Cueva Victoria : Murcia, Espa�a : lugar de ocupaci�n humana m�s antiguo de la pen�nsula Ib�rica
ENDINS, n.' 8. 1981. Ciutat de Mallorca.
«CUEVA VICTORIA» (Murcia, España): LUGAR
DE OCUPACIÓN HUMANA MAS ANTIGUO DE LA
PEN~NSULA
IBÉRICA
Eudald CARBONELL*
Joan PONS-MOYA****
Jordi ESTEVEZ**
Jordi AGUST~*****
Salvador MOYA-SOLA***
Josep F. de VILLALTA**
Resumen
El yacimiento cárstico de la .<Cueva Victoria.> ha proporcionado además de nu-
merosos restos de mamíferos fósiles, que permiten datarlo como perteneciente al in-
terglaciar Gunz-Mindel, una serie de restos antropogénicos. El depósito de la <<Cueva
Victoria= es hasta la fecha el más antiguo de la Península Ibérica donde se ha podido
atestiguar la presencia humana.
Summary
The -Cueva Victoria>>
karst ( ~ u r k i a ,
Spain) has fournished an abundant macro-
and microfauna belonging to the Gunz-Mindel interglaciar. It has also fournished re-
mains of bone and lithic industry. ~ G u e v a
Victoria>. is, at the moment, the oldest loca-
lity of the lberian Peninsula with remains of human activity.
Introducción
Desde 1977, cuando uno de nosotros (JPM)
nocido en Europa, el interglaciar Gunz-Mindel. En
descubrió el yacimiento de la Cueva Victoria, los
segundo lugar, el hallazgo de objetos de factura
autores del presente ar~iculo han venido reali-
humana en el yacimiento, representados por in-
zando una serie de campañas de excavación du-
dustria litica y ósea, permite demostrar la presen-
rante los años 1977 al 1980, obteniendo abun-
cia del hombre en la Península lbbrica durante
dante material paleontológico. Fue a partir de
este interglaciar.
1979 cuando se localizaron los primeros restos
que indicaban que la Cueva Victoria pudo repre-
sentar un lugar de ocupación humana esporádico.
Este depósito tiene pues un excepcional inte-
rés, que viene determinado por dos aspectos. Por
una parte, los datos paleontológicos obtenidos
han permitido profundizar en el conocimiento de
la faunistica de un periodo temporal muy mal CO-
1.
Situación geográfica
&
El yacimiento se encuentra
( )
Associació Arqueolbgica de Girona.
ladera' sur del cerro de San Gi
(")
Institut ,.Jaime Almera,. Barcelona C.S.I.C.
cerca de las casas de la Victoria.
L
("*)
Departament de Paleontologia. Universitat Autonoma de
Siguiendo la carretera que conduce de La
Barcelona, Bellaterra (Barcelona) i Institut de Paleon-
ión a la Manga del Mar Menor, a unos dos kms.
tologia de Sabadell, Barcelona.
(--)
C/. Fausto Morell, 20, 2
.
'
.
Palma de Mallorca. Balears.
1 caserío de El Estrecho, se encuentra un pe-
(--*)
Institut de Paleontologia de Sabadell. Barcelona.
etio sendero que conduce al complejo cárstic0

estado de conservación que los de la mencionada
galería.
Todos estos datos nos indican una serie de
hechos: la formación de la brecha Vic la y la col-
matación de la red de conductos inferiores es
prácticamente coetánea y, por tanto, es posible
relacionar el depósito con un nivel de base pró-
ximo a los 60 mts. con relación al nivel marino
actual, pudiendo coincidir con el nivel marino de
'
+ 55 mts. del interglaciar Gunz-Mindel.
Con posterioridad a esta época de fosiliza-
ción, se han detectado fuertes fenómenos de
reexcavación en los sedimentos ya consolidados;
este fenómeno debe relacionarse a un notable
:
Figura 1: Plano de localización de la Cueva Victoria (Vic la).
descenso del nivel de base, ocasionado probable-
mente, por una regresión marina, quizás pertene-
de La Victoria. Se conocen dos entradas princi-
ciente ya al Mindel.
pales a la cueva, que hemos denominado Vic I y
En conclusión, por los datos expuestos se
Vic II.
puede establecer una cronología aproximada de
La pequeña cadena montañosa donde se lo-
la brecha osífera de la Vic la, gracias a su relación
caliza dicha cavidad forma con la sierra de car-
con los niveles marinos, del interglaciar Gunz-
tagena, que se prolonga hacia el cabo de Palos,
Mindel, que marcaron los diferentes niveles de
un valle que se encuentra actualmente cubierto
base del complejo freático.
por aluviones cuaternarios. El yacimiento se halla
a unos dos kms. de las salinas del Mar Menor
(Fig. 1).
III. Fauna del yacimiento de la
Cueva Victoria
E
11.
Características del depósito
VALENZUELA (1970) y PONS-MOYA y MOYA-
SOLA (1979) proporcionaron los prim'eros datos
En este apartado se incluyen los datos sobre
sobre la fauna de este depósito cárstico. El pri-
la génesis del complejo cárstico y del depósito
mero cita exclusivamente Equus stenonis, Equus
osífero, así como sus posibles relaciones con las
caballus y un dudoso Hipparion. En la nota preli-
oscilaciones marinas del Pleistoceno inferior.
minar de PONS-MOYA y MOYA-SOLA (1979) se
Las entradas actuales de la Cueva Victoria,
considera únicamente válida la cita de Equus ste-
producidas artificialmente por los trabajos de mi-
nonis, y se ,presentan los primeros datos sobre la
nería, se situan a 60 mts. sobre el nivel del mar.
fauna de mamíferos, prestando especial atenci
En la Vic 1, donde se localiza la brecha principal
a los carnívoros.
(Vic la), los sedimentos llegaron a colmatar com-
pletamente la galería (Fig. 2). La fosilización de la
mitido ampliar y modificar la lista preliminar, así
galería principal fue probablemente coetánea a la
como precisar los datos que se poseían sobre la
de un lapiaz de superficie por limos rojos muy ri-
cronología del depósito.
cos en óxidos de hierro y manganeso, que nos su-
Hay que señalar que el material de la Cueva
giere una sedimentación bajo un clima cálido.
Victoria proviene de tres depósitos que, debido a
Coetáneamente a la fosilización. de la galería
su aparente individualidad dentro del complejo
principal, y a escasos metros de profundidad (5 a
cárstico, hemos preferido separar. La Vic la (Fig.
6 mts. aprox.), la red de galerías freáticas conti-
2) localizada en la primera entrada, dentro de la
nuaba activa, por lo que puede situarse el nivel de
sala principal, contiene la casi absoluta totalidad
base a esta altura. Los conductos inferiores se
de los restos de macromamíferos, toda la indus-
fueron rellenando de arcillas y arenas con restos
tria ósea y parte de la lítica (Pieza n." 1 de la des-
osíferos(Fig. 3); la fauna de estos niveles es idén-
cripción). El depósito denominado Vic lb contien
tica a la de la galería principal, por lo cual le atri-
casi exclusivamente restos de micromamíferos,
.buirnos la misma edad. Se debe descartar com-
pletamente la posibilidad de que los depósitos
de la primera sala. En la segunda entrada de I
que rellenan dichos conductos provengan de una
cueva se halla el tercer yacimiento, denominad
resedimentación de los niveles de la Vic la, pues
los restos fósiles que contienen están en mejor
milar, y pueden co

CUEVA V I C T O R I A
Murcia
CROOUIS VIC. la
Figura 2: Sección del yacimiento Vic la.
I.L. 1: localización de la industria litica (pieza 1).
I.L. 2-3: localización de la industria litica (piezas
2 Y 3).
1.0.: localización de la industria ósea.
próxima. Los dos últimos yacimientos (lb y II), al
La fauna del depósito de la Vic la, es la si-
no presentar ninguna relación con la industria hu-
guiente:
mana, los posponemos a otro estudio en el que
expondremos detalladamente su fauna.
Insectivora:
Hay que señalar también que en la entrada
Crocidura sp.
Vic I se localizan unos aluviones, aparentemente
Erinaceus sp.
desligados del complejo cárstico, de donde pro-
Lagomorpha:
ceden las piezas Iíticas 2 y 3 de la descripción
Prolagus calpensis
(Fig. 2).
Oryctolagus cf. lacosti
Chiroptera: ,
Rhinolophus euryale
'
Rhinolophus cf. meh
Miniopterus sp.
Proboscidea:
Perisodactyla:
Figura 3: Sección de una de las galerías freáticas inferiores. .

Carn ivora:
mos con algunos ejemplares de d a n i s arnensis,.
Vulpes sp.
de Valdarno (Italia), pero a nuestro juicio deben
Canis etruscus
considerarse, junto con la especie de MARTIN, si-
Xenocyon rosi
nónirnas de Canis etruscus Major. El -Cuan., rosi
Lynx sp.
(PONS-MOYA y MOYA-SOLA, 1979) hallado en
Panthera gombaszogensis
este yacimiento debe incluirse en el género Xeno-
Megantereon sp.
cyon de acuerdo con el trabajo de SCHUTT
Viretailurus schaubi
(1973); este género tiene una amplia distribución
Acinonyx sp. ?
en Europa, pero hasta la fecha solamente se co-
Pachycrocuta brevirostris
nocía en yacimientos de edad mindeliense, debido
Carnívoro indet.
a lo cual la forma de la Cueva Victoria puede con-
Artiodactyla:
siderarse una de las más antiguas. Es conveniente
Megaceros (Megaceros) savini
tener en cuenta que muy posiblemente el género
..Cervusu elaphoides
Xenocyon está presente en la fauna típicamente
Cf. Hemitragus sp.
Villafranquiense del yacimiento de la Puebla de
Ovibovini indet.
Valverde (Teruel), cuya cronología estaría próxima
Caprini indet.
a la de St. Vallier (Francia); un P3/ de este yaci-
Bovini indet.
miento es atribuido por KURTEN y CRUSAFONT
(1977) a Canis cf. falconeri, pero su morfología y
talla son próximas a la de los ejemplares de X.
spelaeoides de Stránská Skalá I (MUSIL, 1972).
Existe otro cánido en' el yacimiento, pero sus
En este grupo, cabe destacar la presencia de
escasos restos sólo nos permiten atribuirlos al gé-
Allophaiomys chalinei co'n locotipo en este yaci-
nero Vulpes.
miento; el carácter pseudorrómbico del tercer
La familia Felidae está ampliamente represen-
molar superior y la presencia de morfotipos pyti-
tada. En primer lugar, hay que destacar una espe-
myoides indican un parentesco con A. pliocaeni-
cie típicamente Villafranquiense, el Viretailurus
cus pytimyoides de Bourgade y Mas Rambault.
schaubi. Un fragmento de mandíbula con P/4-M/1
Eliomys quercinus ssp. presenta un P/4 con un
y dos P3/, se atribuyen a Panthera gombaszogen-
mesocónido bien diferenciado; en el fondo del va-
sis; estos restos corresponden a una forma de ta-
lle puede observarse un resto de mesolófido. La
lla pequeña, claramente inferior a los ejemplares
talla se aproxima a la de E. intermedius.
Mindelienses y comparable a algunos ejemplares
Entre los quirópteros cabe señalar la presen-
de Valdarno (Italia). Un segundo metacarpiano in-
cia del género Myotis, de talla próxima a la de M. !
dica la presencia de un felino de talla ligeramente
myotis. El género Rhinolophus está representado
inferior al anterior; su gracilidad y su articulación
por R. ellryale y otra forma escasamente repre-
proximal, menos amplia que en el género Pant-
sentada que, por su talla ligeramente mayor, pa-
hera. nos inducen a atribuirlo momentáneamente
rece relacionarse con R. mehelyi. Una extremidad
al género Acinonyx. Con respecto al género Lynx,
dista1 de húmero se atribuye al género Miniopte-
contamos con una mandíbula izquierda con la
rus. A pesar de estar todavía en fase de estudio,
carnicera, que por su morfología y su talla es difí-
los quirópteros de este yacimiento nos permiten
cil de atribuir a una de las dos es~ecies
L. issio-
obtener datos paleoclimáticos de interés. La pre-
dorensis o L. spelea. Por último, contamos con
sencia de Miniopterus y Rhinolophus, nos indican
una característica raiz de canino superior atribui-
un clima cálido, parecido al actual en esta zona.
ble al género Megantereon.
La familia Hyenidae está representada por Pa-
MACROMAMIFEROS
chycrocuta brevirostris especie localizada crono-
lógicamente en el interglaciar Gunz-Mindel en
Carnívoros
sustitución de la especie P. perrieri; sin embargo,
Completando los datos presentados en el es-
esta última persiste en algun0.s yacimientos de
tudio realizado por varios de los autores de este
cronología similar a la de la Cueva Victoria o in-
trabajo (PONS-MOYA y MOYA-SOLA, 1979) se
cluso superiores, como es el caso del yacimiento
amplía y precisa la fauna de carnívoros de la Vic
granadino de Cullar Baza y algún yacimiento ale-
la con nuevos materiales.
mán;si
bien su presencia es siempre muy locali-
Los cánidos están representados en p;imer
lugar por una forma de Canis etruscus con carac-
teres próximos a ~ C a n i s
senezensis- Martin 1973.

Este conjunto de carnívoros se caracteriza
que proliferarán en el Mindel, están representadas
por la presencia de P. brevirostris, C. etruscus y P.
en nuestro yacimiento por formas arcaicas.
gombaszogensis, especies típicas del interglaciar
Gunz-Mindel y del Mindel, asociadas a elementos
típicamente
Villafranquienses como son
V.
Proboscídeos y perisodáctilos
S
schaubi y quizás el género Acinonyx. El género
Megantereon posee en cambio una distribución
El Elephas meridionalis es bastante frecuente
temporal más amplia pues se encuentra desde el
en la Vic la. Es un elemento común en las faunas
Plioceno al Mindel, que es cuando se extingue.
Villafranquienses de tipo St.Vallier y, asimismo, se
Y
De acuerdo con los datos aportados por los
encuentra en yacimientos como Le Vallonet, Dur-
carnívoros, el yacimiento de la Vic la, podría si-
fort y Sinzelles.
tuarse próximo al yacimiento francés de Sinzelles
Equus stenonis y Dicerorhinus etruscus son
y al de Le Vallonet, situados en el interglaciar
dos.formas que, a pesar de su claro origen Villa-
Gunz-Mindel. Debemos añadir que las especies
franquiense, pueden perdurar hasta la primera mi-

tad de la glaciación Mindeliense. El E. stenonis es
una de las formas más abundantes del yaci-
miento; su talla y morfología lo aproximan a E.
stenonis senezensis.
Artiodáctilos
De las seis formas localizadas en este yaci-
miento, solo M.(Megaceros) savini puede conside-
rarse abundante. Le seguiría en segundo lugar
c~Cefvus»
elaphoides, y los bóvidos serían elemen-
tos ocasionales en el depósito. ,
Megaceros (Megaceros) ,qavini está abundan-
temente representado; se atribGyen a esta especie
tres fragmentos de asta, dos de los cuales presen-
tan evidentes signos de utilización humana (Fig. 4
y 5). Estos dos fragmentos pertenecen a la parte
basal: roseta, primer candil y >parte de la rama
principal. 'El primer candil está fuertemente apla-
nado, y su eje mayor es transversal a la dirección
general del asta; su sección en la base es triangu-
lar, con el lado mayor mirando hacia arriba. El ori-
gen de este primer candil se situa casi en con-
tacto con la roseta. Estas características así como
la morfología y medidas de la dentición, permiten
atribuir todo el material del gran cérvido a M.(Me-
gaceros) savini (según nomenclatura de AZZA-
ROLI, 1979).
La distribución espacial de M.(Megaceros) sa-
vini es amplia; abarca la Península Ibérica, Gran
Bretaña, Alemania, Rumania, Moldavia e Italia
(AZZAROLI, 1979). Cronológicamente, AZZAROLI
(1953) la cita en las localidades <<Cromerienses,,
del <<Wey
Bourn Grag,, y <qForest Bed,, (Norfolk,
Inglaterra), mientras que se encuentra ausente de
los niveles mas modernos como el ~<Upper
Fresh-
water Bed., de West Runton. En el Mindel ha sido
citada por KALHKE (1956-59 y 1965) en Sussen-
born y Voigtstedt. En España AZZAROLI (1979) lo
cita en Cullar Baza (Granada) sobre materiales da-
dos por RUlZ BUSTOS (1976) como c<Praemegace-
ros» verticornis. Su distribución temporal abarca
Figura 5: Asta de Megaceros (Megaceros) savini utilizado como
pues desde finales del Pleistoceno inferior hasta
percutor.
Escala gráfica tres centirnetros.

la primera fase de la glaciación Mindeliense.
-Cervus» elaphoides es otro de los elementos
típicos de los depósitos del interglaciar Gunz-
mitragus, contamos entre él con dos M3/, piezas
Mindel (HEINTZ y POPLIN, 1974), 'aunque puede
consideradas como diagnósticas por BONIFAY
llegar hasta el Mindel inferior (CREGUT, 1979).
(1975). El carácter diagnóstico diferencial más im
Esta especie ha sido citada en Durfort, Sinzelles,
portante reside en el desarrollo del metastilo de
Le Vallonet y Saint Prest todos ellos situqbles en
M3/. En el H. bonali del yacimíento de L'Escale y
el Gunz-Mindel. Posteriormente se cita en So-
en el cf. Hemitragus bonali de L'Aragó, el metas-
lehiac (HEINTZ y POPLIN, 1974) y probablemente
tilo posee aproximadamente el mismo desarroll
en los niveles inferiores de L'Aragó (CREGUT,
hacia atrás, desde la superficie oclusal a la bas
1979), de edad Mindel inferior. Fuera de Francia,
de la corona, siguiendo el contorno del Ióbul
se ha citado en Stránská Skalá y en diferentes ya-
posterior. Contrariamente, en Capra el metastilo
cimientos de Moldavia y Alemania, todos ellos con
se va ensanchando paulatinamente. En los do
faunas del Mindel Inferior.
ejemplares de la Vic la, el desarrollo hacia la part
A pesar de poseer escaso material de cf. He-
posterior de ese estilo es absolutamente cons-

tante (los dos M3/ están prácticamente sin des-
cho permite situar este conjunto dentro de lo que
gaste). El resto de caracteres dentarios es idén-
BONIFAY denomina <<faunas
de transición>,, que
tico al material de I'Escale.
abarcan un periodo de tiempo que ocupa desde la
Solamente nueve yacimientos Europeos han
parte final del Pleistoceno inferior (Gunz-Mindel)
p-porcionado restos de Hemitragus. Según BO-
al Mindel. Las faunas postmindelienses son consi-
NlFAY (1975), la cita más antigua corresponde a la
deradas por esta autora como típicamente cuater-
del yacimiento de Sainte Anne d'Avenos (Francia)
narias.
que cronológicamente puede situarse en la pri-
Dentro de este periodo pueden distinguirse, a
mera mitad del Mindel. De confirmarse nuestra
su vez, fases claramente diferenciables por sus
cita, la Cueva Victoria sería el yacimiento más an-
asociaciones faunísticas, que corresponden al
tiguo y premindeliense con Hemitragus.
Gunz-Mindel, Mindel inferior y Mindel superior.
Poseemos escasos restos dentarios atribui-
La Cueva Victoria presenta un cierto número
bles a un Caprini (Capra o Rupicapra) de talla
de elementos Villafranquienses unidos a otros
algo inferior a cf. Hemitragus.
pleistocénicos, muchos de ellos representados
Un M/1 es atribuible a un Bovini que, por su
por elementos arcaicos; característica é!sta.de las
morfología, se aproxima a Leptobos, sin embargo,
faunas de transición en su primera fase.
el escaso material no permite separarlo sin dificul-
Las formas típicamente Villafranquienses es-
tad de Bos o Bison.
tán representadas por Viretailurus schaubi, Acino-
Un M2/ y un M/3 poseen las características
nyx sp.?, Ovibovini indet. y Elephas meridionalis.
básicas de un Ovibovini, pero su morfología los
Otras formas del mismo origen como Equus ste-
separa claramente de los géneros Praeovibos y
nonis, Dicerorhinus etruscus y Megantereon sp.
Ovibos y los emparenta con más proximidad a los
presentan una distribución cronológica más am-
.
Ovibovini de finales del Villafranquiense.
plia, llegando hasta los primeros estadios del
Mindel.
Aparece un segundo grupo de elementos
IV. Edad del depósito Vic la
compuesto por Xenocyon rosi, Canis etruscus,
Panthera gombaszogensis, Megaceros (Megace-
A la hora de situar cronológicamente el yaci-
ros) savini y «Cervusa. elaphoides, inrn igrantes en
miento de la Cueva Victoria, podemos utilizar va-
el Gunz-Mindel y que llegan al Mindel. Destaca-
rios tipos de datos. Evidentemente, los faunísticos
mos que C. etruscus, P. gombaszogensis y Xeno-
son los esenciales, pero pueden corroborarse con
cyon representan además formas arcaicas dentro
los datos sobre la génesis del depósito, e incluso
de sus respectivos phyla.
rl
con los paleoclimáticos.
Es interesante señalar también, la presencia
La fauna del yacimiento de la Victoria la, pre-
de Allophaiomys, elemento típico d~e las faunas
senta una asociación de elementos Villafranquien-
antemindelienses.
-
e s
Y -

ses, juntamente a otros Pleistocénicos. Este he-
Todos estos datos nos permiten incluir e
EUROPA
PEN~NSULA
IBÉRICA
L'Escale*
Cau den Borras*
Abbeville*
Atapuerca*
Stránská Skalá*
Cullar de Baza*
Le Vallonnet*
Cueva Victoria*
Sinzelles*
Venta Micena
Tegelen
Seneze
St. Vallier
Puebla de Valverde
1'8 MA.
Figura 6: Posición cronolóaica del yacimiento de la Cueva Vic-
-
toria (Vic la) en relación a otros yacimi
y de la Peninsula Ibhrica.
* Yacimientos en los que se hapodi
presencia humana.

yacirniento en la fase inicial del periodo de las
2.-Pieza
localizada en 10s aluviones exterio-
faunas de transicion: el Gunz-Mindel.
res (Fig. 2).
Cornparando la fauna de nuestro yacirniento
Núcleo de pequeño tamaño a cinco extraccio-
con 10s depositos de esta edad conocidos en Eu-
nes, sobre material no determinado. Presenta
ropa (Sinzelles y Le Vallonet; 1'3 y 0.9 Ma, respec-
cinco extracciones en la cara anterior y múltiples
tivamente) se observa una gran sernejanza en
en la posterior.
S
cuanto al tipo de asociacion faunistica. Se dife-
3.-Misma
localizacion que el anterior.
I
rencia de 10s depositos Mindelienses de solehiac,
Punta con ligera desviación a la derecha a ta-
L'Escale y Cullar Baza, tanto por la presencia de
Ion plano no cortical. Se ha desprendido con pos-
elernentos estrictamente Villafranquienses, como
terioridad a la preparacion del diedro de la cara
por el estadio evolutivo mas prirnitivo de 10s ele-
anterior una lasca proximal, que afecta de forma
mentos inrnigrantes en el Gunz-Mindel presentes
abrupta y periferica la parte inferior. El bulbo,
en la Vic la.
poc0 marcado, tiene tendencia a difuso, con án-
La situacion de la Victoria la en el interglaciar
gulo de lascado clacto ton ien se,,. Presenta concre-
Gunz-Mindel viene perfectarnente corroborada
cion en la cara ventral, fuerte patina y ero'sion.
por 10s datos paleoclirnaticos y geneticos del de-
Sobre núcleo de caliza de buena exfoliacion (57 x
posito. La asociacion faunistica denota un biotopo
47 x 21) (Lamina Ib).
calido y quizas seco, caracteristico de un periodo
interglaciar. Asimisrno, la posicion del complejo
INDUSTRIA SOBRE HUESO
freatico del sistema carstico, situable en aquellos
mornentos alrededor de 10s + 55 mts., indica un
Toda la industria osea se localiz
periodo interglaciar, atribuible al Gunz-Mindel.
(Fig. 2).
Gracias a las dataciones absolutas de Sinze-
1 .-Lamina
con dos extracciones anteriores
lles y Le Vallonet y a 10s datos faunisticos obteni-
poc0 alargadas y planas; la izquierda es de mayor
dos del yacimiento que nos ocupa, se empiezan a
longitud; talon preparado no cortical, observan-
conocer con mas profundidad las faunas que sir-
dose un pequeño retoque. Bulbo estriado mar-
ven de puente entre las estrictarnente Villafran-
quienses (St.Vallier, Seneze y La Puebla de Val-
verde), con fechas de 1.8 a l
.5 Ma, y 10s yacimien-
tos de inicios del Mindel, como Solehiac, Stranska
Skala I y otros, con cronologías sobre 10s 0.7 Ma.
aristas convexas con tendencia a triangulares,
(Fig. 6).
tenidas por percusion lateral y posterior retoque.
Presentan concrecion (70 x 25 x 20). La tercera
,
pieza no se ha podido rnedir por hallarse frag-
V. Analisis de 10s restos
mentada (Lamina I d y e).
4 y 5.-Percutores
de asta de cervido (Mega-
antropogenicos
ceros (Megaceros) savini).
a) asta de muda, rota a 16 cms. de la base
Es especialmente relevante el hecho de haber
del candil principal y en la del primer candil se-
' encontrado esta fauna de transicion del Gunz-
c u n d a r i ~ . Mide 19 cms. de largo. Diametro ma-
Mindel, asociada a un pequeño grupo de industria
ximo de la roseta: 16 cms. La circunferencia, en la
de indiscutible factura humana, lo que hace de la
mitad de la pieza rnide 15 crns. Presenta señales
Cueva Victoria la el lugar de ocupacion prehisto-
de percusion en el centro de la base y en el borde
rica mas antiguo de la Península, conocido hasta
,antera-extern0 de la roseta (Fig. 4).
el rnornento.
b) asta de muda, rota en el candil principal a
En el yacimiento hemos podido identificar
19 crns. de la base y en el inicio del primer candil
dos tipos de industria: litica y la 'fabricada sobre
secundario. Longitud 24 cms. La circunferencia,
materiales oseos.
en la mitad conservada del candil, mide 17.5 cms.
Diametro rnaxirno de la roseta.6 cms. Presenta se-
INDUSTRIA L~TICA
fiales de percusion en el cenWo de la base y en el
1.-Pieza
localizada en el deposito Vic la (Fig.
borde postero-extern0 de la roseta (Fig. 5).
2).
Estas piezas han sido usadas como percuto-
Es un discoide irregular de talla bifacial (7 x 3
res por el centro y 10s lados de la roseta, centrán-
extracciones). Presenta las dos caras enterarnente
dose su utilizacion sobre dos areas muy concre-
no corticales. Esta recubierto de concrecion en
tas.
El funcionarniento de estos útiles es
gran parte de su superficie, y poc0 erosionada y
diferencial.
debilrnente patinada. Sobre fragmento de cuarzo
Adernas de esta industria sobre hueso que
de rnuy buena calidad (41 x 40 x 20) (Lamina la).
hemos analizado, debernos constatar las fracturas


de origen antropogénico probable: diáfisis de me-
medio como los de Solehiac (Francia), Valchetta
tápodo.de ciervo; calcáneo de bóvido; fragmento
Cartoni (Italia) Stránská Skalá, Presletize, Becov
de diáfisis con los dos extremos en bisel; un me-
(Checoslovaquia) eitc.
tapodo de équido que a la altura de la metáfisis
Además de los yacimientos citados, donde se
dista1 presenta machacamientos que han destro-
ha demostrado la presencia humana, se han en-
zado'ia epífisis; la mitad dista1 de un metápodo de
contrado gran cantidad de lugares de ocupación
équido presenta fractura en V y un radio de cér-
sobre terrazas fluviales, que han dado en Europa
vido está roto por golpes claros y repetidos:
industria del Pleistoceno inferior y medio.
Hemos observado roturas en fresco: en dos
En el Mediterráneo Ibérico y en sus zonas de
radios proximales, dos coxales, varios metápodos
influencia, así como en la meseta central, ya se
proximales y distales de équidos, así como dos
puede hablar de una serie de lugares de asenta-
fragmentos 'de cráneo de rinoceronte y uno de
miento que se encuentran dentro de esta crono-
équido.
logía..
El tipo de objetos de factura humana encon-
Cau d'en Borras, en Castellón de la Plana
trados en nuestro depósito es muy similar a los ya
(GUSI, ESTEVEZ y CARBONELL, 1981) ha propor-
identificados en Le Vallonet (LUMLEY, 1976). El
cionado un grupo de útiles sobre canto, a unos
autor cita para este yacimiento de los Alpes Marí-
7 mts. de profundidad en una cavidad colmatada
timos, además de una rica y bien conservada fau-
por unos sedimentos brechificados. Por la fauna
na, una pequeña colección de útiles sobre piedra
asociada, atribuimos el lugar de ocupación a una
y sobre hueso. Entre las piezas líticas destaca:
cronología Mindel-Riss.
lascas de talla, choppers, chopping-tools, rostro
En Cullar Baza (Granada) (BUSTOS y MI-
carenées, pebble-tools, etc., en muy poca canti-
CHAUX, 1976), junto a una fauna de m,acro- y mi-
dad. También identifica algunos instrumentos so-
cromamíferos se localizan unos útiles en cuarcita.,
bre hueso, poniendo de relieve que el hombre ha-
Se atribuye el yacimiento al Mindel.
bía introducido astas de ciervo en la cueva, algu-
En Atapuerca (Burgos), las actuales prospec-
nas fracturadas y otras rotas intencionalmente.
ciones en la Cueva de los Zarpazos, está dando
En el yacimiento de Lunnel Viel, de c-ronolo-
. unos niveles de ocupación humana con industria
gía Mindel-Riss, BONIFAY (1971) explica la poca
Iítica y posiblemente sobre hueso, atribuible a una
cantidad de útiles de piedra encontrados en la
edad Mindel-Riss.
R
cueva IV por la utilización sistemática de huesos
Queda claro pues, que normalmente la ocu
de animales que suplen a otro tipo de materias
pación de espacios cerrados (cuevas, dolinas
primas. En este lugar de ocupación, la industria Ií-
etc.) anteriores al MindN-Riss, salvo en casos ex-
tica está formada por un 70% de cantos y un 30%
cepcionales como la 4 a u n e de L'Aragó,, (LUM-
de lascas, existiendo además puntas, becs, mues-
LEY, 1976), nos dan una cantidad de industria que
cas y raspadores fabricados sobre silex, cuarzo y
no permite un trabajo estadístico de correlación.
cuarcita.
La poca cantidad de Útiles que normalmente exis-
Aunque más moderna que la Cueva Victoria y
ten en yacimientos antiguos ha hecho que mu-
Le Vallonet, es interesante constatar que en Lun-
chos de ellos permanecieran desconocidos hasta
nel Viel también se vuelven a utilizar las astas
nuestros días.
como percutores y, por lo tanto, se encuentran en
Como hemos visto, existen elementos que se
el yacimiento acompañadas de una industria so-
repiten en yacimientos de una cronología próxima
bre hueso de útiles apuntados. con, zonas de filo
. a la que nosotros estamos analizando. La Cuev
utilizables.
Victoria la fue ocupada esporádicamente en
En Sinzelles también (DELPORTE, 1976) se ha
Gunz-Mindel por los cazadores paleolíticos;
estudiado un nivel, datado en más de un millón de
tipo de ocupación que se realizó, según los dat
años, donde la disposición de los restos óseos, la
de que disponemos, podemos decir que es oc
presencia de fracturas sistemáticas y estrías de
sional Tipo 2 (CARBONELL, 1981), no pudiéndos
descarnación, a pesar de que no se encuentre in-
reconocer estructuración del espacio en el yac
dustria Iítica, hacen pensar en la presencia hu-
miento, debido a la escasa ocurrencia de bloqu
mana en el lugar.
de brecha in situ, a causa de los trabajos
Otro yacimiento en el que se ha encontrado
industria de factura humana de edad Villafran-
quiense es Sandalja (MALEZ, 1976) donde se lo-
caliza un chopper y algunos cantos percutido
junto a una industria odontocrática.
A partir de la década de los 70, se ha empe-
zado a descubrir y a poner de manifiesto gran
cantidad de yacimientos del Pleistoceno inferior y
56

HEINTZ, E. et POPLIN, F. (1974): .Nouvelle interpretation des
Bibliografía
Cervides (Marnrnalia) de taille moyenne dans les faunes
AZZAROLI, A. (1953): .The Deer of the Weybourn Grag and Fo-
post-villafranquienses de Francea>. C.R. Acad: Sc. Paris. S, t.
rest Bed of Norfolk2~. Bull. British Mus. (Nat. Hist.) Geology.
279, pp. 397-400. Paris.
V. 2, n.O 1. pp. 1-96. Londres.
KAHLKE, H. D. (1956-59): -Die Cervidenreste aus dem altpleisto-
AiZAROLI. A. (1979): -Critical rernarks on sorne giant Deer (ge-
zanen Ilrnkiesen von Sussenborn bei Weimar.. . Teil 1-111. Aka-
nus Megaceros OWEN) frornt the Pleistocene of Europe)l>.
demie - Verlag. Berlín.
Paelontographica Italica. V. LXXI, pp, 5-16. Pisa.
KAHLKE, H. D. (1965): "Die Cerviden-reste aus dern Tonen von
BONIFAY, M. F. (1971): -Les plus an@iennes habitants sous
Voigtsedt in Thuringen,,. Palaontol. Abh. A 2, pp. 381-424.
grotte découverts a Lunne-viel, Werault.3. L'Arqueologie.
Berlín.
N.O 150, pp. 30-42. Dijon.
KURTEN, B. and CRUSAFONT, M. (1977): -Villafranchian Carni-
BONIFAY, M. F. (1975): nHemitragus b ~ a l i
HARLE et STEHLIN
vores (Marnrnalia) frorn La Puebla de Valverde (Teruel.
Caprinae de la Grotte de ~ ' ~ s c a t e
(Saint-Esteve-Janson.
Spain),,. Commentationes Biologicae. 85, pp. 1-39. Helsinki.
Bouches du Rh5ne)aa. Quaternaria. WIII. pp. 215-302.
LUMLEY, H. de (1976): .Les prémihres industries hurnaines en
BUSTOS, R. (1976): -Estudio sisternátiko y ecológico sobre la
Provence>>. La Préhistoire Franqaise. CNRS. IX Congrés
fauna del Pleistoceno Medio en las Depresiones Granadinas.
UISPP. Nice.
El yacimiento de Cullar Baza I,. ~ é s l s
Doc. Universidad Gra-
MALEZ, M. (1975): -0rnacenju otkrica ostataca roda Horno u na-
nada, Fac. Cien. Trab. y Mon. Dep. $ 0 1 . pp. 1-130. Granada.
lagarna vilafranca Sandalje I kop pule,,. Jugos. Akad. znan. i
BUSTOS. R. y MICHAUX, J. (1976): -Le site préhistorique nou-
umjet. 371. pp. 181-201. Zagreb.
veau de Cul18ar de Baza I (Province de Granada, Espagne)
MARTIN. R. (1973): <,Trois nouvelles especes de Caninae (Cani-
d ' i g e pleistocene rnoyen. Etude prdiminaire et analyse de la
dae. Marnrnalia) des gisernents Plio-Villafranchiens d'Eu-
faune des Rongeurs>,. Geologie Mediterranéene. T. III, pp.
rope>l. Doc. Lab. Geol. Fac. Scien. Lyon. N." 57. pp. 87-95.
173-182.
Lyon.
CARBONELL, E. (1981): -Prehistoria: apunts per una interpreta-
MUSIL, R. (1972): ~,Die Caniden der Stránská Ska1á.b. Antropos.
ció critica^^. Miscel.lanea, X Anivdisari C.U.G. Girona. pp.
C. 20 (NS. 12), PP. 77-106.
7-12.
PONS-MOYA, J. y MOYA-SO+, S. (1979): -La fauna de Carnívo-
CREGUT, E. (1979): <,La faune de mawrniferes du Pleistocene
ros del Pleistoceno Medio (Mindel) de la Cueva Victoria
rnoyen de la Caune de I'Aragó A Tautavel. Pyrenées Orienta-
(Cartagena, España),,. Acta Geol. Hisp. t. 13, pp. 54-58.
les. T. I et I. . Trav. Lab. Paleont. Hum. et Prehist. N.O 3. pp.
Barcelona.
1-381. Marsella.
SCHUTT, G. (1973): q.Fossil rnarnrnals of Java. V Pleistozane Ca-
DELPORTE, J. (1976): .Les prérnieres industries humaines en
niden Carnivora, Marnrnalia) aus Java l.>.
Konin. Neder. Akad.
Auvergne,,. Le Prehist. Francaise. CNRS, T. l. Paris.
Wetens. S.B. N.O 76, pp. 446-471. Amsterdam.
GUSI. F.; ESTEVEZ, J. y CARBONELL'! E. (In litt): <<El
jaciment
VALENZUELA, A. (1970): '*Un karst fósil y depósitos minerales de
del Cau den Borras-. IV Col4oqui lhternacional de Prehisto-
origen cárstico al sureste de la zona Bética,>. Com. 1 Cong.
ria de Puigcerda. Cuadernos Prehisf. Castellonenses.
Nac. Espel. pp. 61-77. Barcelona.