Atlas internacional del karst : hoja 5 : Lluc/Sierra Norte : Mallorca
ENDINS, n.O 14-15. 1989. Palma de Mallorca
ATLAS INTERNACIONAL DEL KARST
HOJA 5: LLUCISIERRA NORTE (MALLORCA)*
por Werner-Francisco BAR
Frankfurt arn Main
Resumen
Objetivo principal de este trabajo fue el de cartografiar y de representar en un mapa geomorfológico
las formas kársticas más características de la Cuenca de Lluc, área situada en la parte central de la Sierra
Norte o Serra de Tramuntana de Mallorca. Dicho mapa, titulado -LluclSierra Norte (Mallorca). -que se
acompaña a este artículo-. forma parte del Atlas Internacional del Karst como ejemplo de un terreno kárs-
tico en una isla mediterránea con estructura alpídica.
La zona representada comprende la cuenca de alimentación del Torrent de Lluc y sus afluentes -aquí
nombrada Cuenca de Lluc-, una zona triangular situada entre las dos cadenas más septentrionales y limi-
tada en los extremos W y E por umbrales rocosos.
Esta zona, que abarca materiales del Triásico al Mioceno, es de estructura complicada, debido princi-
palmente a los múltiples movimientos tectónicos, motivo por el cual rocas karstificables y no karstificables
se encuentran superpuestas y colindantes.
La Cuenca de Lluc muestra como elemento característico de este paisaje un relieve escalonado, ori-
ginado por un profundizamiento sucesivo. lo que queda demostrado por la existencia de una serie de nive-
les kársticos a diferentes alturas, como son las planicies kársticas, los restos de superficies de planación
y las cuencas kársticas.
Las planicies kársticas de gran extensión, de las cuales la mayor es el nivel nombrado <<Pixarelln,
pre-
sentan una gran variedad de formas kársticas, entre las que figuran abundantes mogotes y depresiones,
así como una amplia gama de tipos de lapiaz. los cuales llaman especial atención. Las depresiones kárs-
ticas se corresponden en altitud oon las planicies y restos de superficies, situados a un nivel inferior; los
mogotes kársticos, sin embargo, alcanzan la altura del respectivo nivel superior. Las cuencas kársticas es-
tán orientadas según la dirección de las cadenas montañosas, o bien aparecen asociadas a los olistolitos.
La coincidencia de rocas karstificables y no karstificables es en ambos casos decisiva para su evolución.
Las vertientes en la Cuenca de Lluc se presentan escalonadas como consecuencia de una superposi-
ción alterna de materiales morfológicamente duros y blandos.
En la zona de estudio se observa una red fluvial perfectamente definida, a la que están conectadas
incluso las cuencas kársticas anteriormente cerradas, a través de valles estilo cañón. Junto a esta red sub-
aérea existe un sistema karsto-hidrográfico bien desarrollado. Considerando la estructura litológica se dife-
rencian dos mantos de agua kárstica, separados ambos por estratos no karstificables.
El profundizamiento de la Cuenca de Lluc ocurrió probablemente bajo condiciones climáticas que ori-
ginaron la terra rossa o el Rotlehm, residuos de alteración situados en lugares protegidos de la erosión y
generalmente cubiertos por coluvión.
Zusammenfassung
Hauptziel dieser Arbeit war die Kartierung und kartographische Darstellung der charakteristischen
Karstformen in der Cuenca de Lluc, einem Bereich der zentralen Sierra Norte oder Serra de Tramuntana
von Mallorca.
Die Karte -<cLluclSierra Norte (Mallorca)~~
betitelt- ist ein Blatt des lnternationalen Karstatlasses und
stellt ein Beispiel für das Karstgebiet einer mediterranen lnsel mit alpidischer Struktur dar.
Der wiedergegebene Raum umfaBt das Einzugsgebiet des Torrent de Lluc und seiner Nebenflüsse
-hier kurz Cuenca de Lluc bezeichnet- und liegt, westlich und Ustlich durch Schwellen begrenzt, zwischen
den beiden nordlichen küstenparallelen Gebirgsketten der Sierra Norte.
* Este artículo se publica de acuerdo con los colegas F. FUCHS y
alemana GZeitschrift für Geomorphologie>> N.F., Suppl. Bd. 59
G. NAGEL y corresponde en su tema y en gran parte de su elabo-
Karst, en Stuttgart 1986.
ración al realizado en común y aparecido en la revista cientifica

Dieses Gebiet, in dem Gesteine von der Trias bis zum Miozan vorkommen, weist vor allem aufgrund
tektonischer Bewegungen eine komplizierte Struktur auf. so daO verkarstungs- und nichtverkarstungsfahige
Gesteine über- und nebeneinander anzutreffen sind.
Die Cuenca de Lluc zeigt als charakteristisches Element dieser Landschafi einen deutlichen. durch all-
mahliche Tieferschaltung bedingten Stockwerkbau, der sich durch das Vorhandensein einer Serie überein-
ander gelagerter Niveaus, wie Karstplateaus, verkarstete Verebnungsreste und Karstbecken widerspiegelt.
Die groBten Karstplateaus, deren ausgedehnteres das Pixarell-Niveau ist, weisen einen reichhaltigen
Karstíormenschatz auf. Hierzu sind vor allem zahlreiche Karstkuppen;kleinere
Karsthohlformen, wie Doli-
nen und Uvalas. sowie vielfaltige Karrenformen, unter denen besonders die Spitzkarren auffallen, zu rech-
nen. Die Karsthohlformen entsprechen dem Niveau der Karstplateaus bzw. der Verebnungsreste der nachst
tiefer gelegenen Karstbecken, die erhaltenen Karstkuppen ragen jedoch bis zum nachst hoheren Niveau
auf.
Die Karstbecken sind in der Richtung des Streichens der Gebirgsketien angelegt oder treten im Zusam-
menhang mit Olistholithen auf. MaOgeblich für deren Entwicklung ist in beiden Fallen das Zusammentreffen
verkarstungs- und nichtverkarstungsfahiger Gesteine.
Die Hange der Cuenca de Lluc sind deutlich durch die mehrfach übereinandergelagerten, morpholo-
gisch harten und weichen Schichten gestufi.
Im Arbeitsgebiet ist ein vol1 entwickeltes Gewassernetz zu beobachten. dem auch die ehemals ge-
schlossenen und inzwischen durch schluchtartige Taler geoffneten Becken angeschlossen sind. Neben
diesem oberirdischen Gewassernetz existiert auch ein gut entwickeltes karsthydrographisches System.
Bedenkt man die lithologische Struktur, so lassen sich zwei Karstwasserstockwerke unterscheiden, beide
durch nichtverkarstungsfahige Gesteinsschichten getrennt.
Die Tieferschaltung der Cuenca de Lluc geschah vermutlich unter klimatischen Bedingungen, die die
Bildung von Terra Rosca oder Rotlehm erlaubten, Verwitterungsresiduen. die vorrangig in erosionsge-
schützter Lage, meist sogar mit Kolluvium bedeckt, auftreten.
1. Introducción
En 1959 y bajo la presidencia del Prof. Dr. H.
rentes métodos de cartografiar utilizados en cada
LEHMANN, director del lnstituto de Geografía de la
país. Entretanto se 'están elaborando varios mapas en
Universidad de Frankfurt am Main / RFA, la comisión
diferentes regiones con el fin de representar típicos
de la Unión Geográfica lnternacional (IGU) dedicada
paisajes kársticos.
al estudio del karst, propuso la elaboración y publica-
En 1983 se decidió incluir la Sierra Norte o Serra
ción del Atlas lnternacional de Fenómenos Kársticos,
de Tramuntana de Mallorca en el Atlas lnternacional
que mostrara el karst en zonas de diferente clima,
del Karst, como ejemplo de un terreno kárstico en una
geología y litología y que permitiera la interpretación
isla mediterránea con estructura alpídica.
moríogenética de las formas típicas de cada región.
En marzo de 1984 se llevaron a cabo los trabajos
En 1960 LEHMANN publicaba la la
hoja de este
de campo (fig. 1) por W.-F. BAR, F. FUCHS y G. NA-
atlas sobre la <<Sierra
de los Órganos/~uba),
y G.B.
GEL del Instituto de Geografía Física de la Universi-
CASTlGLlONl (Novara) la 2a sobre el ~~Bosco
del Can-
dad de Frankfurt am Main / RFA, autores también del
siglio (Prealpi Venete)/ltalia,,. En 1964 A. GERSTEN-
artículo y mapa ccLluclSierra Norte (Mallorca),,, publi-
HAUER (Frankfurt a.M.) dedicó la hoja 3a al karst del
cados en alemán en 1986 en la revista científica
Norte de Puerto Rico. Cada una de estas publicacio-
c<Zeitschriít für Geomorphologie>, N.F., Suppl. Bd. 59
nes comprendía tres láminas: un mapa topográfico, un
Karst, en Stuttgart. Dicho mapa se adjunta también a
mapa geológico con diversas fotos aéreas y terrestres,
esta publicación.
y la tercera con el correspondiente texto en tres len-
El objetivo principal del trabajo de campo consis-
guas. A partir de esta última publicación ya no se edi-
tió en el levantamiento geomorfológico de las formas
taron más hojas del atlas.
kársticas, con el fin de poder realizar el mapa desea-
Hace unos años la Unión lnternacional de Espe-
do. Al mismo tiempo se trató de aclarar la evolución
leología (UIS), en su Congreso de Bowling Green 1
de las formas cartografiadas y examinar su dependen-
USA, instituyó una comisión internacional bajo la pre-
cia de la estructura litológica y tectónica así como la
sidencia del Prof. Dr. K.-H. PFEFFER / RFA para con-
diferente capacidad de karstificación de los materiales.
tinuar la obra del Atlas lnternacional del Karst y propu-
so una nueva concepción, según la cual la región es-
cogida a cartografiar sería representada por un mapa
2. Material básico
geomoríológico, adjuntándole la publicación de un tex-
to que contuviera las informaciones necesarias sobre
El terreno de estudio se localiza en las hojas 6711
la geología, paleogeografía y génesis de las formas
IV Selva y 6441111-1V Son March del Plano Director
terrestres. Se prescindió, expresamente, de normas
1 :25 000, Cartografía Militar de España, así como en
uniformes referentes a la escala, formato y leyenda
las hojas 38-25; 39-25 Pollensa y 39-26 lnca del Mapa
del mapa para que se pudieran dar a conocer los dife-
Militar de España 1 :50 000. Sin embargo, para poder

representar claramente las formas del terreno se es-
ESTOPIPalma de Mallorca, a la que se agradece la
cogió un mapa en escala 1 :10
000,
mapa que sirvió
confección de las copias así como su puesta a dispo-
tanto para el levantamiento geomorfológico como de
sición y permiso de publicación.
base topográfica para el ejemplar a publicar, cuyo for-
Como base de trabajo e interpretación sirvieron
mato tuvo que limitarse a un máximo de 60 x 80 cm.
también un mapa de tintas hipsométricas y varios ma-
Este mapa 1 :10
000 fue amablemente puesto a dispo-
pas de inclinación de pendientes, todos en escala l :lo
sición por el Consell General Interinsular de Palma de
000 y confeccionados en el nombrado instituto de
Mallorca y abarca las partes correspondientes de las
Frankfurt am Main.
hojas 644-41,
644-42,
671 -1 1 y 671 -1 2. Dichas hojas
Como mapas geológicos se emplearon los publi-
son el resultado de fotointerpretación y dibujo por la
cados por P. FALLOT en 1922 en 1 :50
000 y las hojas
empresa Aerogram, S.A./Madrid en 1980.
Del conteni-
644 (Pollensa) y 671 (Inca) del Mapa Geológico de
do total se extrajeron para el mapa base: las curvas
España en igual escala y correspondientes a los años
de nivel (10
m ), cotas de altitud, carreteras, caseríos
1961 y 1962 respectivamente, todos ellos, sin embar-
y fincas así como parte de la rotulación. El mapa auxi-
go, insuficientes para coordinar exacta y detallada-
liar adyacente en escala' 1 :lo0
000 es una reducción
mente la geologia y litologia con la situación geomor-
del mismo mapa 1 :lo 000 del nombrado Consell.
fológica.
Para localizar y limitar con más exactitud las for-
Titulo y leyenda del mapa elaborado se han re-
mas del relieve -principalmente en terreno escarpado
dactado en alemán y en español, principalmente con
o inaccesible- se recurrió a la interpretación de fotos
el fin de su publicación en los respectivos paises así
aéreas en escala aprox. 1 :18
000 y de sus respectivas
como su presentación en el Congreso Internacional de
ampliaciones en escala aprox. 1 :10
000 de la empresa
Espeleología celebrado en España en el año 1986.

3. Terreno de estudio
de Lluc, el cual, después de pasar un trayecto angosto
de más de 100 m de profundidad, alcanza en S'Entre-
La zona representada en el mapa c<Lluc/Sierra
forc junto con el Torrent des Gorg Elau el Torrent de
Norte (Mallorca),, abarca principalmente la cuenca de
Pareis. Dicho umbral corresponde a otro situado a
alimentación del Torrent de Lluc y sus afluentes, una
unos 550 m de altura en las cercanías de Mosset en
zona alargada de forma más o menos triangular situa-
el NE de la zona de estudio. Este último forma la divi-
da en el centro de la Sierra Norte entre las dos cade-
soria de aguas oriental de la cuenca del Torrent de
nas montañosas más septentrionales y paralelas a la
Lluc y separa ésta de la Vall den Marc que vierte sus
costa (fig.
aguas en la bahía de Pollenca.
2).
El terreno a cartografiar se fijó a lo largo de las di-
Esta cuenca de alimentación del Torrent de Lluc
visorias de aguas que limitan la cuenca del Torrent de
y sus afluentes será nombrada en lo sucesivo única-
Lluc. En el N la divisoria de aguas está formada por
mente Cuenca de Lluc.
la cadena costera que alcanza los 1002 m en el Puig
Roig y los 918 m en el Puig Caragoler. En el SW la
cuenca queda limitada por una cadena de altura me-
4. Características geológicas
dia parecida a la anterior (700-900 m) y que culmina
en el Puig den Galileu con sus 1178 m. En el S y SE
La Sierra Norte de Mallorca es de estructura muy
del área las alturas medias limítrofes son inferiores,
complicada, a causa de los múltiples movimientos tec-
exceptuando el Puig Tomir (1102 m) que sobresale
tónicos ocurridos y de su diferenciación litológica. En
como punto más elevado.
la zona de estudio los estratos más antiguos datan del
En el W del terreno de estudio, en donde se es-
Triásico y son de facies germánica. El Muschelkalk
trecha el área de la cuenca de alimentación del To-
aflora con sus calizas y dolomías de tipo epicontinen-
rrent de Lluc, existe !n
umbral rocoso a unos 540 m
tal, el Keuper presenta margas, arcillas, yesos y car-
de altura, al que hay que considerar como divisoria de
niolas. Intrusiones de rocas básicas, predominante-
aguas occidental de dicha cuenca. Este umbral - e n
mente meláfidos, acompañan estas capas triásicas.
el extremo W del mapa- queda cortado por el Torrent
La mayor parte del área, sin embargo, la ocupan po-
Figura 2: Área de levantamiento. Relieve y red hidrogrbfica.

tentes estratos de rocas carbonatadas del Lías al Cre-
ñosas, cuya construcción presenta una sucesión repe-
táceo inferior, así como conglomerados de base ci-
tida de capas mesozoicas. FALLOT (1922) atribuye
mentados en calizas finas del Burdigaliense. Todos
estos estratos a su 2a serie tectónica. En los terrenos
estos sedimentos, más los marinos y continentales
del Puig den Galileu y Puig Tomir en el S y SE respec-
que se depositan a partir del Eoceno medio, fueron
tivamente, así como en los del Puig Roig y Puig Cara-
fuertemente comprimidos a finales del Burdigaliense
goler en el Norte -un retazo aislado (K1ippe)- aflora
en la fase estaírica de la orogenia alpina, quedando
el Lías inferior y medio hasta llegar a las capas del
los estratos plegados y sobrecorridos o cabalgados.
Trías. Entre las cadenas montañosas existe una zona
Una vez emergidos estos terrenos, el mar Tortoniense
paralela a éstas en la que faltan las rocas burdigalien-
no llegó a alcanzar con sus depósitos esta región ele-
ses, por lo que en la parte central y occidental aparece
vada.
el Lías subyacente y en la depresión de Albarca inclu-
Según la teoría clásica de FALLOT (1 922) se di-
so el Trías con sus rocas eruptivas básicas.
ferencian tres series de mantos de cabalgamiento, di-
Los nuevos mapas geológicos del terreno de es-
rigidos de SW a NE, debido a la compresión postbur-
tudio, aún no publicados y de los que se pudo consul-
digaliense hacia el NW. POMAR (1976 y 1980) atribu-
tar un bosquejo de heliocopia (reproducción de la
ye la formación geológica de la Sierra Norte a la in-
plancha de líneas y rotulación) ya consideran las teo-
fluencia de fuerzas gravitativas, considerando interca-
rías gravitacionales y muestran una mayor diferencia-
laciones en estratos más jóvenes y10 de diferente fa-
ción litológica que los mapas geológicos existentes. El
cies como olistolitos de deslizamientos subacuáticos y
Keuper con lutitas, areniscas, yesos y rocas volcáni-
no como restos o escamas de mantos de corrimiento,
cas y el Rhetiense con margas, arcillas, brechas, dolo-
aceptando el Mesozoico, el Paleógeno y el Mioceno
mías tableadas y carniolas se incluyen al Trías y aflo-
inferior como fases de deslizamientos gravitacionales.
ran a diferente altura en las vertientes de las cadenas
El mapa geológico (fig. 3) demuestra que el terre-
montañosas. Las rocas del Lías al Aquitaniense con
no de estudio se encuentra entre dos cadenas monta-
brechas y conglomerados así como olistolitos apare-
-
Mioceno inferior
Trias superior y medio
m C o n g l o m e r a d o s , m a r g a s . a r e n i s c a s
~ D o l o m i a s , c a l i z a s . m a r g a s
Cabalgamiento
-- Torrente
Lias superior
Rocas eruptivas
C u r v a
denivel
Calizas margosas
Prepond. basicasídlo junto al Trias)
-
Falla
de 200m
Lias medio e inferior
Calizascompactas y margosas
- O
1 km
Figura 3: Mapa geológico (segSin FALLOT, simplificado).

SW
N E
(junto Puig Roig)
500.- - - -
100
- - - - - - - - - - - -- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Figura 4: Perfil transversal de la
Cuenca de Lluc.
0-
, lOOOm
I
cen en las zonas altas de la región y no se diferencian
mas kársticas (5.3), el grado de inclinación y la estruc-
estratigráficamente. La zona central entre las cadenas
tura de las vertientes con los bordes o cantos superio-
montañosas la ocupan principalmente brechas del Oli-
res de los tramos de pendiente (5.4), la clase y forma
goceno superior al Burdigaliense medio con intercala-
de acumulación de los sedimentos cuaternarios (5.5)
ciones de olistolitos de materiales del Keuper, Rhe-
así como la red hidrográfica (5.6).
tiense y Dogger. Únicamente en la vertiente sur de la
cadena más septentrional aparecen margas limolitas y
areniscas más recientes (hasta el Langhe).
En todas las formaciones se encuentran rocas
La Cuenca de Lluc, que, como se ha dicho ante-
karstificables y no karstificables como calizas compac-
riormente, se encuentra entre dos cadenas montaño-
tas, pudingas calizas y dolomías así como areniscas,
sas y dos umbrales en los extremos W y E, y que da
margas y arcillas respectivamente. Debido a los inten-
la impresión de una depresión longitudinal empotrada
sivos movimientos tectónicos, principalmente los corri-
en el gran sinclinal morfológico W-E, presenta como
mientos, se presentan rocas karstificables en diferen-
uno de los elementos característicos una serie de su-
tes pisos en superposición o colindantes con rocas no
perficies de planación, escalonadas en diferentes altu-
o menos karstificables de igual edad.
ras. Este escalonamiento puede considerarse como el
resultado de un proceso de profundizamiento que ha
ido desarrollándose a partir de una superficie formada
5. Complejos de formas
primeramente en rocas no karstificables del manto co-
rrido y posteriormente erosionadas, descubriéndose
así las calizas subyacentes. Este escalonamiento por
profundización ocasiona al mismo tiempo la subdivi-
Una vez estudiado el terreno y realizado el levan-
sión de la depresión total en cuencas parciales (figs.
tamiento geomorfológico se pudieron agrupar las for-
4 Y 5)-
mas cartografiadas en diferentes complejos, los cua-
Las superficies de planación no sólo aparecen en
les sirvieron al mismo tiempo de base para formar los
rocas carbonatadas, sino que se extienden también
grupos en la leyenda del mapa en cuestión.
sobre margas, areniscas y eruptivas básicas del Trías.
Estos grupos comprenden: los diferentes tipos de
Las superficies de planación, así como sus res-
superficies de planación (5.2), todo el complejo de for-
tos, se diferencian (BAR, FUCHS y NAGEL, 1986) en
W
E
m
'O0-
(Torrente de Pareisr
900-
800-
700 -
Figura 5: Perfil longitudinal de
la Cuenca de Lluc.
~orr.de
Pareis
1
--- Curso del Torrente de Lluc
lOOOm ,

varias categorías con relación a los umbrales nombra-
Las superficies de planación suelen tener prepon-
dos o sea a las divisorias en E y W. En el mapa se
derantemente el carácter de planicies karstificadas,
han diferenciado estas superficies según su altura y
presentando un paisaje ruiniforme y caótico con mo-
se han representado en tonos amarillos; cuanto más
gotes aislados -cubiertos en su mayoría por múlti-
elevado más oscuro. Las depresiones kársticas más o
ples lapiaces-, depresiones locales y callejones kárs-
menos cerradas indican niveles inferiores y muestran
ticos. Los desniveles o bordes escalonados entre las
fondos Ilanos.
diferentes superficies o planicies kársticas, suelen es-
Las superficies en la altura de las divisorias, situa-
tar muy deshechos por la acción corrosiva. También
das entre unos 550 y 580 m (representadas en el
las cuencas kársticas con sus fondos más o menos
mapa en amarillo medio), se pueden considerar como
Ilanos (representados en el mapa en verde), situadas
nivel de origen, ya que no existen solamente en la
a diferentes alturas, corresponden con algunos de los
Cuenca de Lluc, sino también más allá de los umbra-
niveles arriba indicados y demuestran igualmente el ,
les nombrados. Se trata de un nivel, a partir del cual
proceso de un profundizamiento en etapas.
se debió originar un profundizamiento del área por
fuerzas fluviales y karsto-corrosivas. Este nivel apare-
5.3. FORMAS KÁRSTICAS
ce principalmente en la parte oriental de la zona de
estudio así como en algunas elevaciones aisladas en
Formas kársticas abundan en casi toda la zona
el centro de la misma.
de estudio, preponderantemente en las calizas del
Las superficies más o menos alargadas a mayor
Lías y del Burdigaliense.
altura o sea sobre el nivel de las divisorias (sobre. los
Entre las formas existentes se cartografiaron y se
580 m), se encuentran solamente en las ladelas de
representaron en el mapa - e n rojo para su mejor dis-
las cadenas montañosas, principalmente de la vertien-
tinción-
las cuencas kársticas (5.3.1), las dolinas y
te SW hasta SE y son preponderantemente de tipo es-
uvalas, simas y cuevas (5.3.2), los campos de lapiaz
tructural. En el mapa son representadas en color ama-
(5.3.3) y los mogotes kársticos (5.3.4).
rillo oscuro.
El profundizamiento escalonado de la Cuenca de
5.3.1. Cuencas kársticas
Lluc ha originado evidentemente la formación de su-
Entre las depresiones que abundan en el terreno
perficies más abajo del nivel de las divisorias, lo que
de trabajo, las que llaman más la atención por su ma-
queda demostrado por los restos de superficies así
yor dimensión, son las cuencas kársticas. En el mapa
como por los fondos más o menos llanos de las depre-
se han representado por líneas rojas anchas y conti-
siones. Como nivel principal se ha de considerar el
nuas, que indican el limite original de la cuenca. Al es-
área de Es Pixarells situado entre los 510 y 540 m de
tar el límite original cubierto por conos de deyección
altura (foto l ) , al que aquí se denomina nivel [~Pixarell,,
aluviales o de derrubios, la línea roja aparece discon-
(BAR, FUCHS y NAGEL, 1986). En las alturas 470-
tinua.
490 m, 410-440 m y 340-380 m existen otros niveles,
Los fondos de las cuencas suelen ser Ilanos,
que aparecen, sin embargo, sólo como restos de su-
mostrando una leve inclinación en el sentido del desa-
perficies en el margen de las cuencas kársticas, Ila-
güe. Estos fondos Ilanos, debidos en gran parte a la
mándoseles por eso niveles marginales superior, me-
acumulación de materiales cuaternarios, se represen-
dio e inferior. Todos estos niveles más bajos del nivel
tan en el mapa en áreas de color verde para dar a en-
de las divisorias se representan en el mapa conjunta-
tender asimismo que se trata generalmente de tierras
mente en color amarillo claro.
de cultivo.
Foto 1:
Nivel principal ~Pixarell*
con su superficie karstificada, si-
tuado encima de las paredes rocosas que limitan la cuenca
de Albarca, vista en primer plano. Conos y mantos de derru-
bios con grandes bloques de desprendimiento forman las
partes inferiores de las laderas de la cuenca. En el fondo el
Puig Budell (651 m) y la vertiente S del Puig Caragoler a la
izquierda. (Foto Bar).

Foto 2:
Cuenca de Albarca vista de N a S con sus superficies lin-
dantes y su gran cono de deyección. En el centro se divisa
la hendidura del Torrent de Lluc (lugar de la cascada) y el
basti6n rocoso que separa las cuencas de Uuc y Albarca.
En el fondo a la derecha la ladera NW del Pqig den Galileu.
(Foto Bar).

En la parte baja de su marco, casi todas las cuen-
más, que la roca viva aparece ya a poca profundidad
cas tienen un umbral rocoso calizo que, cortado por el
(a < 1 m) bajo el coluvión y los limos residuales (fig. 7).
respectivo torrente, se abre en una garganta. A causa
De las cuatro cuencas más extensas, la de Mosca
de estas aberturas fluviales, las cuencas kársticas an-
y la de Lluc, situadas en los bordes NE y SE del terre-
teriormente cerradas, toman ahora parte preponderan-
no de trabajo respectivamente, alcanzan una altura
te en la red de desagüe subaérea. Debido a este de-
media de 470 m a 490 m; altura que corresponde al
sagüe, rocas no karstificables así como materiales de
nivel marginal superior de las superficies de planación,
relleno van desapareciendo de las cuencas.
lo que significa un profundizamiento de estas cuencas
En los desniveles entre cuencas y planicies kars-
en relación al nivel **Pixarell». La situación de estas
tificadas se encuentran rápidos y cascadas. Los um-
cuencas coincide, debido a los coirrimientos tectóni-
brales rocosos están en parte deshechos por karstifi-
cos, con la zona de contacto entre estratos karstifica-
cación, quedando unos murallones -aquí nombrados
bles y no karstificables, como son, respectivamente,
bastiones (fig. 6 y foto 2)- consistentes en torretas
las calizas burdigalienses y los sedimentos margosos,
kársticas y Spitzkarren (lapiaces piramidales).
arcillosos o arenosos y rocas eruptivas del Trías.
Como demostración de un profundizamiento y en-
Las cuencas kársticas de Albarca a 310-340 m y
sanchamiento corrosivo surgen Rundkarren (lapiaces
Son Colomí a 290-300 m de altura (fotos 2 y 3), situa-
redondeados) en el borde y en la parte inferior del fon-
das en el centro del terreno de estudio, están profun-
do de las cuencas. Estos Rundkarren se encuentran a
dizadas en el nivel marginal inferior y se encuentran,
nivel del fondo o a poca altura sobre los depósitos su-
según el mapa geológico de FALLOT, en la zona de
perpuestos, representando el fondo anterior de la
contacto entre estratos liásicos y burdigalienses, am-
cuenca. Sondeos llevados a cabo demuestran, ade-
bos de diferente grado de karstificación. Debido a la
Bastión
Figura 6: Situaci6n caracterlstica
de un bastión.
- - - Curso del torrente

Pixarel l
Cuenca de Al barca
Figura 7: Cuenca de Albarca
perfil esquemático.
profundización y el ensanchamiento lateral de la cuen-
vos con procesos de planación. Mientras el desarrollo
ca, las eruptivas básicas no karstificables han salido al
en profundidad pertenece a fases de un levantamiento
descubierto, rocas que en el caso de Albarca apare-
de la Sierra y a un descenso del nivel de agua kársti-
cen en los olistolitos triásicos, intercalados en las cali-
ca, los aplanamientos corresponden a períodos de re-
zas más jóvenes.
poso.
Tanto el profundizamiento de cuencas kársticas
situadas en superficies de planación karstificadas,
5.3.2. Dolinas y uvalas, simas y cuevas
como el escalonamiento de superficies y cuencas se-
En el grupo de las depresiones menores hay que
paradas por escalones, demuestran la repetida alter-
contar las dolinas y uvalas. Las dolinas y uvalas de
nancia de procesos de profundización karsto-corrosi-
esta zona son de forma y tamaño diferentes. En el
Foto 3: Foto aérea, escala aprox. 1:18 000. En el centro resalta la
cuenca de Son Colomí y en el S la cuenca de Lluc con el
cuenca de Albarca empotrada entre la ladera E del Puig den
Monasterio. En el N se divisa el Torrent de.Mossa. (Foto
Galileu (W) y el nivel kárstico -Pixarell» (E). En el NW la
cortesía ESTOP).

mapa se representan en sus dimensiones reales, igual
tantes de la región de estudio por medio de su símbo-
que las cuencas kársticas, por medio de una Iínea roja
lo característico. Su recorrido discurre generalmente
continua, pero estrecha. Al estar su límite cubierto por
entre los 30 y 300 m. Tanto las medidas como las
derrubios la Iínea es discontinua.
coordenadas de su situación provienen de las mismas
Las dolinas son de forma redondeada u ovalada
fuentes arriba nombradas.
y de cierta profundidad. Las uvalas muestran formas
más bien irregulares y planas. En la mayoría de los
5.3.3. Campos de lapiaz
casos los fondos están tapizados de coluvión, conte-
Los campos de lapiaz de la Cuenca de Lluc se di-
niendo éste limos de la alteración de la caliza. Estos
visan principalmente en las áreas de superficies de
fondos más o menos llanos -representados
en el
planación, en sus respectivos restos, en algunas de-
mapa análogamente a las cuencas kársticas en áreas
presiones, en los desniveles entre superficies así
de color verde- sirven o sirvieron, según su tamaño
como en vertientes no cubiertas por sedimentos cua-
y situación, como tierra de cultivo de secano. Las do-
ternarios, siempre que se trate de material karstifica-
linas existentes son tanto dolinas de cubeta como de
ble.
tipo embudiforme. Dolinas de colapso o de subsiden-
Debido a la complejidad de formas observadas y
cia son escasas. En algunas dolinas de cubeta se ob-
a falta de un cartografiado geo-litológico en gran esca-
servan ponores.
la así como también al corto tiempo disponible para el
Las dolinas y las uvalas de la región de estudio se
levantamiento geomorfológico del terreno de estudio,
encuentran principalmente en el área centro-oriental,
no se han diferenciado en el mapa los diferentes tipos
llamada muy característicamente Terra de Ses Olles.
de lapiaz. Por otra parte se puede anotar que en la re-
Otras doljnas más aisladas se presentan en la vertien-
gión estudiada existe generalmente casi toda la gama
te NE del Puig den Galileu, siendo la mayor la Era
de formas de lapiaces.
d'Escorca con un diámetro de más de 40 m. En el
En el karst desnudo o sea en áreas de calizas
caso de la Terra de Ses Olles y de sus alrededores se
descubiertas, abundan los grandes Rinnenkarren
trata del nivel principal, nombrado aquí <<Pixarell,,, en
(acanaladuras de disolución), los Maanderkarren (la-
el que se encuentran enclavadas dichas depresiones
piaces meandriformes), en calizas más o menos hori-
de tamaño relativamente pequeño (foto 4), demostra-
zontales los Trittkarren (huellas pedestres escalona-
ción de un profundizamiento corrosivo. Con sus fon-
das) con áreas de compensación o de equilibrio así
dos rocosos algunas depresiones alcanzan en parte el
como los pequeños Rillenkarren (ranuras de disolu-
nivel marginal superior de los 470 a 490 m de altura.
ción) situados en las crestas o bordes superiores de
Las simas (avencs) indicadas en el mapa tienen
las rocas (fotos 5 y 6). Grandes áreas ocupan igual-
un diámetro de boca inferior a los 15 m y se represen-
mente las múltiples formas de Kluffkarren, los típicos
tan por eso con un símbolo circular uniforme del mis-
lapiaces de fractura o diaclasa (foto 7).
mo color rojo. Su profundidad máxima generalmente
Grandes terrenos de un karst desnudo, con toda
no alcanza los 70 m, excepto en el caso del Avenc
su variedad de lapiaces, se encuentran en los diferen-
d'Escorca que llega a los 139 m. Los datos detallados
tes niveles de planación, entre los cuales el nivel c<Pi-
de profundidad y diámetro de boca fueron amable-
xarell» es el más extenso.
mente cedidos por J. GINÉS de la Federació Balear
En zonas en las que el lapiaz está o estuvo cu-
dlEspeleologia. La exacta localización de las simas en
bierto por coluvión u otros suelos residuales, se obser-
el mapa se ajusta en parte a los datos de la revista
van preponderantemente los Rundkarren, lapiaces re-
ENDINS, no 5-6, 1979.
dondeados (foto 8), frecuentemente de forma alarga-
Igualmente se representan las cuevas más impor-
da. Los Rundkarren abundan en las partes bajas de
las grandes depresiones kársticas o en niveles calizos
cubiertos antigua o actualmente por suelos arcillosos
o por restos de suelos.
Muy llamativos son los esbeltos y extraordinarios
Spitzkarren, complejos de lapiaces piramidales en par-
te de gran tamaño, como se pueden observar en gran
extensión en los alrededores de Lluc entre el Monas-
terio y Manut o al W de Mossa, desarrollados en las
calizas conglomeráticas del Burdigaliense (foto 9).
Tanto los lapiaces del karst desnudo como del
criptokarst se han representado en el mapa por un
símbolo uniforme, que sirve tan sólo para indicar su si-
tuación y su extensión. Las Únicas formas cartografia-
das con un símbolo peculiar son los Spitzkarren, al
objeto de poderlos distinguir claramente de los otros
Foto 4: Dolina de fondo llano situada en la Terra de Ses Olles. (Foto
Bar).
campos de lapiaz.

Fotos 5a y 5b: Tipos de lapiaz. Majestuosos Rinnenkarren al E del
Monasterio de Lluc, y finamente cincelados Rillen-
karren al W de Mosca, ambos en calizas burdiga-
,
lienses. (Fotos Bar).
Fotos 6a y 6b: Tipos de lapiaz. Trittkarren con áreas de compensa-
ción y Maanderkarren, ambos al E del Monasterio
de Lluc. (Fotos Bar).
Foto 7: Kluftkarren en las cercanias de la finca Manut. (Foto Biir).
Foto 8: Tipo de lapiaz. Rundkarren situados en el N del terreno de
estudio. (Foto Bar).

menos o no karstificables principalmente del Trías.
En el mapa se distinguen las vertientes según su
grado de inclinación - e n diferentes tonos de viole-
ta-,
clasificándolas en los grupos <15O, 15O a 55' y
>55O, intervalos de valores que caracterizan bien la
forma del terreno. De este modo se apoya la repre-
sentación del relieve, dado ya en curvas de nivel, y se
presenta una mejor sinopsis del declive de las ver-
tientes.
Paralelamente se representan los bordes o can-
tos superiores de las vertientes, clasificándolos según
los mismos intervalos nombrados y cartografiándolos
por medio de símbolos de escarpe de diferente tama-
ño y en color carmín, indicando así más claramente
un cambio de declive pronunciado, y segbn el caso,
también el grado de inclinación de ambas laderas de
una cresta.
Siguiendo el mismo sistema de representación de
bordes o cantos, se ha tratado de simbolizar del mis-
mo modo los mogotes kársticos y los bastiones, expli-
cados ya de antemano.
Un tipo característico de vertiente en el terreno de
estudio, es el de forma escalonada. Este escalona-
miento es debido a una alternancia repetida de rocas
de diferente dureza morfológica y karstificación, moti-
vada por los corrimientos tectónicos así como por la
Foto 9: Conjunto de pirámides kársticas del tipo Spitzkarren revesti-
superposición de los estratos. Vertientes con más de
das de Rinnenkarren y Rillenkarren, situado en calizas bur-
55O de inclinación se alternan con vertientes de 15' a
digalienses en las cercanías del Monasterio de Lluc. (Foto
55O así como con vertientes de menos de 15O de decli-
Bár).
ve, las dos últimas variadas en parte según la super-
posición de derrubios (fig. 8).
5.3.4. Mogotes kársticos
En el caso de mogotes kársticos (hums) en el te-
Vertientes o paredes con más de 55O de inclina-
rreno de estudio se encuentran unos torreones más o
ción aparecen principalmente en el margen de la
Cuenca de Lluc así como en algunas laderas de las
menos aislados que sobresalen principalmente de
áreas o superficies de planación en el karst desnudo
cuencas kársticas. Estas paredes casi perpendicula-
(foto 10). El mapa demuestra que tales mogotes se
res y en parte colgantes están revestidas generalmen-
presentan en la parte central de la Cuenca de Lluc,
te de concreciones calcáreas de color pardo-rojizo y
preponderantemente en la superficie de planación ctPi-
xarelln y en el nivel marginal inferior. Estos mogotes,
si no están destruidos por la acción corrosiva, alcan-
zan con sus picos niveles superiores, como ocurre en
varios casos en el nivel apixarell,,, llegando éstos al
nivel de la divisoria de aguas (550-580 m).
La superficie de los mogotes kársticos suele estar
revestida de múltiples lapiaces de tamaño y aspecto
diferentes.
5.4. VERTIENTES
Las vertientes en el área de trabajo presentan,
debido en gran parte a su estructura litológica así
como a la dureza morfológica de sus estratos, una for-
ma característica. Rocas morfológicamente duras han
ocasionado vertientes acantiladas, mientras rocas
blandas muestran pendientes con inclinaciones más
suaves; las primeras por ser rocas carbonatadas, pro-
2opm
picias a la karstificación, del Jurásico y Terciario y las
altura-3:l
segundas por tratarse generalmente de materiales
Figura 8 : Perfil esquemático de una vertiente escalonada.

Foto 10:
Mogote kárstico semicubierto de encinas. Elevación aisla-
da al N de la Terra de Ses Olles. En el fondo se divisa la
finca Mossa y las laderas S del Puig Roig y Puig Caragoler.
(Foto Bar).
Foto 11:
Ladera S del Puig Roig al N de Sa Plana. La vertiente se
presenta escalonada con paredes cubiertas de concrecio-
nes calcáreas. En primer termino tierra de cultivo en terra-
zas en zona de derrubios finos de vertiente. (Foto Fuchs).
Foto 12:
Escarpado dominando la cuenca de Mossa. La pendiente
de poca inclinación contiene bastos derrrubios de vertiente'
con bloques de desprendimiento y está cubierta de enci-
nar. (Foto Fuchs).

presentan cavidades en su base. En el mapa se distin-
demostrado - c o m o ya se ha mencionado anterior-
gue este fenómeno por superposición de un tono os-
mente- por la aparición de lapiaces a poca profundi-
curo (áreas en puntos azules) en las áreas correspon-
dad o a ras del fondo. Generalmente el coluvión pre-
dientes. La formación de las paredes o vertientes
pondera en terrenos cultivados y en áreas forestales.
acantiladas es debida al desprendimiento de bloques
Potentes derrubios de vertiente se han represen-
de las mismas, desprendimientos ocasionados por el
tado en el mapa por medio de áreas de símbolos uni-
ensanchamiento karsto-hidrográfico de diaclasas, cu-
formes de color negro, caracterkando de este modo
biertas de antemano por concreciones calcáreas, y
principalmente su situación y extensión. Preponderan-
por la profundización de toda el área, respectivamente
temente aparecen estos derrubios en los bordes SW
de las cuencas parciales. Generalmente las vertientes
hasta SE del terreno de trabajo, por lo general en las
acantiladas están formadas por rocas karstificables
vertientes expuestas al NE, N y NW respectivamente,
que se superponen a rocas no karstificables, facilitan-
tratándose casi siempre de pendientes cubiertas de
do éstas el deslizamiento de los bloques y sirviendo
bosque.
también de base a las cavidades al pie del acantilado.
La altura mínima varía entre los 500 y 600 m, va-
Estas cavidades, junto con las fuentes existentes en el
lor que corresponde a la altura de 500 m indicada por
contacto de rocas de distinta karstificación, son la cau-
MENSCHING (1955) como Iímite inferior para la for-
sa de la socavación y consiguiente rotura de la pared
mación de tales masas de derrubios. La potencia de
(fotos 11 y 12).
dichos derrubios varía según su situación, alcanzando
Las vertientes con inclinaciones inferiores, pero
en posiciones de pendientes relativamente suaves y
superior a los 15O, suelen estar generalmente cubier-
preponderantemente en áreas forestales, alrededor de
tas por derrubios potentes. En lugares donde abunda
los 5 m de espesor.
el material fino, existe una vegetación densa, que va-
Generalmente se trata de derrubios rocosos de
ría según la altura y orientación del tramo de vertiente,
transporte solifluidal, mezclados con material detrítico
predominando encinares en las vertientes expuestas
aluvial y depósitos bien estratificados, lo que hace
al N y garriga en las expuestas al S; pinares se en-
pensar que en el Pleistoceno -MENSCHING fija el
cuentran en ambas laderas.
Würm como edad para la formación de los derrubios
Tanto los tramos inferiores de las vertientes como
de vertiente- aparte de la soliflucción han ocurrido
los conos de deyección aluviales no suelen pasar los
procesos de levigación intensa en las pendientes. Muy
15O de inclinación. Estas zonas que principalmente
típica es la mezcla de derrubios rocosos con material
acumulan derrubios finos o residuos de suelos trans-
fino de tierras rojas o limos rojos así como su concre-
portados, son áreas de cultivo, abundando el olivo y
ción posterior a la sedimentación.
los cereales, dedicándose también al ganado ovino.
Otros derrubios de vertiente menos esparcidos
parecen ser más recientes, seguramente de edad ho-
5.5. SEDIMENTOS CUATERNARIOS
locena. Contienen material fino, de color pardo, sin
concreciones, y suelen estar situados sobre las capas
Para completar la situación morfológica actual del
más rojizas y sobre limos rojos alterados de la caliza.
terreno, también se han tenido en cuenta en el mapa
En estos depósitos se han desarrollado rendzinas y
los materiales de cobertura del cuaternario, sedimen-
tierras pardas.
tos que, por falta de estratos posteriores a la orogenia
En algunas posiciones de relieve protegidas así
terciaria, sirven como mínimo para fijar un límite supe-
como en depresiones se observan residuos de altera-
rior en la evolución cronológica de las formas estu-
ción alóctonos, que, debido a la tendlencia de brunifi-
diadas.
carse, se pueden considerar de tipo relíctico.
Entre los sedimentos cuaternarios existentes en
Múltiples pendientes presentan derrubios de ma-
la zona de estudio se consideran en el mapa: el colu-
terial movedizo, formaciones más recientes que se
vión, potentes derrubios de vertiente, conos de deyec-
han desarrollado principalmente en sus partes inferio-
ción aluviales, conos y mantos de derrubios así como
res, al pie de las mismas. Por lo general estos derru-
bloques de desprendimiento de gran tamaño.
bios se depositan en el margen de las cuencas en for-
El coluvión -representado en el mapa por áreas
ma de conos o mantos con inclinaciones superiores a
de puntos marrones- consta de limos arcillosos hasta
los 15O y, frecuentemente acompañados de bloques
arenosos, conteniendo calizas detríticas angulosas,
de desprendimiento, que situados en la parte baja de
disueltas de la roca madre. Generalmente es de color
la vertiente o ya en el fondo lateral de la cuenca, Ila-
'
pardo oscuro, siendo más rojizo al hallarse superpues-
man la atención por su tamaño, como ocurre, por
to a limos rojos, como ocurre en terrenos de cultivo. El
ejemplo, en la ladera oriental de la cuenca de Albarca
coluvión se encuentra principalmente en la mayoría de
(fotos 1 y 2). Todos estos sedimentos de tipo gravita-
las depresiones y en múltiples rellanos de pendiente.
cional se representan en el mapa por símbolos con-
También aparece en vertientes de más de 15O de de-
vencionales en color negro.
clive. En el fondo de las cuencas kársticas la capa de
De forma parecida - e n el mapa también con un
material coluvial no es de gran espesor, lo que queda
símbolo convencional del mismo color- se represen-

tan los conos de deyección aluviales. Estos conos de
to con éste el espectacular e impresionante cañón del
poco declive son el resultado del transporte fluvial y de
Torrent de Pareis de más de 200 m de profundidad,
la sedimentación de derrubios de vertiente, material
que atravesando la cadena septentrional como valle
que en parte ha sido erosionado de las potentes ma-
obsecuente, desemboca en el mar en la costa norte
sas de derrubios situadas incluso en ranuras y en va-
en Sa Calobra.
lles en V. El cono de deyección más notable dentro de
Debido a la fuerte influencia del hombre en la si-
la zona estudiada se encuentra en la cuenca de Albar-
tuación hidrográfica, es muy difícil, casi imposible, el
ca, sobre el cual está situada la finca del mismo nom-
poder justipreciar con exactitud la escorrentía real en
bre (foto 2).
el terreno en cuestión. En algunos lugares se han ins-
En las cuencas kársticas generalmente se entre-
talado empresas embotelladoras que aprovechan las
l e a n y mezclan tanto los aluviones -gravas y li-
aguas de las fuentes para su embotellado. En la plan-
mos- como los derrubios de pendiente antiguos y re-
ta embotelladora Font Sorda fluyen unos 170-200 1
cientes con productos y fragmentos de alteración de
min., de los cuales se embotellan unos 50-60 Ilmin.,
rocas karstificables y no karstificables, como son las
valores similares a los de la Font des Redregaret. En
eruptivas básicas.
los campos de cultivo se han trazado canales de dre-
naje y regadío, desviando incluso a veces los arroyos
5.6. RED HIDROGRÁFICA
de su cauce original hacia los bordes de los campos.
En el terreno de estudio se han desarrollado dos
Aparte de períodos largos de sequía es esta toma
sistemas hidrográficos -un
sistema subaéreo y un
de agua la que provoca la sequedad de muchos tra-
sistema subterráneo-. El sistema subaéreo muestra
yectos de arroyos que, según el suministro de agua de
una red de avenamiento de tipo centrípeto y abarca
las correspondientes fuentes serían de flujo perenne.
toda la cuenca en cuestión, con el Torrent de Lluc y
El flujo perenne de las fuentes no aprovechadas co-
sus afluentes, siendo dicho torrente el acumulador
mercialmente, hace que en algunos tramos de los
principal (fig. 2). En tiempos de sequía la mayoría de
arroyos el agua discurra durante todo el año, principal-
los arroyos quedan secos. En períodos de lluvia inclu-
mente en trayectos de materiales triásicos no karstifi-
so las ranuras pequeñas sirven de vías de desagüe,
cables, incluyendo los fondos de las cuencas. Al tra-
vertiendo sus aguas hacia los arroyos acumuladores,
tarse de rocas karstificables las aguas se infiltran y en
desde donde son conducidas al Torrent de Lluc. La
caso de aguas bajas los tramos aparecen secos.
forma de los lechos de arroyos, las socavaciones de
Paralelamente a la red subaérea existe un siste-
las orillas así como las marcas y los depósitos recien-
ma karsto-hidrográfico bien desarrollado. Consideran-
tes de aguas altas son la demostración de una forma-
do la estructura litológica se diferencian dos pisos de
ción fluvial actual. Toda esta red fluvial de desagüe in-
agua kárstica, separados ambos por estratos no kars-
termitente está representada en el mapa por líneas
tificables.
azules interrumpidas de diferente ancho y largo según
La base del piso superior la forman los sedimen-
la importancia del arroyo o del torrente.
tos y rocas eruptivas no karstificables del Trías corri-
El Torrent de Lluc nace y reune sus aguas en la
do, encontrándose en parte a considerable altura so-
cuenca del torrente propiamente dicha, situada aproxi-
bre la ba* de erosión, el Torrent de Lluc. Las fuentes,
madamente en un triángulo entre Es Guix, la finca Ma-
como las de S'Espinal, Escorca y Cuberta en el SW y
nut y el Monasterio de Lluc, deslizándose, exceptuan-
las de Mossa, Mosset y Puig Budell en el NE surgen
do una considerable cascada al W de Son Amer, por
en el contacto de estratos permeables e impermea-
terrenos relativamente llanos, en los que abundan
bles, no pudiéndolas, por lo tanto, tener en cuenta
eruptivas básicas o sus residuos, respectivamente
como surgencias realmente kársticas en el sentido de
material coluvial. Al alcanzar las calizas en las cerca-
la palabra. El calcio y el magnesio disueltos en sus
nías del monasterio, forma una garganta y a continua-
aguas demuestran, sin embargo, que a su zona de
ción una cascada alta y estrecha. En la cuenca kársti-
avenamiento hay que contar las regiones altas y kars-
ca de Albarca transcurre tanto en sus propios aluvio-
tificadas. Estas fuentes fluyen todo el año, debido tan-
nes como de nuevo en rocas eruptivas, engrandecién-
to a las precipitaciones copiosas de las regiones altas
dose paulatinamente a medida que se le van uniendo
como al almacenamiento de aguas infiltradas a través
los diferentes arroyos, entre los cuales el Torrent de
de las calizas en estratos subyacentes. La existencia
Mossa con su tributario el Torrent d'Alqueda o de Ma-
de dichas fuentes ha sido seguramente uno de los fac-
nut es el más significativo por la parte N. Después de
tores principales para el asentamiento de fincas en
atravesar varios umbrales calizos en forma de gargan-
esta zona, pudiendo emplear éstas sus aguas para el
tas ensancha su lecho y, una vez pasado el plano de
cultivo de la tierra (véase Tab. 2 en BAR, FUCHS y
Son ColomISon Colomí, en donde se le juntan dos im-
NAGEL, 1986).
portantes torrentes de la vertiente sur, se va profundi-
La base de erosión del piso inferior es el nivel del
zando hasta desarrollar un cañón kárstico angosto de
mar. Ya que hay que aceptar la existencia de surgen-
considerable altura (>10u m). A partir de S'Entreforc,
cias submarinas en la costa, es de suponer que la
donde se une con el Torrent des Gorg Blau, forma jun-
capa impermeable no karstificable se encuentra deba-

jo del nivel de base, el mar. Es de suponer que los
decer también la ayuda obtenida de Obras Hidráulicas
fondos de las cuencas se encuentran actualmente fue-
(ahora, Sewei Hidraulic) y del Ayuntamiento de Es-
ra del nivel de inundación y que los arroyos principales
corca.
de la red fluvial del Torrent de Lluc no han alcanzado
Finalmente no hay que olvidar la buena acogida
el nivel general del agua kárstica. A esta conclusión se
y las facilidades de trabajo concedidas por el Monas-
llega por observar infiltraciones en diferentes lugares
terio de Lluc, principalmente a través de su Prior Pa-
de los arroyos y considerando la ausencia de surgen-
dre RAMÓN.
cias realmente kársticas en el fondo de las cuencas y
de los valles.
Bibliografía
También en los tramos inferiores de las vertientes
de las cuencas kársticas existen surgencias, cuyas
BAR, W. - F., FUCHS, F. y NAGEL, G. (1986): LlucISierra Norte (Ma-
aguas salen en la zona de contacto entre calizas bien
llorca - Karst einer mediterranen Insel mit alpidischer Struktur.
karstificables y olistolitos triásicos de materiales me-
- Zeitschrift für Geomorphologie N. F., Suppl. 59 Karst: 27-48;
nos o no karstificables. Probablemente se han forma-
Berlin y Stuttgart.
BOGLI, A. (1960): Kalklosung und Karrenbildung. - Zeitschrift für Geo-
do depósitos de aguas kársticas de extensión local en
morphologie N. F., Suppl. 2: 4-21; Berlin.
diferentes alturas sobre el nivel general de agua kárs-
BOGLI, A. (1978): Karsthydrographie und physische Spelaologie. -
tica. Los análisis demuestran que sus aguas provie-
292 pp; Berlin.
nen de calizas karstificables.
BUTZER, K. W. (1964): Pleistocene cold-clirnate phenomena of the 1s-
land of Mallorca. - Zeitschrift für Geomorphologie N. F., 8: 7-31 ;
Berlin.
6. Agradecimientos
COLOM, G. (1975): Geología de Mallorca. -T. I y 11, 522 vp; Palma de
Mallorca.
Ante todo se agradece a la Comisión Nacional de
CUERDA, J. (1975): Los tiempos cuaternarios en Baleares. - 308 pp.;
Geología el haber concedido el permiso de investiga-
Palma de Mallorca.
DARDER, B. (1925): La tectonique de la région orientale de I'ile de
ción en la zona escogida. Por su apoyo financiero, que
Majorque. - Bull. Soc. Géol. de France, 25: 245-276; Paris.
ha hecho posible el poder llevar a cabo el viaje y los
ESCANDELL, B. y COLOM, G. (1961): Mapa Geológico de España
estudios de terreno, se dirige el mayor agradecimiento
1:50 000. Explicación de la hoja n.O 644 Pollensa (Mallorca). -
al Centro de Investigación de la RFA (Deutsche For-
51 pp.; Madrid.
schungsgemeinschafi).
ESCANDELL, B. y COLOM, G. (1962): Mapa Geológico de España,
1:50 000. Explicación de la hoja n.O 671 lnca (Mallorca). -
Al colega Prof. Dr. B. BARCELÓ del Departamen-
76 pp.; Madrid.
to de Geografía de la Universidad de las Islas Balea-
FALLOT, P. (1922): Etude Géologique de la Sierra de Majorque. -
res se le agradece que en todo momento apoyase y
460 pp., 3 mapas; Paris y Lihge.
se interesase por el trabajo y sus problemas, así como
GINÉS, A., GINÉS, J., POMAR, L. y SALVA, P.A. (1979): La Serra de
Tramuntana, VI. Coloquio de Geografía, Excursión n.O 1. -
por gestionar la publicación de este artículo en EN-
38 pp.; Palma de Mallorca.
DINS. La aceptación de este artículo en su revista hay
LAUTENSACH, H. (1964): Iberische Halbinsel. - 700 pp., Anhang:
que agradecerla a la redacción de ENDINS, en espe-
Thematischer Atlas; München.
cial a J. y A. GINÉS.
MENSCHING, H. (1955): Karst und Terra Rosca auf Mallorca. - Zeit-
Con gratitud se recuerda la buena colaboración y
schrift für Erkunde, IX: 188-1 96; Bonn.
PFEFFER, K.-H. (1978): Karstmorphologie. - 131 pp.; Darmstadt.
las facilidades obtenidas por el Prof. Dr. L. POMAR
POMAR, L. (1 976): Tectónica de gravedad en los depósitos Mesozoi-
del Departamento de Geología de la Universidad de
cos, Paleógenos y Neógenos de Mallorca (España). - Bol. Soc.
las Islas Baleares, a A. y J. GINÉS de la Federació
Hist. Nat. Baleares, 21: 159-1 75; Palma de Mallorca.
Balear dlEspeleologia así como a P. RIPOLL del De-
POMAR, L. (1980): Ensayo de una nueva hipótesis para la evolución
tectosedimentaria de las Baleares. - Trabajos de Geografía, 35,
partamento de Geografía de dicha universidad, que
Miscelánea 1978-1 979: 139-1 62; Palma de Mallorca.
tomó parte en los trabajos de campo.
POMAR, L. (1982): La evolución tectosedimentaria de las Baleares:
La puesta a disposición del material cartográfico
Análisis critico. - Acta Geológica Hispánica, 14: 293-310;
en escala 1:10 000 hay que agradecerla al Consell
Madrid.
General Interinsular de las Baleares. Las fotos aéreas
SEMMEL, A. (1977): Grundzüge der Bodengeographie. - 119 pp.;
Stuttgart.
se consiguieron a través de la empresa ESTOP. Se
TRIAS, M.; PAYERAS, C. y GINÉS, J. (1979): lnventari espeleolbgic
agradece también a la editorial «E. Schweizerbart'sche
de les Balears. - ~ndihs, 5-6: 89-108; Palma de Mallorca.
Verlagsbuchhandlungm el permiso de integrar en este
WINKLER, A. (1927): Morphologisch-geologische Beobachtungen auf
artículo varias fotos y figuras ya publicadas en la re-
Mallorca. - Zeitschriil für Geornorphologie, 11: 171-183; Leipzig.
vista alemana nombrada, asi como a la redacción de
Cartografía
dicha revista por no tener inconveniente en que se pu-
blique este texto en español.
1:10 000 Mapa del Consell General Interinsular. - Hojas 644 (4-l), 644
Por los permisos concedidos para trabajar en el
(4-2), 671 (1-1) y 671 (1-2). (Heliocopias).
terreno soln dignos de mención los apoyos de I.C.O.
1 :25 000 Cartografía Militar de España. - Plano Director. Hojas 671lIV
Selva y 6441111-1V Son March.
N.A., E.M.A.Y.A., de la Sra. C. DELGADO DE MARCH,
1 :50 000 Mapa Militar de España. Hojas 38-25; 39-25 Pollensa y 39-
del Sr. DOMENECH y demás propietarios de las fin-
26 Inca.
cas ubicadas en la zona de investigación. Es de agra-
Atlas de les llles Balears. - 88 pp.; Barcelona 1979.