción del Corona y Malpais
de la Cueva de los Verdes. Mem. R. Soc. Esp. Hist. Nat., VI:
Hemos de mostrar nuestro agradecimiento a
213-226.
los Dis. M. Báez, K. Christiansen, H. Dalens, M. Ibá-
JEANNEL, R. 1943. Les fossiles vivants des caverms. Ed. Galli-
rnard, Paris, 321 pp.
ñez, C. Ribera, A. Serra y C. Vicente por su valiosa
KOELBEL, K. 1892. Beitrage zur Kenntnis der Crustaceen der Ka-
ayuda en la determinación de muchas de las espe-
narischen Inseln. Ann. d. K. K. Naturhist. Hofmuseums, 7: 105.
cies que aquí se nombran, así como a la Federa-
MARTIN, J. L. 1982. El ecosistema cavernícola en los tubos volcá-
ción Territorial Canaria de Espeleología por su
nicos del Valle de Güimar. Publicaciones de b F. T. C. E.
S/C. de Tenerife. 68 pp.
magnífica colaboración en todo momento.
MARTIN, J. L. 1984. El medio cavernícola en las Islas Canarias.
Estudio ecológico de dos cavidades volcánicas de la lsla de
Tenerife: la Cueva del Viento y la Sima Robada. Memoria de
licenciatura, Universidad de la Laguna.
PECK, S. B. 1974. Unusual Mineralogy of the Crystal Pit Spatter
Cone, Craters of the Moon National Monument, Idaho. Bulletin
NSS, 36 (1): 19-24.
ROWLAND, J. M. y REDDELL, J. R. 1977. A review d
the caverni-
cole Schizomida (Arachnida) of Mexico, Guatemala, and Beli-
ze. Assoc. Mex. Cave Stud. Bull. 6: 79102.
UENO, S. 1% 1973. The fauna of the lava caves in the far East.
Actes du VI " CIS, Praga: 237-242.