El Canis etruscus Major (Carnivora, Mammalia) del Villafranquiense terminal de la cueva Victoria: Murcia, Espa�a
ENDINS, n." 8. 1981. Ciutat de Mallorca.
EL Canis etruscus Major (Carnívora, Mammalia)
DEL VILLAFRANQUIENSE TERMINAL DE
LA CUEVA VICTORIA (Murcia, España)
por Joan PONS-MOYA*
Resum
Es descriuen les despulles de Canis etruscus Major extretes del reomplirnent
carstic de la -Cueva Victoria= (Murcia, Espanya). Per la seva mida i morfologia es pot
considerar a prop de les formes Villafranquianes de Séneze i Valdarno.
Abstract
The authors present a description of the rernains of Canis etruscus Major that
were extracted frorn the karstic filling in the Cueva Victoria (Murcia, Spain). In terrns
of size and morphology they are considered to be close to the Villafranchian forms of
Séneze and Valdarno.
Introducción
además de otras que proliferarán en el Pleisto-
ceno Medio al igual que la especie que nos
Las campañas realizadas durante estos últi-
ocupa. El estadio evolutivo de esta especie puede
mos años en los rellenos cársticos de la Cueva
ayudar a precisar la posición cronológica de este
Victoria, han permitido ampliar los conocimientos
tipo de yacimientos.
que se tenían sobre su fauna; de este modo se
El Canis etruscus de los depósitos osíferos de
han podido precisar ciertas especies, que en un
1
la Cueva Victoria, por su morfología puede ser si-
l
anterior trabajo se citaban con reservas (PONS-
l.
tuado dentro del grupo Canis etruscus-etruscus,
MOYA y MOYA-SOLA, 1979). Ultimamente el inte-
anterior al Mindel. Algunos caracteres de nuestra
rés de este yacimiento tía aumentado debido al
forma nos muestran peculiaridades que podrían
hallazgo de una industria litica y ósea, que per-
ser consideradas como arcaicas: el metacono de
mite considerar a esta cueva como el hábitat hu-
las carniceras superiores, en comparación con el
mano más antiguo de España (CARBONELL et al.,
paracono es extenso; los hipoconos de 'los M I / y
M2/ igualmente son amplios y dirigidos hacia
atrás. El índice de carnivoridad es bajo, pues no
llega a alcanzar un valor superior a 100.
Descripción de 10s materiales
El índice de carnivoridad, citado anterior-
mente, presenta dificultades para su aplicación en
Los materiales de Canis etruscus Major de
la precisión del estadio evolutivo en que se en-
que disponemos no son muy abundantes pero co-
cuentra una determinada población de estos cáni-
rresponden a piezas bastante completas, lo cual
dos. No en vano se encuentran formas, con un va-
nos ha permitido su comparación con otras po-
l0r ligeramente superior a 100, que indudable-
blaciones de la misma especie del Pleistoceno In-
mente.son arcaicas como el caso de C. senezen-
ferior y Medio de Europa. Su principal importan-
sis; en el caso de C. cipio del Turoliense español
cia radica en que nuestros materiales se encuen-
dicho índice es de 97. Por el contrario ejemplares
tran asociados con especies villafranquienses,
de la especie actual C. lupus presentan índices in-
feriores a 100. Ante estos hechos hemos optado
( ) Fausto Morell. 20. 2.".
Ciutat de Mallorca. Spain. :

nicera superior (P4/) y la anchura de la segunda
ramos las diferencias que se observan como ca-
tuberculosa ( M 2 4 piezas indudablemente signifi-
racterísticas arcaicas de la población.
cativas en el proceso evolutivo que ha conducido
Los datos observados en el diagrama de dis-
a estas formas hasta la especie actual Canis
persión de la Fig. 1, pueden corroborarse con di-
lupus.
ferentes caracteres morfológicos. El cráneo que
De acuerdo con el diagrama de dispersión de
disponemos (Fig. 2) nos permite efectuar compa-
la Fig. 1, se puede considerar a la población de la
raciones de gran interés. La parte anterior de
Cueva Victoria como algo más primitiva que la del
nuestro ejemplar es muy alargada y estrecha en la
yacimiento francés de L'Escale, descrito por BO-
zona que comprende las series C-P3/; este as-
Z
NlFAY (1971). El aumento de talla de estas espe-
pecto coincide con algún ejemplar de L'Escale
cies del género Canis queda bien de manifiesto,
descrito por BONIFAY (1971), si bien al parecer en
de igual forma las tendencias evolutivas de este
nuestro ejemplar este carácter es más acentuado.
género quedan también reflejadas. Hemos intro-
La pinza anterior de estos ejemplares, morfológi-
ducido en el mencionado diagrama de dispersión
camente podría ser comparable en cierto modo a
las medidas del holotipo de C. senezensis Martin
la que posee el género Vulpes, siendo diferente a
1973, quedando clara su proximidad con algún
la especie actual C. lupus que es de una robustez
ejemplar de la Cueva Victoria, y del C. arnensis de
muy acentuada. Los ejemplares de C. arnensis
Valdarno, yacimientos estos últimos algo más mo-
igualmente poseen estas características. El sinus
dernos que Seneze. MARTIN (1973) atribuye esta
frontal es débil, igualmente que la cresta sagital;
especie francesa al ancestro de C. arnensis, mien-
estos aspectos son igualmente comparables al C.
tras qlie TORRE (1979) lo considera sinónimo de
arnensis de Valdarno figurado por TORRE (1967).
la especie de Valdarno. Nosotros en cambio pre-
,
En conjunto las características de este cráneo
ferimos atribuir todas estas formas, juntamente
son muy diferentes a las del lobo pleistocénico y
con los ejemplares de la Cueva Victoria, a la espe-
actual, si bien un paladar de este mismo yaci-
cie C. etruscus al igual que BONIFAY, y conside-
miento nos muestra ya unas características más

Canis l u ~ u sl
u ~ u s
121
R
-
C. l u ~ u s
lunellensis
I
O
z
W
O
2
!z
I
w
-J

etruscus mos bachensi~
a
LL:
I i C . e t ruscus et ruscus
z
- C . e t r u s c u s arnensisLsenezensis
C
.

michauxi ?
Figura 2: Cráneo de Canis etruscus Major.
-
sp. ( Petra[ona)+
Cueva Victoria (Murcia, España).
O
z
W
C. c i ~ i o
U
O
-
propias de estas formas ancestrales del Canis
2
lupus.
También en ciertos fragmentos de mandíbulas
+ KURTEN (1978)
hemos observado diferencias en cuanto a la ro-
Figura 3: Línea evolutiva de la especie Canis lupus.
bustez del hueso de las mismas, estando las sepa-
raciones entre los premolares asociadas a los
ejemplares más gráciles; este hecho nos podría
llevar a pensar otra vez en la presencia de las dos
C O ~ C ~ U S ¡ O ~ ~ S
especies (C. etruscus y C. arnensis), pero la mor-
fología de la dentición y una talla similar hace que
La población de Canis etruscus Major de la
descartemos esta posibilidad. Asimismo el hecho
Cueva Victoria (Vic. la), ~resenta
individuos com-
de que pudiesen coexistir dos especies con un
parables a Canis arnensis y Canis senezensis, y al-
grado de semejanza tan grande, plantearía un
gún ejemplar próximo a C. etruscus mosbachensis
problema de índole ecológica de muy difícil ex-
del yacimiento de .LIEscale. Los ejemplares próxi-
mos a especímenes villafranquienses, compara-
'Las características descritas podrían ser atri-
bles a los de Séneze, los atribuimos a formas ar-
buidas a una cierta primitividad de estas formas,
caicas. Las poblaciones más m0derna.s como
circunstancia que vendría en parte confirmada
L'Escale son más homogéneas, mientras que Val-
.por la cronología de los depósitos que han pro-
darno presentaría elementos arcaicos en un ma-
porcionado estos materiales (Séneze, Valdarno
yor o menor porcentaje, igual a lo que sucede en
sup. y Victoria; yacimientos del Villafranquiense
Vic. l. Por estos motivos consideramos muy pro-
Superior). En el caso de la Victoria, los materiales
bable- que las especies C. arnensis y C. senezensis
de Canis se encuentran asociados con especies
tengan que ser consideradas como sinónimas de
Villafranquienses como Viretailurus schaubi, Ar-
la especie C. etruscus.
chídiskodon rneridionalis y el género Allophaio-
El estadio'evolutivo que presente una pobla-
rnys entre los más destacables. Otras especies en
ción de C. etruscus puede servir de gran ayuda a
cambio pertenecen a las llamadas <<Faunas de
la hora de situar cronológicamente un determi-
Transición,, por BONIFAY (1971, 1977); estas últi-
nado yacimiento, comparándolo con otros que
mas presentes bajo formas primitivas al igual que
posean una edad conocida. A modo de ejemplo,
la especie C. etruscus. Un ejemplo claro es la pe-
los materiales de la Victoria I de este modo se po-
queña talla de Panthera gombazsogensis (= Felis
toscana) en comparación con los ejemplares del
Pleistoceno Medio.
cale de inicios del Mindel.

De esta forma consideramos que la filogenia
Bibliografía
1
de la especie actual Canis lupus puede quedar es-
BALLESIO, R. (1979): -Le gisement Pléistocene Superieur de la
Grotte de Jaurens a Nespouls, Correze, France; Les Carnivo-
res (Marnrnalia, Carnivora) l. Canidae, Hyaenidae..
Nouv.
Arch. Mus. Hist. Nat. Lyon, fasc. 17, p. 25-55, 17 fig.. 5 pl. '
BONIFAY, M. F. (1971): -Carnivores Quaternaires du Sud-Est $e
*
la France.. Mém. Mus. Nat. Hist. Paris, Serie C, 21, fas. 2.
BONIFAY, M. F. (1977): ~~Essai
sur I'Histoire des faunes préhisto-
riques de Provence et du Languedoo. Bull. Soc. Etu. S c i
r ~ a t .
de Nirnes, T. 55, p. 23 B 39.
CARBONELL, E.; ESTEVEZ, J.; MOYA-SOLA, S.; PONS-MO-
I
YA, J.; AGUST~,
J.; VILLALTA, J. F. (En prensa): =Cueva Vic-
toria (Murcia, España); lugar de ocupación humana más an-
tiguo de la Península Ibérica..
DEL CAMPANA, D. (1924): ~ ~ N u o v i
resti di cani plimenici del Val-
Agradezco a Andrés Ros de Cartagena el ha-
darno superiore>>.
Rivista Ital. d i Pal. Fasc. Ill-IV, anno XXX.
KURTEN, B. (1978): ~~Fossil
Canis from the vicinity of Petralona
berme facilitado los materiales de C. etruscus que
(Greece)>>.
Anthropos, V. 5, 42-48.
han permitido la realización del presente trabajo.
MARTIN, R. (1973): -Trois nouvelles especes de Caninae (Cani-
Al Dr. Miguel Crusafont del Instituto de Paleonto-
dae, Carnivora) des gisements plio-villafranchiens d'Eu-
logía de Sabadell el haberme permitido la utiliza-
ropel>. Docurn. Lab. Géol. Fac. Sci. Lyon. N." 57, pp. 87-96.
ción de las colecciones y biblioteca del citado Ins-
PONS-MOYA, J. y MOYA-SOLA, S. (1979): -La fauna de Carnivo-
ros del Pleistoceno Medio (Mindel) de la Cueva Victoria
tituto. Del mismo modo expreso mi agradeci-
(Cartagena, España)-. Acta Geol. Hisp. t. XIII, n.' 2, pp.
miento al Dr. J. F. Villalta del Instituto Jaime Al-
54-58.
mera (C.S.I.C.), por permitirme el estudio de los
TORRE, D. (1967): ~ < 1
can¡ villafranchiani della tos cana^^. Paleont.
materiales recogidos en las campañas de excava-
Italica, 63. pp. 113-138, 6 figs. Pisa.
TORRE. D. (1979): <<The
Ruscinian and the Villafranchian dogs of
ciones efectuadas durante estos últimos años en
Europe,,. Boll. della Soc. Paleont. Ital. Vol. 18, n." 2, pp.
la Cueva Victoria y por él dirigidas.
162-1 65.