Los conjuntos morfol�gicos de flujo ascendente (Morphologic Suite of Rising Flow) en la Cova des Pas de Vallgornera (Llucmajor, Mallorca)
ENDINS, 34: 87 - 102
ISSN 0211-2515. Mallorca, 2010
LOS CONJUNTOS MORFOLÓGICOS DE FLUJO ASCENDENTE
(Morphologic Suite of Rising Flow)
EN LA COVA DES PAS DE VALLGORNERA (Llucmajor, Mallorca)
por Antoni MERINO 1, 2 y Joan J. FORNÓS 2
Resumen

La presencia de Conjuntos Morfológicos de Flujo Ascendente es uno de los
criterios más importantes a la hora de identificar procesos de espeleogénesis hipo-
génica en una cavidad. En el presente trabajo se describen los conjuntos morfoló-
gicos presentes en la Cova des Pas de Vallgornera, lo que viene a documentar la
participación de una recarga basal de origen hipogénico en la génesis de la cueva,
además de los consabidos procesos de alimentación hídrica meteórica y de mezcla
de aguas en un acuífero costero instalado en una plataforma de karst eogenético.
Abstract

The presence of Morphologic Suite of Rising Flow is a crucial criterion when pro-
cesses of hypogene speleogenesis must be identified in a cave. The aim of this paper
is to describe this morphological assemblage found in Cova des Pas de Vallgornera,
what sheds light on the participation of a deep-seated recharge of hypogenic origin in
the cave genesis in addition to meteoric water recharge and the coastal mixing zone
processes, in a coastal aquifer installed in an eogenetic karst platform.
Introducción
Desde el descubrimiento de las nuevas galerías y
se describen los rising wall channels y se mencionan
salas que forman el sector Descobriments 2004 (MERI-
también los feeders. En el presente trabajo se preten-
NO et al., 2008), se han venido sucediendo toda una se-
de describir en detalle los conjuntos de formas de flu-
rie de hallazgos de nuevas morfologías y espeleotemas
jo ascendente que se han localizado en la cavidad, así
que han ido arrojando luz sobre la compleja y dilatada
como su situación y presencia en las distintas partes de
espeleogénesis de la Cova des Pas de Vallgornera.
la cueva; se describirán asimismo toda una serie de ca-
Entre éstos cabe destacar las morfologías ligadas a fe-
racterísticas y morfologías asociadas que suelen estar
nómenos de disolución de sentido ascendente presen-
también presentes en cavidades de origen hipogénico,
tes sobre las paredes, techos y suelos de las galerías
aunque no son exclusivas de éstas, como puedan ser
y salas de la cavidad. Estas morfologías, denominadas
las galerías cegadas (dead ends) o los tabiques de roca
en inglés Morphologic Suite of Rising Flow, Conjunto
(partitions), así como la interacción con otras formas ca-
Morfológico de Flujo Ascendente, han sido descritas
racterísticas de la espeleogénesis ligada al karst litoral.
por KLIMCHOUK (2007, 2009). Según este autor estas
Con ello se intenta aportar nuevos datos y pruebas que
formas de características peculiares estarían ligadas a
demuestren la implicación en la espeleogénesis de la
mecanismos de corrosión de origen hipogénico, provo-
cavidad de una recarga basal de origen hipogénico.
cados por flujos transversales ascendentes, teniendo

cada una de estas formas unas funciones hidrológicas
específicas. Este conjunto morfológico estaría formado
básicamente por: puntos de alimentación (feeders), mor-
Puntos de alimentación (feeders)
fologías de techo y pared y puntos de descarga (outlets).
En fechas recientes se han publicado diversos tra-
bajos llevados a cabo en la cavidad (GINÉS et al., 2008,
Los feeders han sido descritos como conductos ver-
2009a, 2009b; GRÀCIA et al., 2009a, 2009b) donde
ticales o subverticales a través de los cuales los fluidos
más ligeros y agresivos circulan en sentido ascendente
de un nivel basal o inferior a otro situado directamente
1
Grup Espeleològic de Llubí
sobre él. Esta morfología se localizaría en la parte inferior
2
Karst and Littoral Geomorphology Research Group. Universitat de
les Illes Balears
del sistema de flujo transversal (KLIMCHOUK, 2007).
87

En la Cova des Pas de Vallgornera este conjunto
de formas se encuentra representado en la cavidad por
los feeders puntuales, feeders con aspecto de grieta o
fractura y feeders laterales. Estas morfologías se desa-
rrollan en general en el suelo de las galerías y están
distribuidos de manera aislada por numerosos puntos
de la cavidad.
Los feeders puntuales (Figura 1) suelen presentar
una boca de aspecto elíptico y en algunos casos cir-
cular; sus dimensiones son muy variables yendo desde
unos pocos decímetros hasta 1 m de diámetro mayor.
La parte interna presenta una forma tubular de aspecto
irregular (Figura 2).
Figura 3: Fractura sobre la que se observa un conjunto de feeders a lo
largo del suelo de una galería. (Foto A. Merino).
Figure 3: Group of feeders developed along a fissure in the floor of a
gallery. (Photo A. Merino)
Figura 1: Antiguo feeder situado en el suelo de una galería. Actualmen-
te se trata de un respiradero, vent, que en fases anteriores
y en condiciones freáticas actuó como un feeder. Se puede
apreciar su forma tubular y los depósitos multicolores adosa-
dos a sus paredes. Este hecho es muy común y en la cavidad
se encuentran múltiples ejemplos de ello. (Foto A. Merino).
Figure 1: Former feeder located in the floor of a passage. Currently it
is a vent that in former stages and in phreatic conditions ac-
ted as a feeder. Its tubular shape is clearly seen as well as
ferromanganese deposits coating the walls. This assemblage
is quite common and it is widely represented throughout the
cave. (Photo A. Merino)
Figura 2: Antiguo feeder vertical de forma tubular cuyas paredes están
Figura 4: Antiguo feeder que ha evolucionado a un respiradero, vent,
afectadas por un proceso de degradación de la roca. (Foto A.
con la boca rodeada por depósitos minerales, rim, precipita-
Merino).
dos en condiciones aéreas. (Foto A. Merino).
Figure 2: Former tubular-shaped vertical feeder whose walls are affec-
Figure 4: Former feeder turned into a vent, with a rim of minerals deposi-
ted by weathering processes. (Photo A. Merino)
ted in vadose conditions around its mouth. (Photo A. Merino)
88

lugares esta comunicación se ha podido establecer de
manera clara, aunque debido a las reducidas dimensio-
nes que presentan ambas morfologías no se ha podi-
do pasar físicamente de un nivel a otro. Estos tipos de
feeders suelen presentar en muchos casos un estadio
evolutivo complejo que puede considerarse avanzado,
consecuencia de la propia historia espeleogenética de
la cavidad. Estas morfologías han sido producidas en
condiciones freáticas, es decir cuando la cueva se en-
contraba total o parcialmente sumergida. A estos esta-
dios les han sucedido otros con un descenso del nivel
freático, lo que ha provocado que estos tubos hayan
quedado en muchos casos expuestos al aire en galerías
secas. En determinadas circunstancias y condiciones
estas formas han servido para canalizar los movimien-
tos convectivos del aire entre diferentes niveles de la
cavidad, lo que ha dado lugar a la precipitación de una
costra mineral, rim, (Figura 4) alrededor de la boca del
conducto-respiradero, vent (MERINO, 2006; MERINO et
al., 2009a, 2009b).
Por último los feeders laterales (Figura 5) están dis-
tribuidos por casi todos los sectores de la cavidad y en
sus distintos niveles. Se trata de morfologías localizadas
en las paredes de las galerías a distintas alturas, forma-
das por conductos de dimensiones variables, que rara
vez exceden de un 1 m de eje máximo, siendo su parte
más interior de menores dimensiones que la parte más
externa. Es posible observar como el conducto desarro-
llado desde un punto en el interior de la roca va gana-
do anchura y altura hasta llegar a la galería (Figura 6).
La sección de estos tubos es variable, encontrándose
desde formas más o menos circulares, subrectangula-
res hasta romboidales; en el techo de estos conductos
existe una acanaladura que a modo de grieta o canal
pone en comunicación la parte más interna de esta mor-
fología con la pared de la galería.
Figura 5: Feeder lateral. En la foto se puede apreciar un conjunto com-
pleto de morfologías hipogénicas de flujo ascendente. Las fle-
chas indican la dirección de los flujos hipogénicos a lo largo de
Morfologías de techo y pared:
su recorrido. (Foto A. Merino).
canales ascendentes de pared
Figure 5: Side feeder. A complet set of hypogenic morphologies of ri-
sing flow is plainly observed. Arrows indicate the hypogenic
(rising wall channels),
flows direction along its path. (Photo A. Merino)
cúpulas y canales de techo
(ceiling channels)

Los feeders con apariencia de fractura o grieta (Fi-
gura 3) alcanzan varios metros de longitud, prolongán-
dose a lo largo de numerosas galerías donde conforman
Las morfologías de techo y paredes incluyen entre
el suelo irregular de las mismas, llegando en ocasiones
otros, canales ascendentes de disolución (rising wall
a tener hasta 1 m de anchura.
channels), cúpulas y canales de techo (ceiling chan-
Tanto los feeders puntuales como los feeders con
nels); estas estructuras ponen en contacto los feeders
apariencia de fractura o grieta se hallan ampliamente
con los outlets, siendo por lo tanto morfologías que
representados en casi todos los sectores de la cavidad,
indican un flujo en sentido ascendente (KLIMCHOUK,
tanto en las galerías del nivel superior como en las que
2007).
se localizan en el actual nivel freático. En el sector F,
Estas morfologías son muy abundantes en toda la
situado unos 5 m por encima del nivel freático, se han
cavidad, destacando la abundancia de ceiling channels,
localizado galerías que se sitúan sobre otras del Sector
canales de techo, en el nivel superior de la cueva. Los ri-
del Clypeaster (MERINO et al., 2008); aquéllas presen-
sing wall channels, canales ascendentes de disolución,
tan en el suelo conjuntos de feeders puntuales y otros
ya fueron descritos en esta cavidad (GINÉS et al., 2008,
del tipo fractura que pondrían en comunicación ambos
2009a, 2009b; GRÀCIA et al., 2009a, 2009b). Se trata
niveles de galerías a través de los outlets localizados
de estructuras de dimensiones muy variables que ponen
en el techo de las galerías del nivel inferior. En algunos
en comunicación los feeders con los outlets o con dis-
89

tintos tipos de cúpulas (Figuras 5, 6). Los conjuntos más
con un ángulo bastante extraplomado es mayor la anchu-
característicos están formados por un feeder lateral, en
ra y sobre todo la profundidad al tiempo que la longitud
cuyo techo existe un surco que a modo de grieta lo re-
de los canales aumenta, alcanzando más de 1 m de lon-
corre en toda su longitud desde su parte más interna;
gitud, unos 35 mm de anchura y profundidades máximas
tiene forma sinuosa y su profundidad es muy variable. Al
que oscilan de 22 a 25 mm. Al hacerse la pared más
llegar a la zona más exterior y encontrarse con el ángulo
vertical los canales van perdiendo profundidad y anchura,
de la pared, el surco se profundiza, pudiendo alcanzar
desapareciendo totalmente cuando el plano de la misma
hasta 60 mm de profundidad. A partir de este punto y
se dispone ya de forma subvertical. En los casos en los
por encima de la boca del feeder, se configura un ca-
que la geometría de la pared lo permite, los canales as-
nal o conjunto de ellos que de manera ascendente van
cendentes llegan a comunicar con los outlets situados en
desarrollándose a lo largo de la pared, observándose a
el techo. En ocasiones la trayectoria de los canales as-
menudo como estos canales entran en coalescencia los
cendentes, en su recorrido desde las zonas de alimenta-
unos con los otros. Su forma y dimensiones varían de
ción hasta las zonas de descarga, se ve interrumpida por
acuerdo con el ángulo que presenta el plano de la pared
la existencia de pequeñas cúpulas a las cuales llega uno
respecto a la vertical. Se observa como en las paredes
o varios canales y de las que suele surgir uno solo, pero
presentando éste una mayor profundidad.
Otro conjunto de canales ascendentes característi-
co y que se repite a lo largo de numerosos puntos de la
cavidad, es el formado en zonas donde las paredes es-
tán cubiertas de abundantes concavidades poco marca-
das, subdued pockets, (GRÀCIA et al., 2005; MERINO,
2006), wall pockets y ceiling pockets (Figura 7) que en
Figura 7: Canales ascendentes de disolución afectando a un conjunto
de wall pockets y ceiling pockets. Se aprecia como desde un
pequeño feeder lateral, se ha generado un canal (se puede
ver claramente en todo su recorrido debido al cambio de color)
Figura 6: Feeders laterales y canal ascendente de disolución muy mar-
que recorre el techo y penetra en una concavidad donde el
cado. Se observa como desde dos feeders situados a ambos
flujo se concentra en la zona más abovedada, creándose de
lados de una cúpula se ha producido una concentración de
nuevo un surco que lo comunica con una concavidad vecina,
flujo que al alcanzar el ángulo con la pared ha excavado un
repitiéndose varias veces este proceso. Las flechas indican la
canal ascendente de pared muy profundo y con una notable
dirección de los flujos hipogénicos a lo largo de su recorrido.
anchura que desaparece en una fractura. Se aprecia también
(Foto A. Merino).
cómo en la zona central de la bóveda se ha generado un inci-
piente pendant. (Foto A. Merino).
Figure 7: A group of wall pockets and ceiling pockets affected by rising
wall channels. It can be seen how from a side feeder a chan-
Figure 6: Side feeders and conspicuous rising wall channel. It is possi-
nel has been excavated (it is clearly visible along its way due
ble to observe a cupola with two feeders located both sides,
to the change in colour). The channel covers the ceiling and
from where the flow has been concentrated. On reaching the
penetrates into a concavity where the flow is concentrated
edge of the wall a deep and notable wide rising channel has
on the most vaulted area, generating a new groove that puts
been excavated; the channel ends in a fissure. Besides, an
it in communication with a nearby concavity; this process is
incipient pendant is visible on the central part of the ceiling.
repeated several times. Arrows indicate the hypogenic flows
(Photo A. Merino)
direction along its path. (Photo A. Merino)
90

ocasiones entran en coalescencia dando lugar a com-
posed pockets (GRÀCIA et al., 2009b). Partiendo de un
feeder lateral existe un canal de dimensiones variables
que recorre las paredes de las concavidades, que al lle-
gar a la zona más abovedada, crea unas cúpulas de
corrosión que afectan a una buena parte del techo de
estas morfologías. De aquí se abre un nuevo canal más
profundo y de menor anchura que corta el ángulo exis-
tente entre dos morfologías contiguas, creando de nue-
vo un surco que recorre la siguiente concavidad. Esta
combinación de formas se puede llegar a repetir varias
veces en función de la densidad de las concavidades
existentes. En todos los casos, estos canales ascenden-
tes así como las cúpulas están muy marcados y diferen-
ciados del resto de la pared, debido a los cambios de
color producidos por la corrosión que ha actuado sobre
Figura 8: Canales ascendentes de disolución que se generan a partir de
las paredes cubiertas de formas de reconstrucción, co-
una fractura en una pared extraplomada. Las flechas indican
la dirección de los flujos hipogénicos a lo largo de su recorrido.
ladas parietales, o bien sobre paredes que presentan un
(Foto A. Merino).
cierto grado de alteración como consecuencia de haber
estado bajo el nivel freático en períodos determinados.
Figure 8: Rising wall channels generated from a fracture on an over-
hanging wall. Arrows indicate the hypogenic flows direction
Además, se han localizado una serie de conjuntos
along its path. (Photo A. Merino)
de canales ascendentes que se desarrollan a partir de
planos de fracturas que cubren en algunos casos am-
plias zonas de las paredes de las galerías (Figuras 8, 9,
10). Se trata de surcos de dimensiones variables que
rara vez alcanzan dimensiones centimétricas en su an-
chura y profundidad, al contrario de lo que ocurre con
su longitud que puede superar un metro de recorrido
(GRÀCIA et al., 2009b). Se disponen de manera para-
lela y en ellos se observan fenómenos de coalescencia.
La característica más peculiar y que los distingue del
resto de canales es que éstos, nacen aparentemente
de grietas y fracturas muy estrechas que afectan a las
paredes y también desde juntas de estratificación. Estas
morfologías quedan expuestas al caer bloques o des-
Figura 9: Canales ascendentes de disolución que nacen de un conjunto
de feeders de pequeño tamaño asociados al parecer a una
moronarse las paredes. Su recorrido a lo largo de los
junta de estratificación. (Foto A. Merino).
lienzos extraplomados de las paredes acaba en muchos
casos en una nueva grieta o fractura por donde des-
Figure 9: Rising wall channels arising from a group of small feeders,
apparently linked to a bedding plane. (Photo A. Merino)
aparecen. Se ha constatado la presencia de este tipo
de canales ascendentes, que en muchos casos pasa
casi desapercibida, en numerosos puntos de la cavidad
encontrándose asociado a lugares donde se han produ-
cido desprendimientos de bloques de las paredes. Ello
lleva a pensar en el papel jugado por este tipo de forma
de corrosión en la morfogénesis de la cavidad ya que la
disolución preferencial ocurrida a lo largo de las grietas
y fracturas que afectan a la roca encajante, puede haber
provocado zonas de inestabilidad local sufriendo poste-
riormente desequilibrios mecánicos que acaban produ-
ciendo hundimientos y roturas de bloques.
Por último, se ha observado la presencia de unas
morfologías similares a los canales ascendentes de pa-
red, pero de recorrido más corto, en ocasiones inferior
al decímetro. Se sitúan normalmente sobre las paredes
de concavidades poco marcadas, subdued pockets y
sobre wall pockets (Figuras 11, 12). El inicio de estos
estrechos y, en ocasiones profundos canales, a modo
Figura 10: Conjunto de canales ascendentes de disolución que se de-
de incisiones en la roca, suele ser un punto de dimen-
sarrollan a lo largo de una discontinuidad en la roca, cubren
siones milimétricas del cual nace un pequeño surco que
una concavidad poco marcada y desaparecen en una nueva
fractura. (Foto A. Merino).
se prolonga en sentido ascendente hasta varios centí-
metros. A veces estos canales confluyen en una cúpula
Figure 10: Assemblage of rising wall channels developed along a fissu-
donde se concentran y de la cual nace un nuevo canal
re, affecting a subdued pocket and disappearing into a new
fissure. (Photo A. Merino)
de mayores dimensiones. Este tipo de canal ascendente
91

Figura 11: Canales ascendentes de disolución de pequeña longitud de-
sarrollados a partir de diminutos puntos en las paredes de
distintas concavidades. (Foto A. Merino).
Figure 11: Short rising solutional channels developed from tiny points
located in wall pockets. (Photo A. Merino)
Figura 13: Espectacular canal de techo con numerosas cúpulas y con-
cavidades asociadas. Se puede observar como la diaclasa
claramente visible en el techo de la galería, condiciona el
desarrollo tanto del canal como de las cúpulas. Las flechas
indican la dirección de los flujos hipogénicos a lo largo de su
recorrido. (Foto A. Merino).
Figure 13: Stunning ceiling channel with a great deal of associated cu-
polas and pockets. The visible fracture in the ceiling rules
the channel and cupolas development. Arrows indicate the
hypogenic flows direction along its path. (Photo A. Merino)
Los ceiling channels o canales de techo (Figura 13),
se encuentran muy bien representados principalmente
en las galerías que constituyen el nivel superior de la
cavidad. Las galerías que tienen un control estructural
acentuado pueden presentar acanaladuras que reco-
rren grandes tramos del techo de las mismas (Figuras
14, 15, 16, 17). Por otra parte, en lugares donde el techo
no está afectado por discontinuidades de la roca, estas
morfologías presentan un recorrido muy sinuoso con el
techo completamente plano y anchuras que alcanzan
varios decímetros, siendo su profundidad variable. En
Figura 12: Subdued pocket con aspecto de higo que presenta numero-
este caso, cuando los ceiling channels son abundan-
sos canales ascendentes al igual que las paredes adyacen-
tes y están entrelazados pero separados por pendants
tes. (Foto A. Merino).
llegan a presentar fenómenos de anastomosis (Figuras
Figure 12: Fig-shaped subdued pocket showing a large number of ri-
18, 19).
sing channels like the neighbouring walls. (Photo A. Merino)
Las cúpulas se localizan en el techo de las galerías
y en la parte más abovedada de algunos wall pockets
y ceiling pockets; la forma puede ser circular, alargada
podría estar controlado por las características litológicas
o presentar formas mixtas entre ambas (Figura 20). Sus
de los materiales depositados en las facies de lagoon.
dimensiones son decimétricas alcanzando algunas de
En concreto es posible observar cómo en la zonas don-
ellas órdenes métricos. Su desarrollo en profundidad es
de se dan este tipo de morfologías la roca presenta una
variable creando en ocasiones unos vacíos importantes.
abundancia de restos fósiles que integran la matriz de la
Las cúpulas aisladas más peculiares presentan unos
roca, que a su vez presenta una mayor porosidad al ser
canales ascendentes que penetran por su parte inferior,
el grano de la misma más grosero.
existiendo luego un nuevo canal o conjunto de ellos que
92

Figura 14: Canal de techo muy marcado condicionado por la existencia
Figura 16: Canal de techo de forma sinuosa e irregular con cúpulas aso-
de una fractura. (Foto A. Merino).
ciadas. (Foto A. Merino).
Figure 14: Particularly pronounced ceiling channel controlled by a frac-
Figure 16: Sinuous ceiling channel with associated cupolas. (Photo A.
ture. (Photo A. Merino)
Merino)
Figura 15: Canal de techo conectado con un outlet; se pueden observar
Figura 17: Canal de techo de aspecto meandriforme. (Foto A. Merino).
también una serie de pequeñas cúpulas de forma alargada.
(Foto A. Merino).
Figure 17: Meandering ceiling channel. (Photo A. Merino)
Figure 15: Ceiling channel connecting with an outlet; a group of elonga-
ted small cupolas are also visible. (Photo A. Merino)
93

Figura 18: Canal de techo de notables dimensiones que presenta un
Figure 18: Ceiling channel of considerable dimensions showing a late
avanzado estado de desarrollo por la individualización de
stage of development with isolated pendants. Two fissure-
pendants. En el suelo a ambos lados de la fotografía se pue-
feeders that extend several metres along the passage floor
den apreciar dos fissure-feeders que se prolongan varios me-
can clearly be seen both sides of the photo. Arrows indicate
tros a lo largo de la galería. Las flechas indican la dirección
the hypogenic flows direction along its path. (Photo A. Meri-
de los flujos hipogénicos a lo largo de su recorrido. (Foto A.
no)
Merino).
Figura 19: Anastomosis de canales de techo y pendants individualiza-
Figure 19: Anastomoses of ceiling channels and isolated pendants.
dos. (Foto A. Merino).
(Photo A. Merino)
salen de su parte más superior. En otras ocasiones allí
Puntos de descarga (outlets)
donde estas morfologías existen superpuestas, el con-
junto de canales que las conecta y recorre suele ser si-
nuoso, iniciándose en su zona más baja y alcanzando
Los outlets, puntos de descarga, están formados por
finalmente la parte más alta del conjunto.
cúpulas y conductos verticales que partiendo desde el te-
cho de una galería de un nivel determinado, conecta con
el siguiente situado sobre ella (KLIMCHOUK, 2007).
94

Figura 20: Conjunto de cúpulas y outlets de pequeño tamaño en el nivel
Figure 20: Group of cupolas and small-scale outlets located at the up-
superior de la cavidad. Las cúpulas de mayor tamaño repre-
per level of the cave. The largest cupolas provide examples
sentan ejemplos de underdeveloped outlets ya que son mor-
of underdeveloped outlets on account of being closed mor-
fologías cerradas sin una continuidad hacia niveles superio-
phologies with no continuities to upper levels. (Photo A. Me-
res. (Foto A. Merino).
rino)
95

Figura 21: Outlet de dimensiones medias localizado a escasos metros
sobre el nivel freático actual de la cavidad. En las paredes es
posible observar un grupo de estrechos canales ascendentes
de disolución. (Foto A. Merino).
Figure 21: Medium-sized outlet located a few metres above the current
phreatic level of the cave. An assemblage of tiny rising chan-
nels is seen on the walls. (Photo A. Merino)
Figura 22: Outlet en el techo de una galería situada en el nivel superior
de la cavidad. Se observa también un canal de techo a lo
largo de la misma. (Foto A. Merino).
Figure 22: Outlet in the ceiling of a passage situated at the upper level
of the cave. A ceiling channel is also present along the ga-
llery. (Photo A. Merino)
continuidad de los rising wall channels, canales ascen-
dentes de pared. Dentro de este conjunto de formas de
descarga se localizan successful outlets que consiguen
poner en comunicación dos niveles de la cavidad, como
Figura 23: Outlet de forma alargada. (Foto A. Merino).
es el caso descrito antes en el Sector del Clypeaster
Figure 23: Elongated outlet. (Photo A. Merino)
(MERINO et al., 2008). Por otra parte se han encontrado
cúpulas prácticamente cegadas que se corresponderían
con los outlets en estadios intermedios de desarrollo,
Están representados por cúpulas de paredes muy
underdeveloped outlets. Las formas más representa-
suaves y principalmente por conductos verticales estre-
tivas y abundantes están constituidas por unos outlets
chos que ascienden desde el techo de las galerías y que
estrechos y de varios metros de longitud que aprove-
se extienden a lo largo de las mismas durante varios
chan las fracturas existentes en el techo de las galerías
metros (Figuras 21, 22). Esta morfología representa una
(Figuras 23, 24).
96

Figura 24: Típica forma de desagüe que aprovecha una fractura situada
Figura 25: Galería cegada de pequeñas dimensiones que acaba de for-
a lo largo del techo de una galería que actúa como un outlet
ma brusca. En el techo es visible un outlet; el suelo al estar
longitudinal. Esta morfología es muy común en toda la cavi-
cubierto de una capa de colada no presenta morfologías ob-
dad. (Foto A. Merino).
servables. (Foto A. Merino).
Figure 24: Typical pattern of discharge that benefits from a fracture
Figure 25: Dead end. Small passage ending in an abrupt way. An outlet
located along a ceiling passage and acts as an elongated
is observable in the ceiling; the floor does not show any mor-
outlet. This morphology is very common throughout the cave.
phology due to the presence of carbonate deposits. (Photo
(Photo A. Merino)
A. Merino)
Otras morfologías asociadas
GALERÍAS CIEGAS (DEAD ENDS) Y TABIQUES DE
ROCA (PARTITIONS)

Otro conjunto morfológico asociado a las cavidades
de origen hipogénico son las galerías ciegas, que aca-
ban en cul-de-sac, dead ends, y los tabiques de roca,
partitions. La génesis de estas formas es difícil de expli-
car mediante mecanismos relacionados con flujos late-
rales que afectan a las galerías; por el contrario enca-
jan perfectamente en el marco de un proceso generado
por flujos transversales (KLIMCHOUK, 2009). Los dead
ends (Figuras 25, 26) son galerías que acaban cegán-
dose pero que están abiertas a la recarga mediante fee-
ders en la parte más baja y a la descarga mediante los
Figura 26: Galería cegada que presenta algunos feeders casi totalmen-
te colmatados por la acumulación de sedimentos alóctonos.
outlets localizados en el techo.
En el techo es posible observar la abundancia de formas de
Por otra lado los tabiques de roca (Figura 27) se-
disolución entre las cuales se situarían distintos outlets. (Foto
paran galerías adyacentes, mostrando una estructura
A. Merino).
planar (Figura 28). El grosor es variable, presentando
Figure 26: Dead end. Blind termination passage showing some feeders
una mayor anchura en la parte superior al contrario de
almost utterly covered with allochthonous sediments. The
lo que ocurre en la parte más inferior que es mucho más
abundance of solutional morphologies is visible in the cei-
ling; among them several outlets would be located. (Photo A.
delgada, lo que confiere al conjunto un aspecto de cuña
Merino)
(Figuras 29).
97

Figura 27: Partition. Tabique de roca que presenta un aspecto de cuña.
Figure 27: Partition. Wedge-shaped rock separation. (Photo A. Merino)
(Foto A. Merino).
98

Figura 28: Vista lateral del mismo tabique de la figura 27. (Foto A.
Figure 28: Side view of the same rock separation of figure 27. (Photo A.
Merino).
Merino)
OTROS TIPOS DE CONCAVIDADES
Si bien los flujos ascendentes se concentran en mu-
chas ocasiones en canales que los van guiando hacia
zonas más altas, rising wall channels, también puede
producir una circulación de estos fluidos de menor den-
sidad que afecta de manera generalizada a las paredes
de las galerías así como a las zonas en las que existen
discontinuidades en la roca. Esta circulación produce,
dependiendo de la geometría de las paredes de la gale-
ría, unos movimientos convectivos de estos flujos agre-
sivos que provocan la formación de diferentes tipos de
concavidades ascendentes de disolución de dimensio-
nes variables (Figuras 30, 31).
Estas células convectivas irían produciendo una
disolución preferencial en una misma zona que aca-
baría provocando un estadio inicial de desarrollo de
una concavidad. A lo largo del tiempo, y siempre que
se mantuvieran las mismas condiciones de circulación,
la concavidad iría profundizándose llegando a capturar
Figura 29: Partition. Sección de galería en el piso superior donde se
puede apreciar claramente la existencia de un tabique de
roca que separa dos galerías adyacentes e individualizadas.
(Foto A. Merino).
Figure 29: Partition. Cross-section of a gallery situated at the upper le-
vel; a thin rock separation between two adjacent and isola-
ted passages is clearly seen. (Photo A. Merino)
99

Figura 30: Multitud de pequeñas concavidades de disolución que cubren
la pared inclinada de una galería. Al mismo tiempo son cla-
ramente visibles un feeder lateral y su correspondiente canal
ascendente cuya zona más interna presenta unas paredes
totalmente cubiertas de concavidades de mayor desarrollo.
(Foto A. Merino).
Figure 30: Great variety of small solutional hollows affecting an over-
hanging wall in a passage. At the same time a side feeder as
well as its rising wall channel, whose inner part is covered by
larger caverns, are clearly seen. (Photo A. Merino)
Figura 31: Pared de galería que muestra en su parte superior una zona
claramente extraplomada que está cubierta por concavida-
fluidos que iniciarían un proceso de disolución en sen-
des de disolución de diferentes medidas y estadios evolutivos
tido ascendente (Figura 32), que aprovecharía la acu-
más avanzados. Se puede observar como un poco por deba-
jo de la zona media de la fotografía, allí donde el ángulo de
sada porosidad primaria de la roca para penetrar más
la pared cambia, existe una fractura por donde han circulado
hacia el interior y de esta manera acelerar el proceso
flujos agresivos, que han dado lugar también a un canal as-
erosivo y de debilitamiento de la zona afectada. Siendo
cendente de pared, rising wall channel. (Foto A. Merino).
por lo tanto un importante factor a tener en cuenta en
Figure 31: A wall in a gallery showing in its upper part an overhanging
los procesos de hundimiento y ajuste mecánico que se
section whose wall is covered by solutional hollows of diffe-
producen en las galerías a lo largo de la evolución de
rent sizes with more evolved stages. Below the middle sec-
la cavidad. Todo ello provocaría que en estadios más
tion of the photography, just where the wall’s angle changes,
a fissure is visible; aggressive fluids have flowed through it
avanzados de dicha evolución, la masa de roca se vie-
generating a rising wall channel. (Photo A. Merino)
ra afectada por una elevada concentración de concavi-
dades de disolución, que por coalescencia llegarían a
crear verdaderas morfologías espongiformes de orden
freáticas (CHIESA & FORTI, 1987), como consecuencia
métrico o centimétrico, spongeworks.
de la disminución de la presión al ir decreciendo la pro-
fundidad durante el ascenso de aguas de origen profun-
BUBBLE TRAILS
do cargadas con dióxido de carbono en disolución. Esta
liberación del gas disuelto se produce a una profundidad
En anteriores trabajos publicados sobre las distintas
determinada para una concentración dada de CO (PAL-
2
morfologías de corrosión existentes en la Cova des Pas
MER & PALMER, 2000; PALMER, 2007), lo que implica
de Vallgornera, se hace mención a las bubble trails (GI-
que para concentraciones medias de gas la formación
NÉS et al., 2008, 2009a, 2009b; GRÀCIA et al., 2009a,
de burbujas se suele producir pocos metros por debajo
2009b). Se trata de unos canales de disolución desarro-
del nivel freático. Ello implica que las morfologías as-
llados sobre las paredes, que presentan una determi-
cendentes de disolución del tipo bubble trails se deben
nada inclinación y que han sido provocados por la libe-
producir en niveles claramente estratificados, a no ser
ración gaseosa de CO en condiciones evidentemente
que se hayan estado produciendo de forma continua-
2
100

Figura 32: Esquema evolutivo de una
concavidad de disolución
ascendente. a) Concavidad
de pequeñas dimensiones y
diminutos vacíos existentes
en el seno de la roca. b), c),
d) Diferentes estadios evoluti-
vos donde se produce un cre-
cimiento de la concavidad al
tiempo que entran en coales-
cencia los pequeños vacíos
que hay dentro de la masa
rocosa. e) Dirección y sentido
de la circulación de flujos en
la concavidad y en la roca. f)
Sección de una concavidad
de sentido ascendente donde
se observa como los flujos
han aprovechado la porosi-
dad primaria de la roca para ir
penetrando dentro de la mis-
ma disolviéndola e iniciando
una progresión de sentido
vertical y lateral de aspecto
dendriforme.
Figure 32: Evolutionary diagram of a
small solutional ascending
hollow. a) Reduced hollow
and small-scale voids within
the rock. b), c), d) Different
evolutionary stages where
the hollow is enlarged, at the
same time small voids coa-
lesce within the rock mass. e)
Flow direction through the ho-
llow and rock f) Cross section
of a small ascending hollow
where it can be clearly seen
how fluids have been bene-
fited from the rock primary
porosity to penetrate into it,
corroding it and starting a
dendritic shaped ascending
and lateral progression.
da en el tiempo con diferentes niveles freáticos a cotas
hipogénico que incluiría la liberación de burbujas
diversas. Esta estratificación no se da de forma clara
de dióxido de carbono a poca profundidad (AUDRA
e inequívoca en la cavidad, ya que las morfologías de
et al., 2009). El aspecto de este espeleotema es
disolución ascendente se encuentran prácticamente en
consecuencia por una parte de una fuerte pérdida
todos los niveles y cotas, tanto en los sectores subacuá-
de CO que ocurre por debajo del nivel freático, la
2
ticos, situados a varios metros por debajo del nivel del
existencia de paredes con una cierta inclinación y
agua, como en la zona de fluctuación del nivel freático,
el confinamiento de burbujas de dióxido de carbono
varios metros por encima de éste, y también presentan
que provoca la precipitación de calcita en los alre-
un desarrollo muy significativo en el nivel superior de
dedores de las burbujas de gas.
la cavidad que va desde los +5 hasta los +10 m sobre
b) Pináculos coraloides subacuáticos, tower coral.
el nivel freático actual; podemos afirmar por tanto, que
c) Estalagmitas cónicas subacuáticas, cave cones y
presentan una amplia distribución vertical a lo largo de
calcita flotante, cave rafts.
toda la cueva. Por otra parte, y en lo relativo a las distin-
De estos dos últimos espeleotemas, sólo se han
tas morfologías y tamaños de los canales ascendentes
localizado algunos ejemplares de estalagmitas cónicas
de disolución, éstos no muestran un patrón determinado
subacuáticas y acumulaciones de calcita flotante, ma-
para un nivel concreto sino que, al igual que sucede con
yoritariamente de origen vadoso, en puntos concretos y
su distribución, se presentan combinados en todos los
casi siempre relacionados con gours cuyas aguas están
sectores de la cavidad.
sobresaturadas en carbonato cálcico. Los pináculos co-
Según AUDRA et al. (2002) la pérdida de CO2 en un
raloides subacuáticos se han localizado, de momento,

fluido ascendente daría lugar a un agua sobresaturada
sólo en una tramo de la Galeria del Tragus (MERINO
en CaCO3 lo que provocaría la precipitación de una se-
et al., 2008), donde existe una especie de cubeta, hoy
rie de depósitos y espeleotemas:
en día seca, con las paredes cubiertas de una capa de
a) Entre éstos y debido a su particular relación con las
aragonito que se depositó en régimen freático (MERI-
bubble trails destacarían las folias, con una morfo-
NO, 2006). Hasta el presente no se ha localizado ningún
logía inconfundible y cuya presencia parece estar
ejemplar ni conjunto de folia, a lo largo de los más de 65
casi exclusivamente relacionada con un contexto
km de desarrollo que tiene la cavidad (GRÀCIA et al.,
101

2009a). Todo ello, unido a la presencia ubicua en todos
GINÉS, J.; GINÉS, A.; FORNÓS, J.J.; MERINO, A. &. GRÀ-
los niveles de los canales ascendentes de corrosión y a
CIA, F (2009a): On the role of hypogene speleogenesis in
la falta de depósitos masivos de calcita flotante en sus
shaping the coastal endokarst of southern Mallorca (Wes-
tern Mediterranean). In: KLIMCHOUK, A.B. & FORD, D.C.
distintas formas, lleva a pensar que la génesis de la ma-
(eds.) Hypogene speleogenesis and karst hydrogeology
yor parte de estas morfologías estaría relacionada con
of artesian basins. Ukrainian Institute of Speleology and
el ascenso de flujos hipogénicos muy agresivos, más
Karstology, Special Paper 1: 91-99. Simferopol, Ukrania.
que con la liberación de burbujas de dióxido de carbono.
GINÉS, J.; GINÉS, A.; FORNÓS, J.J.; MERINO, A. &. GRÀ-
Aún así, es muy probable que en algunos estadios a lo
CIA, F (2009b): About the genesis of an exceptional coa-
largo de la prolongada espeleogénesis de la cavidad se
stal cave from Mallorca island (Western Mediterranean).
hayan producido aportes de CO provenientes de aguas
The lithological control over the pattern and morphology of
2
Cova des Pas de Vallgornera. In: WHITE, W.B. (ed.) Proc.
profundas. De hecho ya se puso de manifiesto en su
15th Int. Congress Speleol., 1: 481-487. Kerrville, U.S.A.
momento la existencia de gas metano CH en algunos
4
GRÀCIA, F.; CLAMOR, B.; JAUME, D.; FORNÓS, J.J.; URIZ,
pozos con aguas termales de la zona de meridional de
M.J.; MARTÍN, D.; GIL, J.; GRÀCIA, P.; FEBRER, M. &
Llucmajor (LÓPEZ, 2007), cercana a la cavidad, gas
PONS, G. (2005): La Cova des Coll (Felanitx, Mallorca):
que por oxidación podría generar CO (GINÉS et al.,
espeleogènesi, geomorfología, hidrologia, sedimentolo-
2
2008, 2009a).
gia, fauna i conservació. Endins, 27: 141-186. Palma de
Mallorca.
GRÀCIA, F.; FORNÓS, J.J.; GAMUNDÍ, P.; CLAMOR, B.;
POCOVÍ, J. & PERELLÓ, M.A. (2009a): Les descobertes
subaquàtiques a la Cova des Pas de Vallgornera (llucma-
Agradecimientos
jor, Mallorca): Història i descripció dels descobriments, hi-
drologia, espeleotemes, sediments, paleontologia i fauna.
Endins, 33: 35-72. Palma de Mallorca.
Los autores desean agradecer a los compañeros
GRÀCIA, F.; FORNÓS, J.J.; GAMUNDÍ, P.; CLAMOR, B. &
del Grup Espeleològic de Llubí su ayuda a lo largo de las
POCOVÍ, J. (2009b): Morfologies de corrosió a la part su-
mergida de la Cova des Pas de Vallgornera. Sector Antic,
campañas llevadas a cabo en la cavidad, especialmen-
Sector de Gregal i Sector de les Grans Sales. Endins, 33:
te a Toni Mulet. Agradecimiento que se hace extensible
73-98. Palma de Mallorca.
también y de manera muy particular a Anders Kristofer-
KLIMCHOUK, A.B. (2007): Hypogene speleogenesis: hydro-
sson, sin olvidar a Toni Croix y Santiago García de la
geological and morphogenetic perspective. National
Agrupación Voltors. Por último, nos complace subrayar
Cave and Karst Research Institute. Special paper 1. 106
el interés y apoyo aportado por el amigo Joaquín Ginés,
págs. Carlsbad. New Mexico.
así como sus acertados comentarios y sugerencias a
KLIMCHOUK, A.B. (2009): Morphogenesis of hypogenic caves.
Geomorphology, 106; 100-117.
este estudio. El presente trabajo es una contribución al
LÓPEZ, J.M. (2007): Las manifestaciones hidrotermales del
proyecto de investigación financiado por el Ministerio de
sur de Llucmajor, Mallorca. Memoria d’Investigació. De-
Ciencia e Innovación, CGL2009-07392.
partament de Ciències de la Terra. Universitat de les Illes
Balears. 132 págs. Inédito.
MERINO, A. (2006): Espeleotemas poco frecuentes y morfolo-
gías de corrosión hallados en la Cova des Pas de Vallgor-
Bibliografía
nera. Endins, 30: 49-70. Palma de Mallorca.
MERINO, A.; MULET, A.; MULET, G.; CROIX, A. & GRÀCIA, F.
(2008): La Cova des Pas de Vallgornera (Llucmajor, Ma-
AUDRA, P.; BIGOT, J.Y. & MOCOCHAIN, L. (2002): Hypogenic
llorca): alcanza los 55 kilómetros de desarrollo topográfico.
caves in Provence (France). Specific features and sedi-
Endins, 32: 33-42. Palma de Mallorca.
ments. Acta Carsologica, 31 (3): 33-50. Postojna, Eslove-
MERINO, A.; FORNÓS, J.J. & ONAC, B.P. (2009a): Prelimina-
nia.
ry data on mineralogical aspects of caves rims and vents in
AUDRA, P.; MOCOCHAIN, L.; BIGOT, J.Y. & NOBÉCOURT,
Cova des Pas de Vallgornera, Mallorca. In: WHITE, W.B.
J.C. (2009): The association between bubble trails and fo-
(ed.) Proc. 15th Int. Congress Speleol. 1: 307-311. Kerrvi-
lia: A morphological and sedimentary indicator of hypoge-
lle, U.S.A.
nic speleogenesis by degassing, exemple from Adaouste
MERINO, A.; FORNÓS, J.J. & ONAC, B.P. (2009b): Datos
Cave (Provence, France). International Journal of Speleo-
preliminares sobre la mineralogía de los precipitados aso-
logy, 38 (2): 93-102.
ciados a los respiraderos y toberas existentes en la Cova
CHIESA, M. & FORTI, P. (1987): Studio morfológico di due
des Pas de Vallgornera. Endins, 33: 99-104. Palma de
nuove cavita carsiche dell’Iglesiente (Sardegna Sud occi-
Mallorca.
dentale). Ipoantropo, 4: 40-45. Reggio Emilia, Italia.
PALMER, A.N. (2007): Cave Geology. Cave books. 454 págs.
GINÉS, J.; GINÉS, A.; FORNÓS, J.J.; GRÀCIA, F. & MERINO,
Dayton, Ohio.
A. (2008): Noves observacions sobre l’espeleogènesi en
PALMER, A.N. & PALMER, M.V. (2000): Hydrochemical inter-
el Migjorn de Mallorca: els condicionaments litològics en
pretation of cave patterns in the Guadalupe Mountains,
alguns grans sistemes subterranis litorals. Endins, 32: 49-
New Mexico. Journal of Cave and Karst Studies: 62 (2):
79. Palma de Mallorca.
91-108.
102