Aportaci�n al conocimiento de la mina San Mateo: Bunyola, Mallorca
ENDINS, n.O 17-18. 1992. Palma de Mallorca.
APORTACIÓN AL CONOCIMIENTO DE
LA MINA <<SAN
MATEO>>
(Bunyola, Mallorca)
por Antonio MERINO
Grup Espeleologic EST. Palma de Mallorc;i
Resumen
La presente nota pretende describir la situación actual de la explotación minera que fue
la mina <(San Mateo,,, de la cual se benefició en su momento la galena argentífera, y que se
encuentra situada en el paraje conocido como Son Creus, en el término municipal de Bunyo-
la. El estado actual de la misma se podría calificar de ruinoso en todas sus galerías y pozos,
pudiéndose asegurar que en un corto período de tiempo quedará toda colapsada por los de-
rrumbes que se producen en su interior, debido a lo inestable de las principales labores.
Resum
La present nota pretén descriure la situació actual de I'explotació minera que va tenir la
mina <<San
Mateo~>,
de la qual es va beneficiar en el seu moment la galena argentífera, i que
es troba situada en el paratge conegut corn Son Creus, en el terme municipal de Bunyola.
L'estat actual de la mateixa mina es pot qualificar de ruinós a totes les seves galeries i pous,
i es pot assegurar que en un breu període de temps quedara col.lapsada pels esfondrarnents
que es produeixen a ['interior a causa de la inestabilitat de les principals labors.
Introducción
La zona que rodea el pueblo de Bunyola, fue ob-
ha podido hasta ahora completar la topografía total de
jeto a finales del pasado siglo y principios de éste, de
la explotación, que abarcaría desde el socavón supe-
una intensa labor minera, tanto en prospección como
rior de entrada hasta la galería de extracción en la
en explotación de pequeñas bolsadas de mineral, be-
zona más baja (desnivel total 150 metros).
neficiándose principalmente el plomo en forma de ga-
La reconstrucción de cómo debía ser la mina
lena argentifera. A parte de este metal se intentó tam-
cuando fue explotada, se basa en las observaciones
bién el ben~eficio
del zinc en forma de calamina, que
llevadas a cabo in situ durante los trabajos de explora-
en algunos casos acompaña a la galena, y también de
ción y topografía así como en la documentación que
hierro, aunque de este metal sólo se llevaran a cabo
se ha podido hallar acerca de esta mina.
investigaciones en algunos terrenos.
En el presente trabajo se describe lo que fue la
mina denominada ((San Mateo,,, de la cual se benefi-
ció el plomo con algún contenido de plata. Esta mina
Instalaciones en la superficie
parece ser que ha sido visitada por algunos espeleólo-
gos, pero hasta el presente no se conoce que se haya
Existían dos construcciones exteriores principales
publicado nada al respecto.
que daban apoyo y completaban el laboreo de este
El objeto de este estudio es aclarar en lo posible
criadero de galena. La principal de ellas, situada en el
la situación actual de la explotación, y describir los po-
fondo de la pertenencia donde estaba la mina (Fig. 1 ,A),
zos y galerías que hasta el presente se han podido
coincide con la galería de extracción. Hasta ésta, Ile-
explorar. Se debe tener presente que debido al pési-
gaban a través de la galería de extracción las vagone-
mo estado de conservación de todas las labores no se
tas cargadas con el mineral, que era arrancado del in-

se trataba el mineral para la obtención de plomo. Pa-
rece ser que esto era llevado a cabo en la Península.
\\
Pero este detalle no ha podido ser constatado.
En cuanto a la otra construcción, ésta era de me-
nor importancia, y se encontraba situada en la parte
superior de la explotación, cerca del socavón de acce-
so a la misma (Fig. 1,C). Estaba constituida por una
pequeña casa en la cual se debían de guardar herra-
N O
mientas y útiles varios para el trabajo en el interior de
las galerías y pozos, tales como lámparas de aceite,
elementos de carpintería para el entibado de galerías
y pozos, materiales de construcción para reforzamien-
to y fortificación de puntos débiles de galerías.
Hasta el momento no se ha podido constatar la
existencia sobre el terreno de más construcciones,
pero se supone que debían existir otras, las ,cuales
con el paso del tiempo han desaparecido.
BUNYOLA
Accesos y comunicaciones
con el exterior
En el laboreo de la mina <<San
Mateo,,, existían,
Figura 1: Situación de los distintos pozos y galerías referenciados
en el trabajo. A) Galería de extracción. B) Galería de ac-
una galería de extracción (Fig. 1,A), un socavón de
ceso a los pisos medios. C) Socavón ~uperior
de entrada
entrada para los obreros (Fig. 1 ,C),
y una galería de
de personal. D) Cantera en cuyo fondo existe un pozo in-
entrada también de personal (Fig. 1,B). La galería de
clinado de 30 m. E) Pozo vertical de 40 m. F) Pozo de 60
extracción tenía unos 400 m. de longitud, y estaba
m.
toda ella recorrida por railes por donde las vagonetas
terior de la explotación. En esta construcción se en-
circulaban cargadas de mineral. La tracción de las
contraban las instalaciones para trituración, selección
mismas era llevada a cabo mediante cuerdas que es-
y clasificación del mineral, todo ello de una manera
taban atadas a los ejes de las vagonetas, ayudadas
manual, constituidas por cilindros de criba, cribas pla-
también por la pequeña inclinación de esta galería ha-
nas, etc., herramientas para el trabajo tanto en el inte-
cia el exterior que debía facilitar la salida de las mis-
rior como en el exterior, tales como, barrenas, punte-
mas. Una vez descargadas en el exterior, volvían a la
ros, picos, martillos, mazos, etc. También existía una
zona de carga (base del coladero; Fig. 2,5) mediante
alberca para recoger el agua que posteriormente era
el mismo sistema.
empleada para la limpieza del mineral; el agua era
El socavón se halla situado en la parte más alta
trasvasada mediante una bomba manual hasta el la-
de la explotación, y a través de una pequeña puerta
vadero. Una vez lavado, triturado y en su caso selec-
de acceso, comunicaba con una grieta natural, a tra-
cionado, el mineral era cargado en pequeños sacos
vés de la cual se descendía hasta los niveles o pisos
de unos 20 a 25 kilos, para ser llevado al lugar donde
donde se encontraban las distintas labores (Fig. 3).
, Vista de la zona donde se encuentra situada toda la explota-
ción. Las letras corresponden a las de la Figura 1.

Existía también una galería de acceso de perso-
nal, que fue abierta con posterioridad al socavón, y
que comunicaba ya con los pisos de trabajo, sin tener
que pasar a través de todo él (Fig. 1 ,B).
Según una inspección realizada por el ingeniero
Antonio Mas en Junio de 1868, a parte de lo antes
mencionado, existía un pozo de 22 metros de profun-
didad y otro de 68 metros, estos dos no lejos del soca-
vón de entrada superior.
Distribución interna
de pisos y galerías
Debido a la total falta de documentación sobre los
pisos o niveles donde se llevaban a cabo las labores
en el interior de la mina, no es posible reconstruir el
entramado de toda esta explotación. Se remite al ca-
pítulo de la situación actual de la mina, donde, y como
consecuencia de las exploraciones realizadas, se de-
tallan datos acerca de este tema.
Descripción del estado
actual de la mina
La primera investigación de la mina fue llevada a
cabo en Septiembre de 1985, y consistió en la explo-
Foto 2: Inicio en el exterior de la galería de extracción situada en el
ración de la galería de extracción situada en la parte
fondo de la explotación (Fig. 1 ,A). Se aprecian los restos de
una vagoneta.
más baja de las labores de la mina (Fig. 1 ,A), que era
lo que se conocía en aquel momento.
sas, estando la galería encajada en roca consistente,
Esta galería mide unos 372 m. de longitud, care-
por lo cual ésta se encuentra en buen estado. Una vez
ciendo de los railes por donde circulaban las vagone-
acabada esta zona, toda la galería está colapsada por
tas, ya que éstos han sido arrancados. Las dimensio-
el derrumbe del techo y hastiales (Fíg. 2,3), en esta
nes medias de esta labor son 1,7 x 1 m. Hasta los 125
zona el material encajante es de arcilla y yesos, de
metros, la galería está hecha dentro de material calcá-
ahí su estado. Prácticamente al final de lo que fue
reo, lo que posibilita su estabilidad y falta de entiba-
toda esta galería nos encontramos con algunas calica-
ción o fortificación. Existen en este sector calicatas
tas rellenas de estéril (Fig. 2,4), y con la base del co-
(Fig. 2,1), algunas de ellas rellenadas con estéril. La
ladero principal (Fig. 2,5). A éste se accede ahora a
segunda parte de esta galería empieza con una fortifi-
través de un laminador y una pequeña ventana (siste-
cación de los hastiales mediante mampostería y ro-
ma de aireación; Fig. 2,6) reforzada con maderas, es-
cas, y una entibación del techo con troncos de made-
tando éstas en perfecto estado debido a la potente co-
ra, que se encuentran ya podridos. Poco después vie-
rriente de aire que existe en este punto. Por otra parte,
ne otra zona de iguales características pero que se
y unos metros antes de este punto, desviándose a la
encuentra en muy mal estado, tanto los hastiales
izquierda, se halla lo que fue la compuerta de salida
como el techo. Al final de este pequeño tramo, se en-
del material desde el coladero a las vagonetas que lo
cuentra un derrumbe que bloquea la salida de una pe-
cargaban (Fig. 2,5), de la cual queda hoy en día sólo
queña vena de aguas que viene del interior, lo que
un pequeño agujero que sirve de testigo de ello, sien-
provoca que de aquí en adelante la galería esté a tra-
do su paso totalmente impracticable.
mos semi-inundada o totalmente cubierta de un fango
El coladero es una rampa fuertemente inclinada
muy plástico (Fig. 2,2), que en algunos puntos tiene
(Fig. 2,7), encajada en materiales arcillosos, muchos
más de medio metro de espesor. La fortificación y en-
de cuyos bloques colapsan y dificultan el paso. El piso
tibación de los primeros metros de la zona anegada se
se halla totalmente cubierto de colada debido a la
encuentra totalmente podrida y semideshecha, lo que
circulación del agua procedente de la vena antes men-
hace dicho paso sumamente peligroso. Una vez supe-
cionada. Sobre este piso todavía se distinguen restos
rado éste, se suceden las zonas inundadas y fango-
de tejas caídas que formaban una canal que estaba

-.
--
MINA
SAN MATE0
Bunyola
Figura 2:
Croquis de la galería de extracción y de las labores aso-
ciadas a ella.
exterior
situada en la parte superior del lado izquierdo, en sen-
Posteriormente, y en fecha reciente (1990) se ha
tido de subida, y que hacía llegar el agua hasta la ga-
procedido a un minucioso estudio de la zona que ro-
lería de extracción, y de aquí a la alberca exterior para
dea esta explotación, dando como resultado el hallaz-
su aprovechamiento.
go de un socavón de entrada superior (Fig. 1 ,C) y otra
Una vez arriba del coladero nos encontramos con
galería de entrada de personal y material (Fig. 1,B),
una galería de techo bajo, en uno de cuyos lados nos
estando ésta derruida a los pocos metros de su co-
encontramos con lo que parece ser una calderilla to-
mienzo por lo que el acceso a través de ella no es po-
talmente inundada (Fig. 2,8). Al final de esta galería
sible. En lo que se refiere a la galería de extracción
hallamos un pocillo de circulación (Fig. 2,9), el cual en
(Fig. 1 ,A) cabe reseñar que se ha estado topografian-
su tiempo estuvo provisto de una escalera de caracol
do toda ella hasta la zona donde se halla agua acumu-
de madera, de la cual se pueden distinguir restos to-
lada (Fig. 2,2). A partir de allí y debido al pésimo esta-
davía. Arriba de este pocillo se encuentran unas labo-
do del techo y hastiales de la galería no ha sido facti-
res laberínticas talladas en la roca (Fig. 2,lO).
ble su continuación, por lo que no es posible ofrecer
Volviendo al final de la rampa, y en la parte supe-
una topografía de esta zona.
rior de la misma, se encuentra otra galería que en
En la Figura 1 se señalan las diversas labores
sentido normal a la anterior, y unos tres metros por
que comunican con la superficie: A) galería de extrac-
encima comunica con otras labores (Fig. 2,ll). Esta
ción, B) galería de acceso a los pisos medios, C) so-
galería el día de la exploración se encontraba total-
cavón superior de acceso a las labores, las letras D,
mente revestida en su piso de una capa calcárea de-
E y F representan pozos que hasta el momento no se
bida al paso del agua; se apreciaban también pisolitas
ha logrado comunicar con el resto de las labores. En
en gran cantidad. Toda esta serie de galerías que co-
concreto la D señala la posición de una cantera, en el
municaban con diversos pisos, eran de dimensiones
fondo de la cual se halla un pozo inclinado de 30 m.,
reducidas (Fig. 2,12), no pudiendo circular por muchas
la letra E un pozo vertical de 40 m. de profundidad, y
de ellas erguido, y teniéndolo que hacer a gatas. Al fi-
la F, otro pozo de sección redondeada de 60 m. de
nal de todo este complejo y sin poder saber con exac-
profundidad.
titud los metros ascendidos, se accede a lo que es
La diferencia de nivel máxima se da entre la gale-
una grieta natural donde se acabó esta primera explo-
ría de extracción y el socavón de entrada, 150 metros,
ración.
lo que indica que se llevó a cabo una importante labor

MINA
SAN MATE0
Bunyola
TOP. A.Merino
.
C
D.4
'
. \\ ?
L
,

. .
> \\
exterior
d e entrada
a
o
5
10
-m
Figura 3: Topografía de los tres pisos superiores de la mina *<San
Mateo>~.

de perforación de pozos y galerías, incluyendo toda
gran grieta que desde el punto de entrada fue aprove-
una serie de pisos.
chada para iniciar los trabajos de profundización de
El acceso a las labores tiene lugar desde el soca-
Igs labores. Continuando con el descenso, y a través
vón superior (Fig. 1 ,C), a través de una estrecha ven-
de un corredor lleno de piedras (Fig. 3,6) muy irregu-
tana, que en su tiempo debía cer una puerta de dimen-
lar, se llega al segundo pocete (Fig. 3,7), el cual se
siones reducidas. Esta ventana comunica (Fig. 3 , l )
encuentra cubierto por una bóveda, en la que se apre-
con una rampa en muy mal estado, al final de la cual
cia lo que debió ser un enorme agujero que comunica-
y por el lado izquierdo se accede a un pasillo muy en-
ba con labores algo más superiores, pero que poste-
cajonado (Fig. 3,2), que va progresivamente bajando,
riormente fue taponado con estéril, estando todo el
en algunas ocasiones por medio de rudimentarios es-
sistema en un equilibrio más que inestable. En uno de
calones, hasta llegar a un primer pocete (Fig. 3,3). En
los lados de la boca del pocete se observan una serie
algunos laterales de este tramo se encuentran amon-
de labores, una de las cuales (Fig. 3,8) y en forma de
tonados restos de estéril en forma de rocas de tamaño
rampa descendente, alcanza prácticamente la base de
regular. Una vez superado este pocete, y antes de
este segundo pocete. Una vez en la base de éste (Fig.
proseguir en sentido descendente, se observan una
3,9), se puede ver un caos de bloques arcillosos con
serie de labores (Fig. 3,4), todas ellas muy reducidas,
yeso, a través de los cuales se accede a un rellano
en algunas de cuyas paredes se observan bolsadas o
algo mejor conservado, donde se aprecian los siguien-
pequeños filones de galena. Se puede apreciar tam-
tes detalles. En la Figura 3,11 el acceso a una impor-
bién el sistema que tenían de beneficiar estos peque-
tante galería de 81 m. de longitud, la cual está inte-
ños acúmulos de galena. El laboreo era llevado a
rrumpida por un hundimiento. Al otro lado de este de-
cabo con martillo y cincel, arrancando de las paredes
rrumbe se halla el tramo final de esta galería que co-
todo el mineral que aparecía. En una de éstas se
munica ya con el exterior, de 1 1 m. de longitud (Fig.
observa la pared materialmente <<arañada,, por este
3,12). Se desconocen los metros de galería que están
laboreo. En otra zona de este pocete (Fig. 3,5), y en
hundidos, pero se está trabajando en ello. Justo al
sentido ascendente se alcanza el final de lo que es la
lado contrario del rellano antes mencionado se en-
cuentra una galería de unos 22'5 metros de recorrido
toda ella fortificada con mampostería y rocas, que no
lleva a ningún lado (Fig. 3,13).
Hasta ahora se ha descrito la zona topografiada
que aparece en la Figura 3. A partir de ahora serán
descritas el resto de las zonas exploradas, ya sin to-
pografía, debido a lo peligroso del acceso a esta labo-
res situadas en pisos inferiores, las cuales fueron visi-
tadas sólo en una ocasión.
Prácticamente en el centro de este rellano se
halla un pocillo de circulación en forma de escalera de
caracol (Fig. 3,10), tallado en la misma roca, muy es-
trecho que conduce a un nivel o piso inferior, cuya
galería es de construcción descuidada y sumamente
estrecha y baja como de costumbre. Hacia el lado de-
recho de ésta mide unos 20 ó 25 metros y una de sus
paredes está casi por completo cubierta por estéril (ro-
cas de tamaño regular).
Continuando por el lado izquierdo, y a través de
un estrechamiento de galería, ésta empieza a descen-
der observándose todo tipo de labores por doquier,
tanto en pisos inferiores, como en el de acceso. Entre
éstas cabe destacar unos arcos que fortifican con
mampostería y piedras dos accesos a una misma ga-
lería, y las cabeceras de sendos coladeros que me-
diante rampas inclinadas de tamaño reducido comuni-
can con pisos inferiores. En el piso más inferior que se
ha podido explorar, existe un verdadero laberinto de
pasillos y galerías de pequeño tamaño, como de cos-
Foto 3: Inicio de galería donde se aprecia la fortificación de la misma
tumbre. Es tal el entramado en este piso que se tuvie-
mediante mampostería y piedras. Esta galería corresponde
ron que señalizar galerías y pasillos para de esta ma-
a la que aparece en la Fig. 3,13.
nera poder saber por donde salir.

MINA
SAN MATE0
Bunyola
TOP. A.Merino , M.Rodriguez
Figura 4: Sección desde el socavón de entrada hasta los pisos infe-
riores topografiados. Las letras coinciden con las que apa-
recen en la Figura 3.
Perfil geológico
de la explotación
La explotación minera <<San
Mateo,, está desarro-
tran dentro del Keuper, y más concretamente en sus
llada en terrenos triásicos, concretamente en los nive-
niveles inferiores como lo demuestra el hecho de la
les del Keuper. Éstos están representados por las
gran cantidad de margas y yesos existentes sobre
siguientes facies: yesos, calizas algo dolomíticas,
todo en las labores más profundas.
margas y arcillas.
Las bolsadas de galena argentífera, suelen estar
asociadas a los niveles margosos más compactos,
Bibliografía
aunque se han podido observar pequeños filones de
material en facies con margas más arcillosas. Las la-
I.G.M.E. (1963): Mapa Geológico de Espana. Hoja n . O 670. SóHer (Ma-
-
liorca).
bares de esta mina atraviesan las distintas facies del
COLO,
CASASNOVAC G, (1975): Geología de Malorca, Torno 1 40-
Keuper, encontrando zonas en las cuales aparecen ni-
80. Palma de Mallorca.
veles de calizas algo dolomíticas bastante compactas,
otras en las que se observan niveles margosos e in-
cluso arcillosos y también los clásicos niveles de mar-
:
gas con yesos; estos últimos abundan más en las zo-
nas más profundas de la explotación, y constituyen,
junto con las margas y arcillas, los bloques y despren-
dimientos que en algunas labores bloquean e impiden
o cierran el paso.
'-
Todo lo cual indica que la mayor parte de las la-
bores llevadas a cabo en la explotación, se encuen-