Algunas observaciones mineral�gicas y morfol�gicas sobre el sistema Cueto-Coventosa: Santander
ALGUNAS OBSERVACIONES MINERALÓGICAS
Y MORFOLÓGICAS SOBRE EL SISTEMA
CUETO-COVENTOSA (Santander)
por Jaume DAMIANS y Joaquín GINÉS
del Grupo Espeleológico EST. Palma de Mallorca.
Resum
En aquesta nota s'exposen algunes observacions mineralogiques i rnorfologiques
sobre el sistema subterrani Sima del Cueto-Coventosa (Santander). Els autors asse-
nyalen la presencia en aquesta cavitat d'entalladures de corrosió, ocupant-se aixi ma-
teix de la mineralogia de les ,<barbes a papa>>.
L'estudi d'una mostra,d'aquests espe-
leotemes, en lloc de confirmar la rnineralogia citada per MORVERAND (lublinita),
posa de manifest la presencia de guix corn a constituent d'alguns d'aquests peculiars
deposits.
Abstract
This paper presents a nurnber of rnineralogical and rnorphological observations
*
by MORVERAND (lublinite). rnakes clear the presence of gypsurn as constitu
't
some of these peculiar deposits.
l
1. Preámbulo
morfológicas que constituyen el motivo de estas
La presente nota se propone exponer algunos
páginas.
datos geo-espeleológicos sobre el sistema Cueto-
La organización de la travesía se efectuó for-
Coventosa. Tales observaciones son el resultado
mando dos grupos de trabajo tal como describi-
de la travesía de esta importante cavidad, en la
mos a continuación. Por una parte, un grupo de
cual tuvo ocasión de participar el primero de los
punta compuesto por ocho espeleólogos tenía
firmantes (Jaume DAMIANS).
como objetivo fundamental la instalaci~n
de la ca-
La travesía de este espectacular sistema sub-
vidad, con el fin de facilitar la labor al segundo
terráneo santanderino, se efectuó durante una
equipo. Este primer grupo tenía también la misión
campaña espeleológica realizada, en el valle del
de, una vez en el exterior, volver a la boca de
Asón (Santander), por miembros de diferentes
Cueto para desinstalar los 580 metros de pozos
grupos de espeleología de muy diversos puntos
que conducen a las galerías' del sistema. Por otro
del Estado. La campaña se llevó a ca6o durante
lado, el segundo equipo formado por seis espe-
los primeros días del año en curso (1981), te-
leólogos tenía a su cargo la realización de foto-
niendo como principal objetivo la travesía Sima
del Cueto-Coventosa, recientemente realizada por
espeleólogos franceses (MORVERAND, 1979). En
cristalizaciones
principio el planteamiento de esta campaña era

les de un modo u otro posibilitaron las observa-
describir la travesía Sima del Cueto-Coventosa
ciones que seguidamente expondremos:
alude de pasada a los depósitos químicos de la
Equipo 'de punta
Red Intermedia; cita, en la Galería de las Navida-
José Luís Montero, del C. Exc. de Cartagena.
des, espectaculares flores de yeso así como lo
David Balart Roselló, de la S.E. Gelera de Bar-
que él denqmina c~barbes
a papa. (*). Dicho autor
celona.
describe estos espeleotemas como finos concre-
Gerardo Martín Gil, del G.E.G. de Granada.
cionamientos blancos análogos a la nieve o al al-
Santiago Torices Abarca, del G.E.G. de Gra-
godón, resultantes de la acumulación de agujas
nada.
muy finas compuestas por una variedad de calcita
Angel Ortego Mateu, del G.I.M. de Elche.
(lublinita). Menciona la existencia de idénticos de-
c
Marcelo Rubio Espinosa, del E.C. de Gracia
pósitos minerales en ciertas galerías de la Cueva
de Barcelona.
Cañuela.
Javier Moya Gallego, del E.C. de Gracia de
Barcelona.
~bsekaciones
realizadas sobre una mueora de
Francisco Palazón Sola, de la S.E. Gelera de
wbarbes a papa»
Barcelona.
La escasez de datos sobre cristalizaciones de
Segundo equipo
lublinita en medio kárstico subterráneo, nos
Manuel J. González Rios, del G.E.G. de Gra-
animó a realizar algunas observaciones sobre un
nada.
fragmento de <~barbes
a papa,, (Foto 1) proce-
José M. Fernández Sánchez, del G.E.G. de
dente de un pequeño corredor inmediato a la Sala
Granada.
Blanca (GONZALEZ y MONTERO, 1981). Dicha
Jaume Damians Gelabert, del G.E. EST de
muestra nos fue gentilmente cedida por nuestro
Palma de Mallorca.
compañero Manuel J. González Rios..
Ramón Moltó Sánchez, del G.I.M. de Elche.
Con el fin de ratificar la mineralogía citada
Francisco Peralta Ortiz, del G.E.G. de Gra-
por MORVERAND para estos curiosos espeleote-
nada.
mas, se atacó la muestra con HCI no observán-
Manuel Calvo Rodríguez, del G.E.G. de Gra-
dose reacción alguna; también 'se pudo constatar
nada.
que era fácilmente soluble en agua. Ambos aspec-
tos parecían indicar, contrariamente a lo presumi-
Equipo de superficie
ble, que no se trataba en este caso de lublinita
Ferran Menendez Díaz, de la S.E. Gelera de
sino de un sulfato.
Barcelona.
El análisis mineralógico mediante difracción
Angeles Díez Rodríguez, del G.I.M. de Elche.
de Rayos-X (**) reveló en definitiva la presencia
Especialmente queremos agradecer a Manuel
de un sulfato, concretamente yeso (CaS04.2HzO),
J. González Rios y a José Luís Montero las facili-
como constituyente mineral de la muestra que
dades que nos han brindado para la realización
nos ocupa.
de este trabajo.
Con el fin de ampliar la visión del problema
que plantean los datos contradictorios con res-
pecto a la mineralogía de las <cbarbes a papa., de-
2. Sobre la mineralogía de las
dicaremos a continuación sendos párrafos a los
<<barbes
a papa,,
hallazgos en cavidades subterráneas tanto de lu-
blinita como de yeso algodonoso.
Introducción
Algunos trabajos publicados recientemente
(MUGNIER, 1979; MORVERAND, 1979 y 1980) se-
ñalan la presencia, en el sistema Cueto-Coven-
tosa, de peculiares formas reconstructivas. Así, el
(*) A lo largo de estas páginas optaremos por el término morf
lógico local de ebarbes A,papan (MORVERAND, 1979) a fa1
primero de los autores citados pone de manifiesto
de otro criterio válido para denominar estos espeleotema
la existencia de concreciones pedunculadas, si-
'como se verá más adelante, la referencia a estas cristaliza-
tuadas en la Sala de las Once Horas y en la Red
ciones en base a su mineralogia se presenta de momento
del Kas, a las que atribuye una génesis subacuá-
problemática.
tica correspondiendo a antiguas puestas en carga
del sistema como consecuencia quizás del relleno
(")
Agradecemos al Departamento de Geologia de la Facul-
.$.
morrénico o fluvio-glaciar de las entradas de gru-
tad de Ciencias de Palma de Mallorca, en la persona de
Ana Luz Maroto, el habernos facilitado la determinación
tas del Valle del Asón.
mediante difracción de Rayos-X del fragmento de q~barbes
En otro sentido, MORVERAND (1979, 1980) al
A papa>>
al que se alude en esta nota.

Revisión bibliográfica de
la lublinita en medio hipogeo

Es ésta una variedad de calcita poco fre-
cuente en las cavidades hipogeas. HILL (1976)
menciona la lublinita como constituyente de algu-
nos moonmilk calciticos (***); la lublinita se pre-
senta en este caso como agregados de pequeñas
agujas fibrosas de calcita cuyos cristales se dispo-
nen en ocasiones diagonalmente (MOORE y NI-
CHOLAS, 1978). Esta especial disposición de los
cristales calcíticos suele ir asociada a la acción de
microorganismos y a la existencia de filamentos
de actinomicetos.
En la bibliografía que hemos podido consultar
no figuran datos concretos acerca de espeleote-
mas de lublinita de aspecto algodonoso. En un
contexto distinto, la lublinita ha sido citada en
ciertas perlas de caverna de cavidades rumanas
(JUDE, 1970).
En una nota publicada recientemente, BER-
NASCONI (1981) plantea interesantes problemas
terminológicos referentes al moonmilk y a la lubli-
nita; al mismo tiempo pasa revista a los hallazgos
de esta variedad de calcita desde su primera des-
cripción en el año 1906. Los datos por él recopila-
dos sobre los moonmilk calcíticos ponen de mani-
fiesto la gran variabilidad observable, desde un
punto de vista genético y cristalográfico, en las di-
'
Foto 1: Ejemplar de .lbarbes A papaal situado en un meandro
versas citas de lublinita; este hecho lleva al autor
contiguo a la Sala Blanca.
a propugnar la abolición de este término minera-
Foto cedida por la Sección de Fotografía del GRUPO
lógico a causa de lo imprecisa que resulta su uti-
DE ESPELE~LOGOS
GRANADINOS.
lización.
Revisión bibliográfica de
sulfatos algodonosos, originando acumulaciones
los depósitos de yeso algodonoso
de polvo blanco. Las corrientes de aire también
El yeso es uno de los minerales más abun-
son susceptibles de provocar idénticos procesos
dantes en el medio subterráneo. Su presencia en
(HILL, 1976).
forma de depósitos de aspecto algodonoso no es
en modo alguno extraña (HILL, 1976; MOORE y
Discusión
-
NICHOLAS, 1978; WHITE, 1976) apareciendo agru-
El estudio de una muestra de [tbarbes a
pados estos espeleotemas bajo el término cave
papa,, procedente del sistema Cueto-Coventosa,
cotton en la bibliografía de lengua inglesa.
lejos de confirmar la mineralogia citada por MOR-
El término cave cotton se hace extensivo a to-
VERAND (1979, 1980), ha revelado la presencia de
dos los sulfatos de hábito fibroso (yeso, epsomita,
yeso como mineral constituyente de algunos de
mirabilita ...), hallándose formados estos espeleo-
estos peculiares espeleotemas.
temas por el intercrecimiento de pequeños cris-
En otro sentido, la revisión de la bibliografía
tales de magnitud por lo general milimétrica.
disponible sobre estos temas ha demostrado que
Cuando el algodón de cueva se da en los techos
la lublinita es una variedad de calcita poco fre-
o paredes de la cavidad, puede suceder que su
cuente en las cavernas, yendo asociada por lo ge-
peso exceda a su propia consistencia mecánica;
neral a la acción de microorganismos como com-
en tales condiciones tiene lugar la caida de esos
ponente de moonmilk calcíticos. Sus característi-
cas microcristalinas y genéticas se hallan impreci-
samente definidas, motivo por el cual en un re-
(
)

BERNASCONI (1981) define el moonrnilk o rnondmilch co-
ciente trabajo (BERNASCONI, 1981) se propone
mo depósitos subterráneos en dos fases, una líquida
que el término lublinita no sea utilizado en rela-
(agua) y otra sólida constituida rnineralógicarnente por al
menos u n 90% de calcita. En la presente nota empleare-
ción con moonmilk calcíticos y que sea definitiva-
mos el término en esta acepción.
mente abolido.

Por otra parte, las citas de cave cotton (algo-
de estabilizaciones del plano de las aguas, las
dón de cueva) constituido por yeso fibroso son
cuales en ultima instancia vienen controladas por
muy abundantes, coincidiendo los datos sobre
el devenir geomorfológico e hidrogeológico del
este tipo de espeleotemas con las características
macizo calcáreo.
de la muestra a la que se alude en esta nota.
Mayores precisiones sobre las entalladuras de
En conclusión, los datos aportados en estas
corrosión pueden encontrarse en GINÉS y GINÉS
páginas ponen en cuestión la mineralogía atri-
(1977 b). Aparte del mencionado trabajo, la biblio-
buida por MORVERAND para las c<barbes a papa),
grafía espeleológica española no registra observa-
de las galerías de Cueto-Coventosa. Lamentable-
ciones de morfologías semejantes a las que fue-
mente ni el citado autor ni RABEISEN (1975), que
ron descritas a partir del karst mallorquín. Sin ern-
habla de similares cristalizaciones de lublinita en
bargo, una,detenida revisión de esta materia (GI-
la vecina Cueva Cañuela, mencionan la proceden-
NÉS y GINÉS, 1977 a) nos permitió confrontar da-
cia de los 'datos consignados por ellos. De este
tos sobre otras formas afines citadas en cavidades
modo el problema planteado por las ccbarbes a
de Estados Unidos y Rurnanía: water-leve1 hori-
papa,, se ve agudizado por la falta de datos con-
zons (LANGE, 1963), wassermarken (THOMAS y
cretos sobre posibles anteriores investigaciones
MUNTHIU, 1970). Ambos términos hacen también
acerca de estos espeleotemas.
referencia a fenómenos de disolución que tienen
Resulta pues recomendable, e incluso nece-
por escenario la superficie de las aguas hipogeas
saria, la revisión de estas cuestiones en base a un
y que, en consecuencia, originan morfologías co-
amplio muestre0 de estos peculiares depósitos
rrespondientes a estabilizaciones actuales o preté-
subterráneos en los sistemas kársticos del valle
ritas del plano de las aguas kársticas.
del Asón.
En una publicación reciente, BOGLI (1980)
alude a ciertas formas que denomina solution not-
ches (muescas de disolución); la génesis que él
3. Sobre la presencia de
propone para estas rnorfologías concuerda estre-
entalladuras de corrosión
chamente con la que se exponía en su momento a
propósito de las entalladuras de corrosión (GINÉS
y GINÉS, 1977 b). BOGLI relaciona los solutio
Introducción
En el sistema Cueto-Coventosa se pudo cons-
tatar la existencia de entalladuras de corrosión
desarrolladas sobre las paredes de algunas gale-
rías de la Red Intermedia. Se trata de unas rnorfo-
logías de disolución a las cuales la literatura espe-
lugar una corrosión más intensa.
leornorfológica ha dedicado escasa atención; su
presencia en el sistema espeleológico que nos
ocupa viene a generalizar en cierto modo los da-
tos expuestos sobre estas formas en anteriores
trabajos referentes a cavidades mallorquinas.
ciona una bonita secuencia de entalladura
Las entalladuras de corrosión
y sus paralelos
circular, se observan hasta cuatro entalladuras
Podríamos definir las entalladuras de corro-
sión como incisiones en la roca que adoptan
bles en la parte izquierda de la fotografía. El
forma de ángulo diedro, cuya arista (o línea de in-
texto en el cual se presentan estas morfologí
tersección de las dos caras), dispuesta en rigu-
disolución queda asimismo sintetizado en la
rosa horizontalidad, penetra en la roca de las pa-
redes de la caverna, determinando en sección un
ángulo más o menos agudo.
En cuanto a su mecanismo genético, nbs en-
la sobre-excavación del suelo de la galería (C). .
contramos ante una morfología engendrada, en
un medio lacustre o fluvio-lacustre, como conse-
galería de las Pequeñas Inglesas, son testimon
cuencia de procesos de disolución que tienen lu-
de estabilizaciones del plano de las aguas dura
gar en la inmediata proximidad de la superficie de
el progresivo hundimiento del manto freát
a la zona epifreática del karst, siendo el result
.
.


-
funcionamiento actual del sistema a través
de las galerías de Coventosa, con surgencia por h
Cubera. El nivel de erosión actual del rio Asón pa-
rece ser anterior a la última glaciación (Wurm).
La presencia de entalladuras de corrosión en
el sistema Cueto-Coventosa, permite generalizar
en cierta medida los datos expuestos sobre estas
formas de disolución observables en ciertas cue-
vas de Mallorca (GINÉS y GINÉS, 1977 a y b).
A modo de resumen, cabe considerar las en-
talladuras de corrosión como unas morfologías
que, por lo general, se superponen a formas freá-
,
.
ticas anteriores como consecuencia del ahonda-
miento progresivo' de las redes hipogeas ligado a
la evolución del macizo kárstico. De este modo,
las entalladuras irían genéticamente asociadas a
las vicisitudes de k z o n a epifreática del karst, de-
limitando pequeños episodios de estabilización
del plano de las aguas: Representan en suma for-
mas de transición entre un previo modelado freá-
tico y un posterior modelado en condiciones va-
dosas, hallándose con frecuencia las entalladuras
estrechamente asociadas con fenómenos de so-
bre-excavación de pretéritos conductos freá-
ticos.
Foto 2: Galería de las Pequeñas Inglesas. Ver explicación en
el texto.
Fotografía cedida por José Luis MONTERQ
4. Conclusión
Dicha evolución, en líneas generales, se po-
El estudio geo-espeleológico de las grandes
dria resumir de la siguiente manera basándonos
redes hipogeas se ve negativamente influenciado
en los datos de MORVERAND (1979), MUGNIER
por las dificultades técnicas planteadas por su ex-
(1979) y SAN MIGUEL (1973):
ploración. Este hecho se hace tanto más patente
-
galerías fósiles de la Red Este y del Chica-
en las cavidades de gran desnivel vertical, como
rrón, quizás anteriores a los periodos frios pleisto-
es el caso que nos ocupa, disponiéndose por ello
cénicos, relacionadas con anteriores formas de
a lo sumo de observaciones que contemplan en
emisión representadas por las cuevas del Falso
su conjunto la génesis y evolución del sistema;
Escalón y del Escalón.
por el contrario el estudio morfológico de detalle
-
pozos de origen nivo-kárstico correspon-
de tales espectaculares fenómenos
diendo a las &pocas frias del Cuaternario.
resta las más de las veces por realizar.
-
progresivo ahondamiento de la red hidro-
En este sentido. estas páginas han pretendido
gráfica de superficie y, en consecuencia, de los
exponer algunas observaciones mineralógicas y
sistemas subterráneos de drenaje.. El conjunto de
morfológicas sobre el sistema Cueto-Coventosa,
galerías constituido por 'el Espeleodromo-Peque-
planteando al mism,o tiempo el interés, y a la vez

Bibliografía
BERNASCONI, R. (1981): eMondmilch (Moonmilk): Two ques-
MOORE, G. W. y NICHOLAS, G. (1978): =Speleology. The study
tions of terminologp. Proceedings Eighth Intern. Cong.
of caves.#. Zephyrus Press. 150 pp. Teaneck. U.S.A.
Spel.lVolume 1: 113-116. U.S.A.
MORVERAND, Ph. (1979): -La traversée Sima del Cueto - Cueva
BOGLI. A. (1980): -Karst hydrology and physical speleology*#.
Coventosa.. Spelunca, n." 4: 147-150. París.
..
Springer-Verlag. 284 pp. Berlín.
MORVERAND, Ph. (1980): -La travesía Cueto-Coventosa..
E l
GINÉS, A. y GINÉS, J. (1977): -Discusión bibliográfica compara-
Topo Loco, 2: 25-34. Zaragoza.
tiva entre las entalladuras de corrosión y otras morfologías
MUGNIER, C. (1979): -Le gouffre Juhué ou Sima del Cueto (Es-
de aspecto semejante>*.
Endins, 4: 13-20. Palma de Mallorca.
pagne) et I'évolution climatique et rnorphologique régio-
GINÉS, J. y GINÉS, A. (1977): -El medio fluvio-lacustre hipogeo
nale>a. Spelunca, n.' 1: 17-22. París.
en las cuevas de Mallorca y su asociación de morfologías~~.
RABEISEN, J. M. (1975): -Explorations de la Cueva Cañuela..
Endins, 4: 3-12. Palma de Mallorca.
Spelunca, n.' 4: 22-26. Paris.
GONZALEZ-RIOS, M. J. y MONTERO, J. L. (1981): travesía del
SAN MIGUEL, J. A. (1973): -La Sima del Cueto (Peíia Lavalle,
Sistema Cueto-Coventosa, Santander. Memoria de la expe-
Arredondo, Santander)>>. Cuadernos de Espeleologia, 7:
dición.. Inédito.
'
149-190. Santander.
HILL, C. A. (1976): .Cave Minerals-. National Speleological
THOMAS, F. W. y MUNTHIU, L. K. (1970): <<Korrosionserschei-
Society. 137 pp. Huntsville, Alabama. U.S.A.
nungen in einigen hohlen rumaniens.. Livre rju ente naire
JUDE, L. (1970): [Gontribution
la connaissance des perles des
Emile G. Racovitza. 651-659. Bucarest.
grottes*. Livre du Centenaire Emile G. Racovitza. 581-586.
WHITE, W. B. (1976): -Cave Minerals and Speleothems* en -The
Bucarest.
Science of Speleology>>.
Ford and Cullingford Eds. 267-327.
LANGE; A. L. (1963): *Planes of repose in caves,,. Cave Notes,
Academic PresS. Londres.
Volume 5, n.' 6: 41-48. Castro Valley. California.