Hypnomys eliomyoides nov. sp. Nuevo Glirido (Rodentia, Mammalia) del pleistoceno de Menorca, Islas Baleares
Hypnomys eliomyoides nov. sp.NUEV0 GLlRlDO
(Rodentia, Mammalia)
DEL PLEISTOCENO DE MENORCA
(ISLAS BALEARES)
por Jorge AGUST~
(*)
Resumen
Se señala la presencia en la localidad de Binigaus (Menorca) de una nueva especie de Hypno-
mys; H. eliomyoides n. sp., caracterizada por la reducción del M3 y M3 y por su talla, intermedia
entre H. waldreni REUMER y H. morpheus BATE. Al final se dan algunas indicaciones sobre la po-
sición filogenetica de esta especie y sobre el origen del genero Hypnomys y su relación con otros
géneros afines.
S'ascenyala la presencia d'una nova especie de Hypnomys, H. eliomyoides n. sp., al jacim
del Barranc de Binigaus, caracteritzada per la reducció dels M3 i M3 i per la seva talla, interm
entre la de H. waldreni REUMER i H. morpheus BATE. Com a cloenda, s'en donen algunes indi
cions sobre la seva posició filogenetica i sobre I'origen i relacions del genere Hypnomys.
Abstract
nomys, are made.
ha facilitado la obtención de numerosos restos
Hypnomys, cuyos caracteres permiten difere
ciarlo del resto de especies hasta ahora descritas.
El género Hypnomys, creado por BATE en
1918, comprendía en su concepción original dos
localidad maltesa de Mnaindra Gap. La atribución
sabadell.
(Fig. 1)
genérica de esta especie a Hypnomys es dudosa y
Derivatio no
STORCH (1974) la situa en Leithia. Posteriormente,
REUMER (1979) ha descrito una nueva especie, H.
waldreni, en el Plioceno superior de Ferrutx (Ma-
llorca),
caracterizada
por
sus
pequeñas
dimensiones.
Recientemente, la excavación de un relleno
H. waldreni e H.
kárstico en la localidad menorquina de Binigaus,
(*)
Instituto de Paleontología, Escuela Industrial,
de talla superior y presenta P4 y M3 más desar
23. Sa b,adell.

Ila muy superior. H. waldrení presenta una talla
rio más complicado, la estructura es muy estable,
menor y un M3 más desarrollado que en H. elio-
con cresta accesoria anterior y centrolofo anterior.
myoides.
que se fusiona al metalofo. El centrolofo posterior
es del mismo tamaño que la cresta accesoria ante-
Medidas (en mm.)
rior y se fusiona labialmente al centrolofo anterior.
M 3/: Esta pieza se caracteriza principalmente
Longitud
Anchura
por su reducción. Su forma es acusadarpente tra-
-
-
pezoidal, por lo que la anchura a nivel labial es mu-
mín.
x
máx. mín.
x
rnáx.
N
cho menorque a nivel lingual. En la mayoría de las
piezas faltan los centrolofos. 9 sobre 10 ejemplares
presentan tres raices, una anterolabial, otra poste-
rolabial y una tercera lingual, más ancha. La poste-
rolabial, situada más lingualmente que la anterola-
bial, se suelda en la base de la corona a la iinguai.
En un solo ejemplar, la posterolabial se encuentra
libre.
P /4: Sobre 8 piezas sólo en una existe un es-
%
bozo de centrolófido. Sin crestas accesorias.
M /1: Centrolófido entre mediano y largo.
Cuando es mediano, normalmente se fusiona al
Descripción
metalófido. A veces, una cresta accesoria anterior
longitudinal (normalmente son transversales en la
P 4/: Más reducido que en H. morpheus BATE.
mayoría de los Glíridos) conecta entre sí anteroló-
Aspecto alargado. Cuatro crestas principales: ante-
fido y metalófido. Metalófido fusionado labial-
rolofo (corto, adosado a la pared anterior), proto-
mente al anterolófido. El mesolófido, cuando llega
lofo, metalofo y posterolofo. Tan sólo en un ejem-
al borde labial, se curva anteriormente obturando
plar se ha detectado la presencia de un centrolofo,
el valle central. Cresta accesoria posterior larga en
del que no se puede decir si es anterior o posterior
la mayoría de los casos.
por estar aislado.
M /2: Centrolófido corto en 6 casos y largo en
M 1-2/: Un cierto número de M 1/ son clara-
4, de los cuales, en 3, se fusiona al metalófido.
mente distinguibles de los M 2/. En general, se ob-
Existe cresta accesoria anterior longitudinal en 5
serva que son más simples que éstos Últimos, sin
casos sobre 11. El mesolófidp no se curva anterior-
crestas accesorias. Existe centrolofo anterior fu-
mente cerrando el valle como ocurría en el M /l.
sionado' labialmente al protolofo y que raramente
Cresta accesoria posterior generalmente larga.
se fusiona lingualmente al metalofo. En algún
M /3: Muy simple. Cuando existe centrolófido,
ejemplar, se observa un pequeño centrolofo poste-
éste es muy corto. Sólo en 1 sobre 7 casos se ob-
rior. En el resto de las piezas, con esquema denta-
serva cresta accesoria posterior. Todas las piezas

Prernolares y rnolares de Hypnomys eliomyoides n. sp.
Fig. 1: P 4 superior izq., Bi- 98.
Fig. 10: M 1 inferior izq., Bi- 95.
Fig. 2: M 1 superior der., Bi- 99.
Fig. 11: M 1 inferior izq.. Bi- 94.
Fig. 3: M 2 superior izq., Bi-100.
Fig. 12: M 3 inferior izq.. Bi- 59.
Fig. 4: P 4 superior izq., Bi- 73.
Fig. 13: M 3 inferior der., Bi- 112.
Fig. 5: M 3 superior der., Bi- 97.
Fig. 14: M 2 inferior der., Bi-93.
Fig. 6: M 3 superior izq., Bi- 96.
Todas las figuras se hallan representadas aproximadamente a
Fig. 7: M 3 superior izq., Bi- 69.
16 aumentos. Las fotografías al Stereoscan han sido realizadas
Fig. 8: P 4 inferior der., Bi-123.
por R. Fontarnau en el Servei de Microscopia de la Universitat de
Fig. 9: M 3 inferior der., Bi- 70.
Barcelona.

T-
presentan dos raices anteriores y una posterior
más ancha.
Sobre las relaciones
f ilogenéticas de Hypnomys
Q
Discusión
El género Hypnomys fue relacionado por
BATE (1918) con Eliomys y con Leithia, de Malta y
Sicilia. PETRONIO (1970) relaciona así mismo Hyp-
Hypnomys eliomyoides n. sp. presenta eviden-
nomys con Eliomys. Si la entrada de la fauna en-
tes concomitancias con H. waldreni REUMER, por
démica plio-cuaternaria de Mallorca y Menorca en
su reducida talla y por el pequeño tamaño relativo
estas islas se produjo durante la regresión messi-
de sus premolares. Sin embargo, sus molares infe-
niense (lo que constituye la hipótesis menos im-
riores presentan ya la estructura modernizada que
probable), los antecesores de Hypnomys deben
encontraremos en H. morpheus BATE. En efecto,
buscarse sobre todo entre los géneros Myomimus
aunque no señalado en la escueta diagnosis de H.
o Eliomys. Ambos proceden seguramente del gé-
waldreni, esta especie presenta en el M /1 y en el
nero miocénico Peridyromys. El primero de ellos
M /2 un centrolófido largo, carácter primitivo que
presenta un gran parecido con éste último (hasta
se encuentra también en los representantes primi-
el punto de que está pendiente el establecimiento
tivos de Eliomys.
de una sinonimia entre ambos). Eliomys difiere de
Por la estructura de sus molares, H. eliomyoi-.
Myomimus y Peridyromys por la presencia de un
des está mucho más próxmo de H. morpheus, es-
endolofo continuo en los molares superiores y por
pecie de la que difiere notablemente por la talla y
el característico acortamiento de las piezas denta-
por la reducción de premolares y terceros molares.
rias. En cuanto al primer carácter, Hypnomys po-
Hay que añadir que, en la especie mallorquina,
see así mismo un endolofo continuo. En cuanto al
existe una clara tendencia a que las crestas de los
segundo carácter, hemos podido observar como
molares superiores no se fusionen labialmente, lo
este acortamiento se da también en los terceros
que ocurre en un 60% de los M 1-2/ de H. morp-
molares de H. eliomyoides. Eliomys constituye, por
heus de Son Bauzá. Por el contrario, en Binigaus,
tanto, el ancestro más verosímil de Hypnomys.
sólo un 17% presenta las crestas separadas labial-
CHALINE & MEIN (1979) situan a Hypnomys en
mente.
la descendencia de Tyrrhenoglis, glírido endémico
Ante estos datos, cabe preguntarse en qué me-
de Cerdeña que presenta algunos caracteres con-
dida H. eliomyoides, intermedio en talla entre H.
vergentes con el primero: gran talla, hipsodontia,
waldreni e H. morpheus, no es así mismo una
superficie oclusal cóncava, dibujo dentario compli-
forma filogenéticamente intermedia entre ambas.
cado, etc. Sin embargo, su propio creador (EN-
Sin embargo, la especie menorquina presenta un
GESSER, 1976) rechaza cualquier posible paren-
grado de reducción en sus P 4 y, sobre todo, en
tesco directo entre los dos endemismos. En efecto,
sus M 3, superior a las dos especies mencionadas,
la presencia de crestas accesorias fuera del tri-
como puede observarse a continuación:
gono relacionan más bien Tyrrhenoglis con glíri-
dos de estructura complicada del grupo de ~ P e r i -
lndice
M3/
-
dyromys.. rnulticrestatus DE BRUIJN (que presenta
M 1 -2/
durante el Vallesiense una amplia distribución
desde Pedregueras Ilc, en España, hasta Biodrak,
H. waldreni
(en Grecia), mientras que Eliomys y Myominus (y
0.82
0.71
H. eliomyoides
0.80
0.70
por ende, Hypnomys), parecen relacionarse con
H. morpheus
Peridyromys del grupo de P. dehmi DE BRUIJN.
0.84
0.74
En la Iínea H. waldreni-H. morpheus, se ob-
Bibliografía
serva una neta tendencia a que los premolares y,
sobre todo, el tercer molar, tengan un mayor desa-
BATE, D.M.A. (1918): On a new genus of Extinct Muscardine
rrollo. Un retroceso en esta tendencia no es, desde
Rodent from the Balearic Islands. Proc. 2001. Soc. London,
p. 209-222.
luego, imposible, pero esta descompensación en el
BRUIJN, H. de (1966): On the Pleistocene Gliridae (Mammalia,
crecimiento relativo de los molares parece indicar
Rodentia) from Malta and Mallorca. Kon. Ned. Akad. Wetens.,
Una cierta independencia de la forma menorquina
Ser. B. 69, p. 480-496.
con respecto a la Iínea que, a través de H. wal-
CHALINE, J. & MEIN, P. (1979): Les Rongeurs et I'Evolution. Ed.
dreni, da lugar a H. morpheus en Mallorca.
Doin., París, p. 1-236.
Aparte, subsiste la cuestión de las relaciones
ENGESSER, B. (1976): Tyrrhenoglis rnajori, ein neuer fossiler Gli-
entre H. eliomyoides e H. mahonensis BATE. El
ridae (Rodentia. Mammalia) aus Sardinien. Eclogae Geologi-
problemático status de esta última especie, sin em-
cae Helvetiae, 69, n. 3. p. 783-793.
bargo, impide llegar, por el momento, a alguna
PETRONIO, C. (1970): 1 roditori pleistocenici della grotta di Spina-
conclusión válida. Una revisión en curso, a cargo
gallo. Geologica Romana, 9, 149.
REUMER, J. W. F. (1979): On WO new micromamrnals from the
del firmante de estas líneas, de materiales de Hyp-
Pleistocene~of
Mallorca. Kon. Akad. Wetens., Ser. B., 82 (9).
nomys de numerosas localidades de Mallorca y
p. 472-483.
Menorca permitirá arrojar más luz sobre esta
STORCH, G (1974): Quarthre Flederrnaus-Faunen von der lnsel
cuestión.
Malta. Senckenbergiana Lethaea, 55 (1/5). pp. 407-434.
Frankfurt.